Bienvenido a Sott.net
dom, 22 sep 2019
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Brain

Los jóvenes eligen estereotipos de amor y género tradicionales en la ficción -aunque no estén de acuerdo

Las series de ficción televisiva pueden influir en la construcción de las identidades y valores de los jóvenes. En relación a la representación del amor que hacen las series televisivas, los jóvenes manifiestan preferir estereotipos de género tradicionales, revela un estudio llevado a cabo para identificar los estereotipos de amor y género manifestados por los jóvenes en comparación con los que prefieren en las series de ficción televisiva, en tres países iberoamericanos: Colombia, España y Venezuela.
couple with flowers
© iStock
Maria-Jose Masanet y Rafael Ventura, investigadores del Departamento de Comunicación de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), y Maddalena Fedele, investigadora de la Universidad Ramon Llull (Catalunya, España), lo han publicado en la revista Masculinites and Social Change.

Comentario: Los jóvenes no necesitan propaganda que impulse la "igualdad de género". La igualdad de derechos y de oportunidades es justa, pero esto no es lo mismo que la igualdad de resultados a través de todas las áreas de desempeño para hombres y mujeres. Si los jóvenes basan sus relaciones en modos de comportamiento más tradicionales, ¿para qué y con qué derecho querríamos cambiarlos?

Una joven que se identifica con una madre o una esposa tradicionales no es necesariamente el resultado del adoctrinamiento del "patriarcado"; su elección pudo haber ido en cualquier dirección. Lo mismo va para los hombres. Si la mayoría elige voluntariamente la "tradición", sería mejor dejarlos en paz.

Haríamos mejor en enseñar a los jóvenes responsabilidad y consciencia en lugar de confundirlos con ideologías de género postmodernas.


Bulb

Impaciencia cognitiva o cómo la falta de atención nos hace más tontos

Cada vez es más habitual. Es tan común que podríamos catalogarlo como el "mal de nuestra época híperconectada". Hablas con una persona. Te está escuchando. O al menos eso parece. Crees que has conectado emocionalmente, que has transmitido tu mensaje. Sin embargo, luego descubres que esa persona no ha entendido casi nada de lo que le has dicho. Y al día siguiente ni siquiera lo recuerda. Es la impaciencia cognitiva, el camino más directo hacia la estupidez.

distraído
© Desconocido

Comentario: Recomendamos leer también: Le recomendamos conocer también la técnica de respiración y meditación Éiriú Eolas: Expansión del conocimiento. Este método brinda numerosos beneficios a nivel psicológico, físico y espiritual, entre ellos, una mejor habilidad de mantener la atención y la concentración.


Star

¿Cómo podemos desarrollar las habilidades que nos hacen ser mentalmente fuertes?

¿Qué distingue a las personas exitosas de las demás? Más allá de lo que pueda presumirse, la inteligencia no lo es todo: se trata de ciertos hábitos que, sostenidos en el tiempo, producen un resultado diferente al de la mayoría.

mentalmente fuerte
© Desconocido
Las personas de mentalidad fuerte tienen desarrollada su auto confianza, y la mantienen en acción permanentemente; son decididas, van por sus objetivos, crean soluciones todo el tiempo y mantienen alta su valoración, sin que por esto sean desconsiderados con los demás.

Al mismo tiempo, ejercen un fuerte poder de influencia que les permite alcanzar más rápidamente lo que se proponen; tienen un nivel de energía superior a la media, son disciplinados y enfocados.

Ahora bien: ¿siempre fueron así? ¿Se nace fuerte mentalmente o bien es un atributo que se puede desarrollar? La respuesta es que por lo general, han crecido en entornos familiares que los han alentado a tomar decisiones y ser fuertes; o bien, vienen de infancias vulnerables y hasta de experiencias de abuso y sometimiento, y han podido dar la vuelta a ese momento de sus vidas para transformarse en una persona de las que llamamos habitualmente "de mentalidad fuerte".

Comentario: Recomendamos leer también: 13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen


Flashlight

La ignorancia motivada: No nacemos siendo ignorantes, aprendemos a ser ignorantes

ignorancia motivada
© Desconocido
Siempre hemos pensado que ignorar es un verbo pasivo. La ignorancia es la falta de conocimientos, un estado de desinformación o una carencia de comprensión. Por tanto, calificamos a una persona como "ignorante" cuando desconoce o no comprende algo.

Ese carácter pasivo implica que, de cierta forma, esa persona no es responsable de su ignorancia, simplemente arrastra consigo esa "carencia". Es curioso, sin embargo, que no apliquemos el calificativo de ignorante a los niños, a pesar de que estos no suelen dominar los mismos conocimientos de los adultos.

Eso significa que la ignorancia parte de un presupuesto: algo que deberíamos conocer pero no sabemos, un camino que debíamos haber recorrido pero no lo hicimos. Entonces la ignorancia abandona su significado pasivo para tener una acepción activa que implica no reconocer algo o actuar como si no se supiera. Caemos en lo que se conoce como "ignorancia motivada".

Comentario: Puede leer también:


Butterfly

¿Están seguros de ser espirituales o se están engañando?

Traducido por el equipo de SOTT.net en español
espiritual

¿Quienes
están más alineados con su camino de evolución espiritual?
  • ¿Alguien que adopta la postura del loto e inhala profundamente en estado de perfecta serenidad?
  • ¿O alguien acurrucado lanzando gritos histéricos?
Si nuestra respuesta se basa en todo lo que hemos aprendido a partir de las filosofías de la "nueva era" y de la mayoría de enseñanzas que pululan por ahí, creo que la persona que saldría ganadora sería la que medita. Su estado es pacífico, relajado y despreocupado. Ahora bien, mi intención no es la de provocar un "choque" al afirmar que la verdad es lo opuesto. Pero estoy a favor de ver esta imagen por lo que es: una simple imagen.

Bulb

Cuanto más te preocupes por tomar la decisión "correcta", más infeliz te sentirás con lo que decidas

¿Sabías que cada día tomamos una media de 35.000 decisiones? El 99,74% de esas decisiones, sin embargo, son tomadas por nuestro inconsciente, de manera que ni siquiera nos damos cuenta de que estamos tomando una decisión. No obstante, el 0,26% restante, las decisiones sobre las que sí reflexionamos, son más que suficiente para causarnos dolor de cabeza, estrés y angustia.

tomar decisiones
© Desconocido
Cuando debemos elegir conscientemente entre diferentes opciones, no queremos equivocarnos, queremos tomar la decisión correcta. Pero esa preocupación por lo "correcto" convierte la toma de decisiones en un proceso estresante y aumenta las probabilidades de que nos sintamos infelices tras tomar la decisión, sea cual sea. En práctica, cuanto más nos preocupemos por tomar la decisión correcta, menos correcto nos parecerá lo que hemos decidido y más insatisfechos nos sentiremos.

Comentario: Algo que podría ayudar en el proceso de toma de decisiones difíciles podría ser contar con el buen consejo de personas en las que confiamos y que sabemos que están genuinamente interesadas en nuestro bienestar. Esto nos permitiría salir de bucle de retroalimentación negativa de nuestras propias racionalizaciones y sesgos para ver quizás otras perspectivas acerca de las decisiones que debemos tomar; perspectivas que pueden ayudarnos a tomar una decisión con algo más de información que no poseíamos anteriormente.

Puede leer también:


Roses

Gratitud: Reemplaza la frustración con la apreciación

La frustración nos va consumiendo a fuego lento. Nos condena a la insatisfacción ya que, al impedirnos pensar con claridad, nos sume en un bucle malsano del que no podemos salir.

gratitud roca
© Desconocido
Nos sentimos frustrados cuando la realidad no se corresponde con nuestras expectativas, algo que pasa muy a menudo. Podemos sentirnos frustrados por pequeños contratiempos cotidianos o por grandes obstáculos que no habíamos previsto y desbaratan nuestros planes de vida.

La frustración es una reacción perfectamente normal ante los reveses y adversidades. No debemos sentirnos mal por ello. Pero si no aprendemos a superarla, si no aprendemos a gestionar la frustración, corremos el riesgo de que se convierta en una de las emociones principales de nuestra vida.

Y eso significa que cedemos nuestro poder a todas esas personas o situaciones que se interponen en nuestro camino. Para retomar el control de nuestra vida, necesitamos gestionar la frustración. No con la tolerancia sino con la apreciación.

Comentario: Puede leer también:


People

Lo que la ciencia dice de los hábitos en los seres humanos

Piensa cuántas veces te ha dicho tu jefe, entrenador, madre o cónyuge que debes empezar o dejar de hacer algo. Los comerciales y las redes sociales te venden docenas de ideas de cambio - desde Jack Welch, el gurú de liderazgo, hasta Anthony Robins, el flamante orador motivacional, y Ross Gardner, el instagramer de Florida conocido como fat2fitdoctor que ha bajado 200 libras de peso naturalmente. Los seres humanos estamos constantemente bombardeados con mensajes motivacionales de cambio: come sano, limita el alcohol, haz ejercicio, piensa positivamente, evita el estrés y vive plenamente.
hombre con sombrero metálico
© Getty Images
¿Cómo cambiar un hábito efectivamente? ¿Cuánto tiempo y esfuerzo puede tomar? ¿Por qué resulta tan difícil variar nuestras rutinas?
Durante las dos últimas décadas, el psicólogo clínico experto en comportamiento y cambio, John Norcross, ha demostrado en varios estudios que aunque casi la mitad de los norteamericanos documenta las resoluciones de Año Nuevo - especialmente, las resoluciones relacionadas con el dinero y la salud -, después de tan solo una semana el porcentaje de resolucionistas (como les llama Norcross) baja a 75%; después de 6 meses disminuye a 40% o 45% y después de 2 años de 10% a 18%. A la gente le cuesta enormemente mantener la dieta, seguir con el ejercicio que inicia en enero, vivir sin cigarrillos o ahorrar el dinero que se propone.

Adicionalmente, empresas investigadoras y consultoras como IBM, McKinsey, KPMG y Forbes han argumentado que entre 40% y 70% de todas las iniciativas de cambio en las organizaciones fracasan. La mayoría de estos estudios adoptan un acercamiento sociológico al tema de cambio, sosteniendo que los cambios fracasan por razones como malos planes estratégicos, planificación inexistente, cronogramas no realistas, pobre comunicación y falta de recursos o soporte de la organización. Con la excepción de muy pocas, estas investigaciones no mencionan la resistencia a nuevas formas de pensar, razonar, comunicarse y colaborar con otras personas. La mayoría de los proyectos no fracasan porque están basados en malas ideas sino porque la gente simplemente se resiste al cambio. ¡Nos cuesta tanto cambiar!

Comentario: Puede leer también: Estudio confirma lo obvio: uno no puede cambiar simplemente deseando cambiar


Bulb

Poner las cosas en perspectiva para reducir el estrés

En una sociedad como la actual no resulta nada extraño que nos sintamos estresados en el día a día. Ese estrés continuo y la ansiedad que nos genera empeoran nuestra calidad de vida y nos vuelve más irascibles y con menos capacidad de respuesta ante las situaciones que se presentan.
stress
© Desconocido
Es necesario poner las cosas que nos suceden en perspectiva, ya que, así parecerán menos horribles de lo que nuestra mente, en un principio, genera. Pillar un atasco de tráfico, conseguir una nota en un examen por debajo de lo esperado, contraer una gripe o que una inversión nos salga mal, son algunos de los eventos diarios que tenemos que aprender a gestionar. Si necesitas ayuda para ello, la terapia psicológica como la que se puede encontrar en psicólogos Bilbao puede resultar muy beneficiosa. Cualquier consulta de psicología en Bilbao puede detectar rápidamente si los problemas son realmente importantes o si nosotros con una actitud errónea los magnificamos.

2 + 2 = 4

Estudio confirma lo obvio: uno no puede cambiar simplemente deseando cambiar

Si alguna vez has deseado cambiar uno de tus rasgos de personalidad, una forma de pensar, un mal hábito o una creencia muy arraigada, sabrás que no es una tarea fácil. A veces incluso puedes tener la sensación de que das un paso adelante y dos hacia atrás. Y eso puede llegar a ser extremadamente frustrante, hasta el punto de hacernos creer que "somos así" y no podemos cambiar.

El problema, quizá, es la manera en que estamos afrontando ese cambio. Para cambiar no basta con desearlo, hay que ponerse manos a la obra. Desear el cambio no es suficiente para transformar algo que venimos haciendo, pensando o sintiendo desde hace años. Ahora la ciencia lo confirma.

cambio
© Desconocido

Comentario: Recomendamos leer también: