Dr. Dwight C. Lundell
© Desconocido
Dr. Dwight C. Lundell
Durante 25 años fui cirujano de tórax , he dedicado mi vida a tratar con pasión las enfermedades del corazón, proporcioné una segunda oportunidad de vida a miles de pacientes.

Hace unos años tomé la decisión más difícil de mi carrera de medicina. Salí de la cirugía que me encantaba para tener la libertad necesaria para decir la verdad sobre las enfermedades del corazón, la inflamación, los medicamentos con estatinas y los métodos actuales de tratamiento de las enfermedades del corazón.

Fue un momento emocionante para ser un joven cirujano cardíaco en los años ochenta. Una nueva técnica quirúrgica, el bypass coronario, era el único tratamiento efectivo practicado a personas que sufrían de enfermedad arterial coronaria grave. Nuestra capacidad de salvar vidas aumentó y el riesgo de la cirugía disminuyó con las técnicas y la tecnología mejoradas.

Pacientes desesperadamente enfermos podían ser restaurados y rehabilitados con un riesgo relativamente bajo, fue un reto apasionante. Durante mi carrera como cirujano realicé más de 5000 operaciones de bypass coronario.

El consenso en ese momento era que los niveles elevados de colesterol en sangre causaba un depósito gradual de colesterol en el canal de los vasos sanguíneos. Teníamos dos opciones obvias de tratamiento, reducir los niveles de colesterol en sangre o hacer una operación para desviar la sangre alrededor de la placa acumulada en las arterias y así restablecer el flujo sanguíneo y la función del músculo cardíaco.

Además de observar formas más efectivas de bajar el colesterol en la sangre, había relativamente poca investigación en cuanto a lo que estaba causando la placa. La comunidad médica se había asentado en la idea tan simple de controlar las grasas saturadas y colesterol.

Los medicamentos de estatinas, los que su médico insiste en que usted tome si tiene el colesterol ligeramente elevado, y Bernie Madoff (el ahora infame estafador financiero) han dejado a su paso a muchas víctimas inocentes, y muchos partidarios sinceros pero engañados. Ambos son grandes fraudes cometidos contra los incautos.

Madoff estafó a la gente durante 30 años alrededor de $ 50 mil millones. Las estatinas tienen un mercado mundial de más de $ 30 mil millones al año y llevan muchos años. Además, las pruebas y el tratamiento del colesterol alto dan alrededor de $ 100 mil millones al año con ningún beneficio notable a las víctimas, me refiero a los pacientes.

No estoy seguro de si el Sr. Madoff tenía la intención de estafar cuando comenzó, pero leyendo los informes parece que las cosas se salieron de control y tuvo que seguir para contar una historia falsa con el fin de mantener el flujo de dinero en sus arcas para apoyar así su estilo de vida lujoso y el de sus partidarios, y perpetuar el fraude.

No estoy seguro de que los fabricantes de estatinas tuvieran la intención de estafar en un principio, pero tampoco estaban por la labor de renunciar a un mercado de $ 30 mil millones anuales. Hay muchos médicos sinceros, bien intencionados y profundamente convencidos que seguirán apoyando la teoría de que el colesterol dietético y las grasas saturadas provocan infartos.

Ellos siguen creyendo que los medicamentos para bajar el colesterol tienen éxito en tratar y prevenir las enfermedades del corazón, a pesar del hecho de que un estudio publicado en The American Heart Journal (enero de 2009), con un análisis de 137.000 pacientes ingresados ​​en hospitales en los Estados Unidos con un ataque al corazón demostró que casi el 75% tenía niveles "normales" de colesterol.

Este hecho continuó molestándome durante mi carrera quirúrgica. La idea de que una sustancia normal, es decir, el colesterol, podría causar enfermedades del corazón resonaba en mi cabeza. Podía ver a los pacientes al volver para una segunda operación de bypass coronario pocos años después de su primera operación, aunque tenían niveles normales de colesterol durante todo el tiempo. En la sala de operaciones había hecho la observación de que parecía que estaba pasando algo por alto en relación a la inflamación alrededor de las arterias coronarias.

A través de un marketing brillante y masivo los fabricantes de estatinas se las ingeniaron para influir en la ciencia y controlar la política para que la prescripción de estatinas fuese convertida en el estándar del cuidado. Cualquiera que cuestione o no esté de acuerdo con estas políticas será etiquetado como hereje, ignorado y ridiculizado.

La Administración de Alimentos y Medicinas americana (FDA) , el Programa de Educación Nacional del Colesterol, la Asociación Americana del Corazón y muchos centros académicos están dirigidos e influenciados por los médicos que reciben beneficio directo o indirecto de los fabricantes de medicamentos de estatinas.

Su influencia es tan penetrante que recientemente la FDA aprobó el Crestor ®, una estatina, para el tratamiento de pacientes con colesterol normal. Algunos de estos académicos han llamado a niños para tratarlos con estatinas. El marketing ha triunfado realmente sobre la medicina.

El tratamiento o el intento de prevenir la enfermedad cardíaca con estatinas es peligroso y fraudulento, por dos razones:

1.) Graves, mortales y discapacitantes efectos secundarios que son en gran parte ignorados por la profesión médica y silenciados por los fabricantes de estatinas. Estos efectos secundarios han sido brillantemente documentados por el Dr. Duane Graveline y otros médicos valientes que se atreven a hablar en contra de la religión oficial del colesterol y las grasas saturadas.

2.) Como continúan centrándose en este tratamiento ineficaz se desvía la atención y no se puede comprender y controlar las enfermedades del corazón, y da a los pacientes una falsa sensación de seguridad que les impide realizar los cambios de estilo de vida que verdaderamente podrían prevenir y revertir las enfermedades del corazón.

Tenga en cuenta también lo siguiente:

1.) No se ha demostrado que las estatinas puedan ayudar a ninguna mujer de cualquier edad!
2.) No se ha demostrado que las estatinas puedan ayudar a ninguna persona mayor de 65 años!
3.) El único grupo de pacientes que podría, y hago hincapié en "podría" obtener algún beneficio, son hombres de mediana edad que han tenido un ataque cardíaco previo.

Es increíble ver toda la literatura médica que está controlada por los fabricantes de estatinas y los consultorios médicos entregados a los jóvenes representantes entusiastas de las drogas que pretenden demostrar que las estatinas son beneficiosas.

La mejor manipulación estadística muestra que hay que tratar al menos a 10 personas durante varios años para que 1 persona tenga un posible beneficio. Apuesto a que cuando el médico les recomendó tomar las estatinas no se les dijo que bajo el sesgo estadístico los datos más favorables dan tan sólo 1 posibilidad entre 10 de beneficio.

El muy publicitado estudio JUPITER que llevó a la FDA a la aprobación de Crestor ® para las personas con niveles normales de colesterol, mostró que el tratamiento de 100 personas durante 3 años con Crestor ® "podría" haber evitado 1 ataque al corazón.

Sin embargo, se concedió la homologación y millones de personas estuvieron expuestas a los riesgos de las estatinas sin beneficio posible, salvo para el fabricante de Crestor ®. ¿Cree usted que este es un proceso limpio, puro y libre de influencias indebidas?

Tome un justo punto de referencia, si yo había tratado a 100 personas con un antibiótico adecuado para una infección, 99 eran curadas. Es por eso que yo llamo al tratamiento con estatinas una estafa que es más grande y más perjudicial que cualquier cosa de la que podría deshacerse Bernie Madoff, al menos así sus víctimas solo perderían dinero, no su salud.

A pesar de ser Jefe de Gabinete y Jefe de Cirugía en un gran hospital de especialidades del corazón me di cuenta de que no podía cambiar la medicina por mucho que sermonease y declarase, no importaba cuánta evidencia científica reunía sobre que el colesterol no era un problema y que el tratamiento del colesterol con medicamentos era contraproducente.

Así que tomé esa decisión difícil y dejé mi práctica quirúrgica exitosa con el fin de tener la libertad de hablar, escribir y enseñar la verdad sobre las enfermedades del corazón. Yo escribí el libro La cura de enfermedades del corazón, que explica que la verdadera causa de la enfermedad cardíaca es la inflamación de bajo grado. Porque sin inflamación el colesterol nunca se acumula en la pared de los vasos sanguíneos y causan la placa con su consecuencia final de un ataque al corazón y muerte.

Dr. Dwight C. Lundell
Enero de 2011
Dr. Lundell's experience in Cardiovascular & Thoracic Surgery over the last 25 years includes certification by the American Board of Surgery, the American Board of Thoracic Surgery, and the Society of Thoracic Surgeons.
Dr. Lundell was a pioneer in off-pump coronary artery bypass or "beating heart" surgery reducing surgical complications and recovery times.
He has served as Chief resident at the University of Arizona and Yale University Hospitals and later served as Chief of Staff and Chief of Surgery.
He was one of the founding partners of the Lutheran Heart Hospital which became the second largest Heart hospital in the U.S.