Bienvenido a Sott.net
mar, 26 oct 2021
El Mundo para la Gente que Piensa

Salud y Bienestar
Mapa

Sun

Niveles bajos de vitamina D aumentan la probabilidad de ictus e infarto de miocardio

El Experto de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), Jesús Egido, ha asegurado que tener unos niveles de vitamina D bajos aumenta el riesgo vascular, y por lo tanto la probabilidad de sufrir ictus cerebral, infarto de miocardio y vasculopatía periférica (estrechamiento de los vasos sanguíneos).

Imagen
El especialista de la SEA ha destacado la importancia de esta vitamina como factor de riesgo vascular, vitamina que se había relacionado exclusivamente hasta ahora con el metabolismo mineral y óseo. Una carencia de esta vitamina favorece la formación de placas de calcio en las arterias, es decir, la arteriosclerosis, y por ello, destaca "es necesario tener unos niveles suficientes de este compuesto esencial, que se obtiene principalmente de la luz solar".

En este sentido, ha subrayado que a pesar de que España se caracteriza por su gran porcentaje de días soleados, "el déficit de vitamina D en la población general es tremendamente elevado". En concreto, "se calcula que entre el 10% y el 20% de la población española podría tener bajos los niveles de esta vitamina".

Esto es debido, según el experto de la Sociedad Española de Arteriosclerosis, porque a pesar se ser un país con mucho sol, el tiempo total de exposición al sol de nuestro cuerpo es muy bajo, y la vitamina D se absorbe principalmente cuando los rayos de sol se proyectan directamente en la cara, manos y piernas. Por ello, recomienda pasear al sol durante diez minutos, por lo menos tres días a la semana, para asegurar unos niveles adecuados de esta sustancia. Una recomendación, que se debe seguir, según destaca el experto, durante todo el año.

Cookie

Una dieta sin gluten con mijo y quinua

El uso de cereales sin gluten distintos al arroz y el maíz abre un abanico de posibilidades culinarias y permite variar el menú de las personas celíacas.

Imagen
© Christian Guthier
Los estudios que han analizado las fracciones de proteínas del cereal mijo y de la quinua, considerado un seudocereal, han confirmado su seguridad como alimentos en una dieta para personas con celiaquía. Aunque son poco conocidos, su uso puede abrir un abanico de posibilidades culinarias y variar la dieta de quienes comen alimentos sin gluten. Además, las recientes investigaciones apuestan porque estos cereales y otros similares sin gluten, como el amaranto, se consideren ingredientes (harinas, espesantes) para la preparación de productos sin gluten.

Recetas fáciles, sabrosas y sorprendentes sin gluten

Las posibilidades culinarias y la facilidad de uso de estos granos exentos de gluten es un aspecto que amplía la variedad de platos en los menús de la cocina para celíacos. Las recetas elaboradas con estos cereales están ausentes de los recetarios tradicionales, por lo que es preferible iniciarse con preparaciones sencillas lo más parecidas a las elaboraciones de origen. Es el caso de tortas, fritas o tostadas, servidas de aperitivo, o bien cremas que sirven de espesante, sustituto de la patata, para elaborar un rico y nutritivo puré de verduras.

Esta práctica culinaria constituye un punto de partida para conocer otras culturas a través de la cocina, es una oportunidad para el intercambio cultural y gastronómico. Al mismo tiempo, la degustación de platos elaborados con mijo o quinua en restaurantes étnicos permite conocer el saber local (se puede preguntar en la cocina por las particularidades de la receta), probar una mezcla de gustos y alimentos más auténtica y visualizar una presentación del plato.

Health

Encuentran nuevas cualidades de la vitamina C

Imagen
© Desconocido
Si bien el estudio del ácido ascórbico, -vitamina C- es muy antiguo, es relativamente reciente el análisis que se hizo sobre la importancia que tiene en el cerebro.

Antes se pensaba que esa vitamina influía en el sistema inmune, servía para evitar resfríos y que mayormente los riñones lo eliminaban rápidamente. Por eso, las investigaciones se enfocaban en las acciones antioxidantes sobre distintos órganos, pero se creía que poco llegaba al cerebro.

Lo que se supo hace unos 5 o 6 años fue que el cerebro acumulaba grandes cantidades de vitamina C, pero el rol que esta vitamina tenía en las neuronas no era muy claro, sobre todo en lo relacionado a la neurotransmisión.

Se sabía que en la retina, por ejemplo, la vitamina C protegía la córnea de la radiación ultravioleta y evitaba los daños que los compuestos oxidantes que ocurren por la transmisión de la luz.

"Pero no se sabía que el ácido ascórbico también podía participar en la manera en que las neuronas pueden computar sus inhibiciones o sus excitaciones, es decir, cómo se produce la neurotransmisión en la retina y que el ácido ascórbico tuviera un papel en ese tipo de proceso fisiológico, particularmente en que el GABA -gama amino butírico, que es un aminoácido- es el neurotransmisor inhibitorio más importante de la retina, y del cerebro", explicó el doctor Daniel Calvo, investigador del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular (Ingebi).

Lo sorprendente radicó en la naturaleza de los compuestos químicos involucrados, que son muy conocidos. Por un lado, hace mucho tiempo que se estudia el GABA, gama amino butírico, que es un aminoácido. Por otro, también hace mucho tiempo que se estudia la Vitamina C. Pero lo que este equipo de investigación descubrió es que la vitamina es necesaria para que ese aminoácido actúe de manera normal en la retina.

Por lo tanto, tiene importancia desde el punto de vista de la fisiología de la retina particularmente, pero también del cerebro.

Tal vez sea necesario recordar que el sistema nervioso central es el encargado de recibir y procesar las sensaciones recogidas por los diferentes sentidos y de transmitir las órdenes de respuesta a los distintos efectores, que son los encargados de ejecutar esas órdenes.

Laptop

Internet, celulares y videojuegos podrían alterar el cerebro como las drogas

Imagen
© Desconocido
El coordinador de Ciencia y Tecnología del gobierno de Nuevo León, Luis Eugenio Todd, señaló que el uso compulsivo de Internet, de teléfonos móviles y de videojuegos activa el sistema límbico del cerebro, mismo que se altera cuando se consume alguna droga (mariguana, cocaína, alcohol o tabaco). De ahí que el empleo de esas tecnologías llegue, en ocasiones, a generar adicción.

El autor del libro 'Adicciones, enfermedades del siglo XXI', indicó que esa región cerebral está ligada a los satisfactores, por lo que también el sexo, la comida, hacer las compras y los juegos de apuestas influyen en ella.

Existen individuos más propensos genéticamente a ser adictos, a lo que se debe sumar la depresión y ansiedad en las que "sistema globalizado ha sumergido a la humanidad".

Explicó que el cerebro está dividido en dos partes: el sistema límbico, ligado a la supervivencia, a los instintos animales, donde se generan el miedo, el hambre, el deseo sexual y la sed, y el área cortical, "que nos diferencia de los animales", donde están los pensamientos, la razón y el conocimiento.

Todd, ex rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León y ex subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública, indicó que el cerebro humano siempre debe tener un equilibrio entre la razón y la emoción; sin embargo, cuando existe una adicción predomina la segunda.

Arrow Up

Aumentan un 20% los casos de cáncer en el mundo en una década

Imagen
© Archivo El Universal
2.8 millones de los casos que se detectan al año están ligados a la dieta, la actividad física y el sobrepeso
El número de casos de cáncer subió un 20 por ciento en el mundo en la última década hasta alcanzar doce millones de nuevas detecciones al año, según divulgó hoy el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF, por su sigla en inglés).

La organización alertó de que en los próximos años la incidencia de la enfermedad podría aumentar de forma "drástica" y recalcó que los casos de cáncer que se detectan cada año son ya cuatro veces más que las infecciones por VIH (2,6 millones) y muchos se pueden prevenir.

El WCRF, que agrupa a organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la investigación y la prevención del cáncer, subrayó que 2,8 millones de los casos que se detectan al año están ligados a la dieta, la actividad física y el sobrepeso.

Los países desarrollados sufren especialmente los efectos de enfermedades no transmisibles como el cáncer -7 de los 12 millones de casos anuales se dan en el primer mundo- y otras afecciones asociadas al estilo de vida sedentario y a una dieta poco equilibrada, como la diabetes o dolencias cardíacas y respiratorias.

Briefcase

Soja: Controles inexistentes en un sistema esencialmente corrupto

Traducido por Román Quirós M.

Imagen
© Desconocido
La FDA es responsable de permitir el envenenamiento de la población durante décadas
Acechando en el trasfondo de la propaganda de la industria está la persistente pregunta de si es siquiera legal añadir aislado de proteína de soja a los alimentos. Todos los aditivos para alimentos que no eran de uso común antes de 1958, incluyendo proteína de caseína de leche, deben tener la condición GRAS: [del inglés Generally Recognized As Safe] Generalmente Reconocido Como Seguro. En 1972, la administración Nixon ordenó que se re-examinaran substancias que se creían GRAS, a la luz de cualquier información científica disponible en ese tiempo.

Este re-examen incluía proteína de caseína que había sido codificada como GRAS en 1978. En 1974, la FDA obtuvo una revisión de la literatura sobre la proteína de soja porque, como esta proteína no se había usado en los alimentos antes de 1959 y ni siquiera era de uso común a principios de la década de 1970, no era elegible para ser exceptuada del requisito GRAS bajo las provisiones de la Ley de Alimentos, Drogas, y Cosméticos. [71]

Hasta 1974, la literatura científica reconocía muchos antinutrientes en la proteína de soja fabricada, incluyendo los inhibidores de tripsina, el ácido fítico, y la genisteína. Pero la revisión de literatura de la FDA desestimó una discusión de los impactos adversos, con la afirmación de que era importante eliminarlos para un "adecuado procesamiento".

La genisteína podía ser eliminada mediante un lavado con alcohol, pero era un procedimiento costoso, que los procesadores evitaban. Estudios posteriores establecieron que el contenido de inhibidor de tripsina podía ser eliminado sólo mediante largos períodos de calor y presión, pero la FDA no ha impuesto ninguna exigencia de que los fabricantes hagan esto.

La FDA estaba más preocupada por las toxinas que se formaban durante el procesamiento, específicamente los nitritos y la lisinoalanina. [72] Siempre a bajos niveles de consumo - en promedio, un tercio de gramo por día en ese tiempo - la presencia de estos carcinógenos era considerada una ameanza demasiado grande contra la salud pública como para permitir la condición GRAS.

Comentario: Este artículo es el último de una serie de cinco artículos dedicados a desenmascarar las mentiras detrás de los supuestos beneficios de consumir soja.

Anterior: La Soja y el Cancer




Vader

Soja: El lado oscuro de "La Cenicienta"

Tradudido por Román Quirós M.

La propaganda que ha creado el milagro de las ventas de soja es tanto más notable cuanto que, hace sólo algunas décadas, el frijol soja era considerado no apto como alimento, ni siquiera en Asia. Durante la dinastía Chou (1134-246 AC), al frijol soja era designado uno de los cinco granos sagrados, junto con la cebada, el trigo, el mijo, y el arroz.

Imagen
© Desconocido
Sin embargo, la pictografía del frijol soja, que data de épocas anteriores, indica que al principio no se usaba como alimento; porque, mientras las pictografías de los otros cuatro granos muestran la semilla y la estructura del tallo de la planta, la pictografía del frijol soja enfatiza la estructura de la raíz. La literatura sobre agricultura de la época habla frecuentemente del frijol soja y su uso en la rotación de las cosechas. Aparentemente, la planta de soja se usaba al principio como método para fijar el nitrógeno. [13]

El frijol soja no sirvió como alimento sino hasta el descubrimiento de las técnicas de fermentación, en algún momento durante la dinastía Chou. Los primeros alimentos de soja eran productos fermentados, como el tempeh [alimento asiático que se prepara fermentando frijoles soja con rizópodos], natto, miso, y salsa de soja.

En fecha posterior, posiblemente en el siglo II a. C., los científicos chinos descubrieron que un puré de frijoles soja cocidos podía ser precipitado con sulfato de calcio o sulfato de magnesio (yeso o sales de Epsom) para hacer una cuajada suave y pálida - tofú o cuajada de frijol. El uso de productos de soja fermentados y precipitados pronto se extendió a otras partes del Oriente, notablemente Japón e Indonesia.

Los chinos no comían frijol soja fermentado como las otras legumbres, como lentejas, porque el frijol soja contiene grandes cantidades de toxinas naturales, o "antinutrientes". Primero entre ellos están los potentes inhibidores de enzimas que bloquean la acción de la tripsina y otras enzimas que se necesitan para digerir las proteínas.

Estos inhibidores son proteínas grandes, dobladas apretadamente, que no son desactivadas por completo durante el cocimiento normal. Pueden producir serias molestias gástricas, una reducida digestión de las proteínas, y deficiencias crónicas en la absorción de los aminoácidos. En animales de laboratorio, las dietas altas en inhibidores de la tripsina causan agrandamiento y condiciones patológicas del páncreas, incluyendo cáncer. [14]

Comentario: Este artículo es el tercero de una serie de cinco artículos dedicados a desenmascarar las mentiras detrás de los supuestos beneficios de consumir soja.

Anterior: Soja: ¡No Crea en la Propaganda! Siguiente: La soja y el cancer




Health

La Soja y el Cáncer

Traducido por Román Quirós M.

La nueva ordenanza de la FDA no permite poner ninguna declaración sobre prevención del cáncer en las etiquetas de los envases de alimentos, pero eso no ha impedido que la industria y sus especialistas en mercadeo las hagan en su literatura de propaganda.

Imagen
© Desconocido
¿La soja produce cáncer? ¿es mala para el tiroides?
"Además de proteger el corazón", dice el folleto de un fabricante de vitaminas, "la soja ha demostrado poseer poderosos beneficios contra el cáncer ... los japoneses, que comen 30 veces más soja que los norteamericanos, tienen una menor incidencia de cáncer del seno, del útero, y de la próstata". [37]

Ciertamente. Pero los japoneses, y los asiáticos en general, tienen tasas mucho mayores de otros tipos de cáncer, en particular cáncer del esófago, el estómago, el páncreas, y el hígado. [38] En todo el mundo, los asiáticos también tienen una alta tasa de cáncer de la tiroides. [39] La lógica que enlaza la baja tasa de cánceres del aparato reproductor con el consumo de soja requiere que se atribuyan las altas tasas de cáncer de la tiroides y del tracto digestivo a los mismos alimentos, en particular porque la soja causa estos tipos de cáncer en ratas de laboratorio.

¿Exactamente cuánta soja comen los asiáticos? Una encuesta de 1998 descubrió que la cantidad diaria promedio de proteína de soja consumida en Japón era como de ocho gramos para los hombres y siete para las mujeres - menos de dos cucharaditas. [40] El famoso Estudio Cornell de China, dirigido por Colin T. Campbell, descubrió que el consumo de legumbres en China variaba desde 0 hasta 58 gramos por día, con una media de aproximadamente doce. [41].

Suponiendo que dos tercios del consumo de legumbres sea soja, entonces el consumo máximo es de como 40 gramos, es decir, menos de tres cucharadas por día, con un consumo promedio de como nueve gramos, o menos de dos cucharaditas. Una encuesta llevada a cabo en la década de 1930 reveló que los alimentos de soja representaban sólo 1.5 por ciento de las calorías en la dieta de los chinos, en comparación con el 65 por ciento de las calorías procedentes de la carne de cerdo. [42] (¡Tradicionalmente, los asiáticos cocinaban con manteca, no con aceite vegetal!)

Los alimentos de soja tradicionalmente fermentados producen una sazón deliciosa y natural que puede proporcionar importantes factores nutritivos en la dieta de los asiáticos. Pero, excepto en tiempos de hambruna, los asiáticos consumen productos de soja sólo en pequeñas cantidades, como condimento, y no como reemplazo de alimentos animales - con una excepción. Los monjes célibes que viven en monasterios y que llevan una vida vegetariana encuentran los alimentos a base de soja bastante útiles porque aplacan la líbido.

Comentario: Este artículo es el cuarto de una serie de cinco artículos dedicados a desenmascarar las mentiras detrás de los supuestos beneficios de consumir soja.

Anterior: Soja: El lado oscuro de "La Cenicienta" Siguiente: Soja: Controles inexistentes en un sistema esencialmente corrupto




Heart - Black

El 40% de los europeos padecen algún desorden mental

Imagen
© Desconocido
La mala alimentación derivada de nocivas prácticas adoptadas por la industria para eficientar sus procesos de producción y mejorar su rentabilidad, estilos de vida que giran en torno a la competitividad laboral que orillan a millones de personas a "vivir para trabajar", la permanente exposición digital, el consumismo, la frivolidad, el estatus social, el exceso de información, el decreciente contacto con la naturaleza. Estos son algunos de los factores que probablemente pudieran estar influyendo en el estado mental de la población actual.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Dresden, en Alemania, el 38% de los habitantes de Europa es víctima de un desorden mental. Ya sea depresión, ansiedad, insomnio o, en casos más radicales, demencia, millones de europeos parecen ser víctimas de su propia mente. El estudio se realizó durante tres años y analizó casos en treinta países, incluidos los 27 miembros de la Unión Europea más Islandia, Suiza y Noruega, los cuales suman un total de 514 millones de habitantes.

Magnify

La curiosidad ayuda a mantener el cerebro en buena forma

Imagen
© Nagore Iraola
Gurutz Linazasoro con un ejemplar de su nuevo libro.
El neurólogo Gurutz Linazasoro ha recogido en su nuevo libro 'Ciencia Diaria' los artículos que ha publicado en este periódico, a los que ha añadido comentarios y explicaciones actualizadas sobre cómo mantener el cerebro en forma. El objetivo principal de esta obra, que presentará mañana martes, es recaudar fondos para la fundación Cita-Alzheimer.

- ¿Cómo funciona el cerebro?
- Con el cerebro pasa una cosa curiosa, ya que siempre se piensa que funciona como la máquina que esté de moda en el momento. Pero no funciona como ninguna máquina que puede haber en el mundo. El cerebro tiene un funcionamiento muy complicado y hay muchas cosas que se nos escapan. En él hay áreas que son muy especializadas; y lo sabemos porque una pequeña lesión en una parte te da un síntoma concreto, y así sabemos que esa parte se encarga de tal función. Pero esto no explica todo el funcionamiento del cerebro porque, por ejemplo, no hay ningún área donde residan funciones como la inteligencia, la empatía o la toma de decisiones, sino que esto es algo más difuso porque participa prácticamente todo el cerebro. Por lo tanto, el cerebro funciona sobre todo gracias a los miles de millones de conexiones que hay entre los miles de millones de neuronas que hay en el cerebro, que le hacen funcionar de una manera global. Es decir, la palabra clave en el cerebro sería conectar porque las conexiones marcan la manera de funcionar.

- ¿De qué forma actúan estas conexiones?
- Las conexiones tienen que tener un cierto orden y quien marca el orden, fundamentalmente, es la parte anterior del cerebro. Las diferentes partes están conectadas siguiendo unas normas que se llaman 'las redes de pequeño mundo', que tienen un orden y funcionan como la vida: todos tenemos relaciones muy cercanas con gente de nuestro entorno y de vez en cuando alguna relación con gente más lejana. Esta es una manera de funcionar del cerebro que da una cierta simplicidad dentro de lo complicado que es todo, porque hay muchas redes que son redundantes. Es decir, si hay un problema en algún sitio hay otros que lo compensan, de manera que el cerebro siempre acaba funcionando bien, solucionando problemas y siendo práctico. El cerebro no es perfecto, es práctico, consume mucha energía por lo que tiene que ser muy eficiente.

Comentario: El entrevistado en este artículo afirma que entre los mejores estímulos para el cerebro se encuentra llevar una dieta baja en calorías. Es necesario hacer una aclaración al respecto: aunque en SOTT sabemos que el consumo de carbohidratos es nocivo para la salud, también consideramos que una dieta rica en grasas animales es saludable y necesaria. No creemos que la referencia para evaluar una dieta adecuada sea contar calorías, sino consumir aquellos alimentos que mejor se adecúen a nuestra genética humana. Esto implica consumir carnes rojas, pescados, pollo, huevos, y frutas y verduras con moderación.

Para más información recomendamos la lectura de:
- Dieta paleolítica: la mejor alternativa para llevar una vida saludable

- ¿Qué es la Dieta Paleolítica?