© Desconocido
La ONU abre una investigación internacional sobre los asentamientos en Palestina.
Naciones Unidas lanzó el jueves una investigación internacional sobre los asentamientos israelíes en los territorios palestinos, iniciativa presentada por la Autoridad Palestina a la que sólo se opuso Estados Unidos en la votación.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó la planificada construcción de nuevas unidades inmobiliarias para colonos judíos en Cisjordania y el este de Jerusalén, diciendo que socavan el proceso de paz y representan una amenaza a la solución de dos estados y a la creación de un Estado palestino independiente contiguo.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, rápidamente rechazó al foro del Ginebra en la noche del jueves, llamándolo "hipócrita" y afirmando que tiene "una mayoría automática contra Israel".

Una fuente en el despacho de Netanyahu dijo que Israel no cooperaría con la investigación que describió como parcial, agregando que el Estado hebreo no quiere ceder su legitimidad.

Investigación

El foro de 47 miembros adoptó la resolución para lanzar una investigación en una votación en la que 36 estados se mostraron a favor, incluidos China y Rusia, con un voto en contra, Estados Unidos. Hubo diez abstenciones, incluidos Italia y España, miembros de la Unión Europea.

El texto fue presentado por Pakistán a nombre de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) y copatrocinada por estados entre los que se incluyen Cuba y Venezuela.

"En violación a las leyes humanitarias internacionales y a los derechos humanos, Israel continúa con la construcción ilegal de asentamientos en los territorios ocupados, incluido el este de Jerusalén", dijo el embajador de Pakistán, Zamir Akram, a la reunión.

La resolución del Consejo pide a Israel que tome medidas serias para evitar la violencia de los colonos, "incluida la confiscación de armas y la aplicación de sanciones criminales", y la protección de los civiles y las propiedades palestinas en los territorios.

Los tres investigadores serán nombrados en una fecha posterior.

Estado independiente

Cerca de 500.000 israelíes y 2,5 millones de palestinos viven en Cisjordania y el este de Jerusalén, zonas que Israel capturó en una guerra de 1967. Los palestinos quieren el territorio para un estado independiente que incluya a la Franja de Gaza, controlada por Hamás.

Los palestinos dicen que los asentamientos, considerados ilegales por la Corte Internacional de Justicia, el mayor organismo legal de la ONU para disputas, les negarían un Estado viable. Israel cita lazos históricos y bíblicos con Cisjordania y dice que la situación de los asentamientos debería decidirse en las negociaciones de paz.

"Este es un consejo que debería avergonzarse de sí mismo. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU no tiene relación con los derechos humanos", dijo Netanyahu.

"Fue suficiente el oír hoy al delegado de Siria hablar sobre derechos humanos para entender lo alejado que el consejo está de la realidad", agregó.

En Ginebra, el embajador de Israel Aharon Leshno-Yaar criticó "el nivel de hipocresía y el doble estándar" del consejo, que adoptó otras resoluciones el jueves sobre los Altos del Golán sirios ocupados por Israel y el derecho de los palestinos a la autodeterminación.