retraso mental
© Isan/Flickr
Sostienen que retraso mental congénito no es hereditario. Foto de archivo.
El retraso mental al nacer es el resultado de mutaciones genéticas espontáneas, y no se hereda, sostienen ahora los investigadores del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Zurich, en colaboración a las Universidades alemanas de Erlangen y Essen, además del Centro Helmholtz de Munich.

Los científicos explican que la discapacidad mental grave a menudo parece ser el resultado de mutaciones genéticas espontáneas, "por lo tanto, no se hereda", según un estudio publicado hace un mes.

Estos anuncios son muy significativos para los padres, ya que habría muy poco riesgo de recurrencia con los embarazos, informa la Universidad.

El equipo investigó 51 pacientes que sufrían trastorno del desarrollo congénito, y observaron los casos con discapacidad intelectual grave.

La profesora de genética médica, Anita Rauch, de la Universidad de Zurich, analizó junto a su equipo, la secuencia del exoma, construido en las proteínas y otros productos funcionales del cuerpo.

Observaron que solo tres genes habían sufrido una mutación en algunos pacientes, y en la mayoría de los genes se sufrió una mutación única, por cada individuo.

Los médicos teorizan entonces, que las mutaciones de muchos genes diferentes pueden causar discapacidad intelectual. Estos resultados dificultaron el estudio, explicaron, y les fue "muy difícil hasta ahora para diagnosticar a estos pacientes", destaca la doctora Rauch.