Tras la resolución de la Liga Árabe la semana pasada, en que se desentendía de la cuestión siria tras la escandalosa utilización de la institución por parte de los países títeres de los intereses geoestratégicos de unos pocos, toda la responsabilidad ha sido traspasada al Consejo de Seguridad de la ONU, y la figura de Kofi Annan ha sido reforzada como enviado especial de las Naciones Unidas para tratar de reconducir el conflicto sirio a una paz negociada.
© Desconocido
El plan de paz exige a todas las partes el inmediato fin de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos, así como asegurar el acceso de personal humanitario al país, el inicio de un diálogo político y facilitar la transición política siria hacia la democracia.

El proyecto, que ha sido aceptado de forma oficiosa por todos los miembros del Consejo de Seguridad, consta de seis puntos y pretende, como primero de sus objetivos, conseguir el cese de las hostilidades bajo supervisión del organismo multilateral, como paso previo a la iniciación de un diálogo nacional.

El Gobierno sirio aceptó el plan y se comprometió a replegar el ejército de las zonas de conflicto para el día 10 de abril, para que el plan pueda ser implementado y pueda pasarse a una segunda fase de diálogo entre las partes.

Ésta debería ser considerada una gran noticia y celebrada por la comunidad internacional, puesto que el plan está en la línea de los principios de Derecho Internacional por lo que respecta a la resolución de conflictos y la Carta de las Naciones Unidas.

Sin embargo, el Derecho Internacional está de capa caída en los últimos tiempos y no tardaron en aparecer negros nubarrones que no auguran un gran recorrido al plan de Annan.

En primer lugar, los medios occidentales y Al Jazeera se apresuraron a manipular los términos del acuerdo, informando de que el régimen de Damasco "se compromete a detener la represión de su pueblo" ante las Naciones Unidas.

No olvidemos que la práctica totalidad de sendas opiniones públicas occidental y árabe siguen a día de hoy y tras un año de conflicto creyendo que "Bashar al Assad ha asesinado a más de diez mil manifestantes demócratas desarmados" e ignoran que grupos de mercenarios salafistas financiados por Qatar, Arabia Saudita y Occidente se han unido a los rebeldes y siembran el terror entre la población desde los inicios de la revuelta. Un claro ejemplo de que una mentira cien veces repetida se convierte en una verdad.

Por otra parte, solo horas después de la aceptación del plan por Damasco, el ministro de Exteriores francés, Alain Juppé, manifestó que era muy pesimista al respecto, dando así a entender el poco compromiso de su gobierno con la búsqueda de la paz en Siria.

Para agravar la situación, el grupo de los antiguos "amigos de Siria", ahora rebautizados como "amigos del pueblo sirio" en una nueva artimaña de marketing político occidental, se reunieron el día 1 de Abril en Estambul, y trataron de desviar la atención del plan de la ONU, que fue ninguneado.

Cabe también destacar que durante el debate, se pidió el aumento de la financiación de los grupos armados que operan en Siria. Otro ejemplo más de torpeza diplomática de éste arrogante país del Golfo, y que hace evidente la voluntad de perpetuar el conflicto y la destrucción del país por parte de éstos "amigos del pueblo sirio".

A día de hoy, el "Consejo Nacional Sirio" y su grupo armado, el "Ejército Libre Sirio" no se han pronunciado claramente sobre el plan de las Naciones Unidas que lidera Annan, lo que hace suponer el poco interés en el cese de las hostilidades que tienen todas las potencias con intereses geoestratégicos en la región, que son las que realmente tutelan y marcan el paso de éste consejo artificial.

Mucho nos tememos que esta nueva iniciativa de ONU sea una simple cortina de humo y un nuevo ejemplo de la doble moral de algunos países, que utilizan la más alta institución internacional para conseguir sus propios objetivos sin ningún tipo de escrúpulo.

Nagham Salman es jefa de proyectos europeos de investigación y analista política especialista en asuntos de Oriente Medio