Bienvenido a Sott.net
lun, 23 sep 2019
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Rose

El poder sanador de los jardines: Oliver Sacks sobre los efectos psicológicos y fisiológicos de la naturaleza

Como escritor, los jardines me parecen fundamentales para el proceso creativo; como médico, llevo a mis pacientes a visitar jardines siempre que me es posible. Todos hemos tenido la experiencia de pasear por un jardín exuberante o un desierto atemporal, de caminar a la orilla de un río o un océano, o de escalar una montaña y descubrir que nos hemos relajado y revitalizado a la vez, que tenemos la mente enfocada y el cuerpo y el espíritu renovados.
El Invernadero Enid A. Haupt en el Jardín Botánico de Nueva York
© Charlie Rubin para The New York Times
El Invernadero Enid A. Haupt en el Jardín Botánico de Nueva York
La importancia de estos estados fisiológicos en la salud individual y comunitaria es fundamental y tiene un gran alcance. En cuarenta años de practicar la medicina, he descubierto que solo dos tipos de "terapia" no farmacéutica tienen una relevancia esencial para los pacientes con enfermedades neurológicas crónicas: la música y los jardines.

Conocí la maravilla de los jardines a una edad muy temprana, antes de la guerra, cuando mi madre o mi tía Len me llevaban al gran jardín botánico de Kew. En nuestro jardín teníamos helechos comunes, pero no de los dorados o plateados, los acuáticos, los reviviscentes o los arbóreos que vi por primera vez en Kew. Fue ahí donde conocí la gigantesca hoja del gran lirio acuático del Amazonas, la Victoria regia, y al igual que muchos niños de mi época, me sentaron sobre una de estas hojas gigantes cuando era bebé.

Comentario: Estas recompensas inigualables, tanto psicológicas como fisiológicas, es lo que el querido neurólogo y autor Oliver Sacks explora en un hermoso ensayo corto titulado "Why We Need Gardens" (del que acaban de leer un extracto), que se encuentra en Everything in Its Place: First Loves and Last Tales.


Brain

El cerebro humano genera nuevas neuronas hasta los 90 años

Un nuevo estudio liderado por una científica española muestra el nacimiento de nuevas neuronas en la región del giro dentado durante toda la vida adulta. Este mecanismo se encuentra dañado en pacientes con alzhéimer. Los resultados contradicen investigaciones recientes que negaban la neurogénesis adulta en el hipocampo.
cerebro
La mayoría de las neuronas ya se encuentran en el cerebro en el momento del nacimiento. No obstante, la formación de nuevas neuronas en el órgano adulto puede ocurrir en ciertas regiones, como el hipocampo. Aunque trabajos anteriores han establecido que este fenómeno ocurre en roedores y otras especies de vertebrados, este proceso en los humanos ha sido cuestionado por investigaciones recientes, como las de José Manuel García Verdugo, de la Universidad de Valencia.

Ahora, un estudio liderado por María Llorens-Martín, científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBM-CSIC), muestra que una región del cerebro humano -conocida como giro dentado- produce nuevas neuronas hasta la novena década de vida. Los resultados han sido publicados en Nature Medicine.

Los investigadores analizaron muestras de tejido cerebral de 58 participantes humanos y encontraron que la neurogénesis en el hipocampo del cerebro humano adulto puede observarse a lo largo de toda la vida, al menos hasta los 87 años de edad, con cierto declive asociado a la edad. Sin embargo, disminuye drásticamente en pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Bullseye

Cuando las brechas de género en salud mental afectan más a los hombres

Robert Whitley (*) es investigador de psiquiatría social en el Hospital Douglas de salud mental de Montreal, situado dentro de un enclave natural en la ribera del río San Lorenzo. También da clases en la universidad McGill, y está especializado en estigma de la enfermedad mental y en salud mental masculina, dos asuntos que erizan las sensibilidades pero no siempre reciben la atención pública que merecen.
hombre
El pasado mayo el Dr. Whitley presentó un simposio en esta universidad (en la foto, el edificio Leacock) para abordar los "nuevos horizontes" en salud mental masculina desde una variedad de perspectivas más allá de la ciencia médica. En el panel tomaron parte Daniel Bilsker, experto en adicciones de la universidad de British Columbia, Barbara Kay, periodista y columnista canadiense del National Post, la escritora científica Susan Pinker, asimismo especialista en temas de género y autora de La paradoja sexual, junto con la eurodiputada Teresa Giménez Barbat, que impulsa el estudio de la salud masculina desde una perspectiva renovada de género, a través de la plataforma EUROMIND.

Comentario:
Artículos recomendados:



Brain

¿Genes criminales y cerebros criminales? - Parte 1

Prevenir el crimen en lugar de esperar a que sea cometido es algo atractivo. Se trata de identificar al tipo que cometerá el crimen, e intervenir. ¿Que podría resultar más razonable? Sin embargo, ¿cómo identificar a los malos incipientes? Los frenólogos pensaron una vez que los bultos en el cráneo eran una gran pista.
mascara
La hipótesis se vino abajo porque su poder predictivo no iba más allá de cero. Tales ambiciones predictivas siguen totalmente vivas, sin embargo, aunque los métodos para su identificación han sido mejorados. Un consejo: No se molesten mirando al cráneo. Miren dentro de él. Al mismo cerebro. Y también a los genes que hacen el cerebro.

En el Wall Street Journal (Domingo/Sábado de Abril 27/28, 2013) el psiquiatra y neurocientífico Adrian Raine postula una firma del cerebro de la mente criminal. Lo que se sugiere es que existe un enlace entre niveles bajos de actividad en las regiones prefrontales del cerebro y la psicopatía. Un segundo resultado implica no ya a la actividad del cerebro sino a la estructura del cerebro: pretendidamente el amaño del striatum es mayor en los criminales, como media. Raine también afirma que la genética ha comenzado a "identificar qué genes específicos promueven el comportamiento criminal".

Suenan las alarmas.

Comentario:
Artículos recomendados:

Laberintos de la conducta criminal
El Cerebro de los Criminales es Diferente Anatómicamente
¿Cómo funciona la mente criminal?
Pensamientos que nos sabotean: así actúan en nuestra la mente



Doberman

Por qué cuanto más te enfades, más enfermarás

Nadie está a salvo de la ira. Todos, en algún momento, la hemos experimentado. Hemos sentido ese calor que sube desde el pecho hasta la cabeza, cómo el corazón se acelera y los músculos se tensan. Las emociones que solemos catalogar como "negativas" no son necesariamente dañinas. De hecho, tienen un gran poder activador, lo cual significa que nos predisponen a la acción. El problema no son las emociones en sí, sino el tiempo durante el cual nos aferramos a ellas.
ira afecta salud
Cuando las emociones negativas se convierten en nuestras compañeras de viaje, pueden volverse crónicas y poner en peligro nuestra salud. Ya lo advertía Séneca hace siglos: "La ira es un ácido que hace más daño al recipiente donde se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte".

La ira afecta la salud

Todas las emociones tienen un impacto fisiológico, por lo que no es extraño que un estudio realizado en las universidades de Leipzig y Concordia haya comprobado que la ira afecta la salud. Estos investigadores apreciaron que los niveles de ira elevados están relacionados con una mala salud en las personas mayores.

Comentario: Sobre la respiración, le recomendamos que eche un vistazo al programa Éiriú Eolas. Además de aliviar su estrés, también ayuda con la activación del sistema parasimpático y el manejo emocional (incluyendo la ira).


Galaxy

¿Como es arriba es abajo?

He aquí una vieja idea: nuestro mundo es parte de un universo vivo, con una mente propia, un lugar que no es sólo un patio de recreo para satisfacer los deseos, sino también una escuela para aprender del sufrimiento generado por la lucha de la existencia. Esta idea yace al centro de la antigua filosofía del estoicismo, establecida en Atenas a principios del siglo III a.C. En Comets And The Horns Of Moses, (Cometas y los cuernos de Moisés), Laura Knight-Jadczyk resumió de la siguiente manera la filosofía básica de los estoicos:
comet mcnaught
© Stéphane Guisard
El cometa McNaught sobre Chile, enero 2007
"El mundo está organizado racionalmente, y es explicable y comprensible. El patrón está completo en todo momento. Dentro de la organización, diferentes elementos y partes son dinámicos y gobernantes, otros son pasivos en su función. El mundo es providencial a propósito; así que también hay un diseño, así como un patrón, y el buen fin es descubrible por la comprensión racional de esto. El elemento divino es completa y totalmente inmanente. Como el sistema es un todo orgánico, la comprensión de cualquier parte contribuye a la comprensión del todo, y viceversa. Incluso la operación de cualquier parte es relevante para la operación del todo. La ley operativa de causa y efecto atraviesa el comportamiento de los fenómenos y de los seres vivos. La comprensión y la explicación de su funcionamiento se encuentra dentro, y sólo dentro, de sí mismo".
Cuando leí esto, me acordé de los patrones fractales, una estructura matemática muy común. He aquí una selección de esos patrones, tal como ocurren en la naturaleza:
Fractals

"Fractales" en la Naturaleza

La búsqueda de vida inteligente


El punto de vista sobrio de la ciencia moderna sobre el universo se burla de la noción del "elemento divino". El universo es sólo un objeto de estudio; vasto y misterioso, ciertamente, pero en última instancia es como cualquier otro objeto. Si usted espera que lo tomen en serio en "la comunidad científica", no revele su sorpresa cuando descubra lo brillante que es la ingeniería de la maquinaria del Universo. Se espera que creamos que las formas más elevadas de orden -de las cuales nuestra civilización con todas sus maravillas tecnológicas es sólo una pequeña parte- simplemente se originan de la nada: no hay un plan, ni propósito, ni inteligencia, dicen. Sólo... ¡PUM!

¿Cómo puede ser eso?

Brick Wall

Aprende a reconocer los mecanismos de defensa psicológicos que usamos inconscientemente

Los mecanismos de defensa forman parte de nuestra vida cotidiana, aunque no nos percatemos de su existencia. De hecho, no constituyen una estrategia racional para abordar los problemas y conflictos sino que son más bien una especie de "carta bajo la manga" que juega nuestro inconsciente para ponernos a salvo de un supuesto peligro. En algunas ocasiones pueden ser providenciales, pero en otras pueden impedirnos crecer y nos conducen a comportamientos desadaptativos que son la base para la posterior aparición de trastornos psicológicos.

mecanismos de defensa
© Desconocido

Comentario: Puede leer también:


Family

El gran 'show' del yo: por qué las redes sociales nos vuelven más narcisistas

Hay quien comienza temprano, con los pasos rápidos que conducen al gimnasio a las siete y cuarto y hay quien, quizá más milennial, prefiere mostrarse en escorzos extraños, en microvídeos que marcan un gesto en general hipersexualizado -un movimiento de pelvis, la lengua que entra y sale de la boca- pero la variedad es tan infinita como de seres humanos está el mundo lleno.

selfie
© Desconocido
Aquí vale todo: las turgentes fresas que compró ayer tarde, el descenso en ascensor camino de la calle -móvil en mano, espejo de cara-, el paseo del perro antes de que se haga tarde, lo guapos que están los enanos, la abuela, que cumple 93 años... Se trata de la vida, es cierto, pero ahora la estamos contando en directo.

Hace casi 20 años que habitamos las redes sociales y «hemos aprendido a vivir de modos cada vez más visibles y compartidos, en contacto casi permanente con audiencias potencialmente multitudinarias, vidrieras interconectadas» en las que se ventilan «ingredientes de la intimidad propia y ajena que antes se consideraban privados. Nuestros valores ya no son los que tuvieron vigencia en los siglos XIX y XX, pero las transformaciones son tan recientes y drásticas que siguen provocando perplejidad».

Bienvenidos al gran show del yo, a las efímeras historias -artefactos, creaciones- que millones de personas comparten, compartimos, cada día a través de redes como Facebook e Instagram. ¿Siguen siendo vidas representadas o son ya obras? ¿Artísticas?

Comentario: Las redes sociales no se inventaron necesariamente porque había una necesidad de usarlas, sino porque a medida que empezamos a navegar por Internet, los desarrolladores y publicistas pudieron entender el potencial que tienen las mismas debido a cómo funcionamos psicológicamente. Como humanos, tendemos a buscar la aprobación de los demás y, en el caso de las redes sociales, un "me gusta" desencadena reacciones fisiológicas que generan sensación de placer y seguridad, lo cual a larga puede terminar siendo adictivo, especialmente cuando el contacto real con otras personas se ve deteriorado y nuestra conexión con los demás se limita a relaciones superficiales en las redes sociales. Esas dinámicas, sumadas al mismo diseño y funcionamiento de las redes, propician el comportamiento narcisista que busca constantemente mostrar una imagen ensalzada de uno mismo para obtener la aprobación de todos los espectadores.

Recomendamos leer también:


Binoculars

Estudios recientes sugieren que la personalidad afecta la percepción

Aun cuando la psicología todavía se encuentra lejos de comprender a profundidad qué es la personalidad, algunos estudios recientes apuntan a que ésta se relaciona estrechamente con la manera en que percibimos la realidad.

percepción
Un estudio publicado por Journal of Research in Personality sugiere que las personas abiertas a las nuevas experiencias ven el mundo, literalmente, de una manera diferente. En el estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Melbourne de Australia reclutó a 123 voluntarios para medir rasgos de personalidad como la extroversión, la amabilidad, la conciencia, la neurosis y la apertura a la experiencia. Este último rasgo implica creatividad, imaginación y voluntad de probar cosas nuevas.

Después, probaron quiénes experimentaron un fenómeno de percepción visual llamado "rivalidad binocular". Este fenómeno ocurre cuando a cada ojo se le muestra una imagen diferente, en este caso, un parche rojo en un ojo y un parche verde en otro. La mayoría de las personas miran hacia una u otra de las dos imágenes incompatibles, ya que el cerebro sólo puede percibir una a la vez. Pero algunas personas combinan las dos imágenes en un parche rojo-verde unificado. Los participantes que obtuvieron una puntuación más alta en la apertura a nuevas experiencias, fueron también los más propensos a percibir esta imagen de manera combinada.

Comentario: No hay duda de que nuestra personalidad puede afectar la forma en la que experimentamos la vida y, por ende, nuestra comprensión de la realidad. Es por eso que es tan importante conocer cómo nuestra mente puede condicionar nuestra percepción y llevarnos a conclusiones incorrectas.

Puede leer también:


Music

¿Concentra o distrae escuchar música mientras trabajamos?

¿Se puede uno concentrar con el último éxito de J Balvin o de Pablo Alborán sonando en sus oídos? ¿Las composiciones de Mozart nos hacen más listos? Escuchar música mientras se estudia o se trabaja mejora el rendimiento solo en situaciones muy concretas. El resto del tiempo, distrae. La clave está en saber cuándo y cómo recurrir a ella.

hombre con audífono
© Getty
1. Depende de si el esfuerzo es físico o intelectual

No es ningún misterio que la música estimula el cerebro, pero no siempre ayuda a mejorar nuestro rendimiento. "Cuando se trata de practicar deporte o de realizar un trabajo físico y mecánico, como en la cadena de una fábrica, suele ser recomendable. Su base rítmica ayuda a desempeñar un acto repetitivo", cuenta a Verne Jordi A. Jauset, doctor en Comunicación, músico y autor del libro ¿La música distrae?

"El tempo de la música escuchada de fondo mientras se realiza otra actividad influye en el tempo de las actividades que se realizan simultáneamente. Por lo tanto, ha de existir una sincronía entre ambas", explica Lucía Herrera Torres, profesora de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Granada.

En otras palabras, la música enérgica sirve para correr o hacer trabajos manuales que necesiten resolverse rápido y la música instrumental y de ritmos tranquilos es la mejor opción cuando se necesita concentración.

Comentario: También depende de la personalidad de cada uno. En este estudio (en inglés), algunos de los que se aburren fácilmente (es decir, que buscan estimulación externa) se desempeñaron mejor cuando escucharon música menos compleja o simple, mientras que los que no se aburren tan fácilmente podrían trabajar con un estilo del música compleja.

La razón de esto, según se explica, es que quienes buscan la estimulación se enfocan más en la música para ello y pierden su concentración. Los científicos suponen que el trabajo sólo dio suficiente estímulo para ser productivo. Así que si usted cree que es una persona que sufre de aburrimiento, tal vez pueda trabajar mejor sin música o música simple.

Además, cuando se trata de música lo mejor es aprender a tocar un instrumento, lo que desarrolla muchas otras habilidades.