© Desconocido
El Instituto Geofísico (IG) de Ecuador alertó sobre un incremento continuo y paulatino en la actividad eruptiva del volcán El Reventador, ubicado a 90 kilómetros de Quito entre los ríos Coca, Salado y Dué, provincia amazónica de Napo.

Durante el pasado fin de semana el volcán experimentó un incremento en sus emisiones, llegando a generar una columna de vapor y ceniza de alrededor de tres kilómetros de altura, y se detectó un significativo incremento en la energía del tremor volcánico.

Estos movimientos sísmicos generados por la salida de los gases fueron detectados incluso por estaciones sísmicas lejanas al edificio volcánico de El Reventador, ubicadas en el volcán Cayambe.

La presencia de ceniza en las emisiones representa la fragmentación del magma en pequeñas partículas, que son puestas en suspensión por la fuerza de la expulsión de los gases, precisa la nota.

Este incremento en la expulsión de vapor y ceniza se debe al incremento de la presión interna del volcán, relacionada probablemente con un nuevo ingreso de magma a los conductos internos del volcán, pero sin llegar aún a niveles muy altos.

Los flujos de lava que al momento se encuentran activos, provienen de un magma mayormente desgasificado y que no es capaz de producir explosiones.

Pese a ello, el IG recomienda las autoridades y a la comunidad estar atentos a los informes diarios y a los informes especiales que se emitan cuando la actividad así lo amerite.

El volcán El Reventador es uno de los volcanes más activos del arco volcánico ecuatoriano, ha tenido al menos 16 erupciones desde 1541, y a partir del 2002 entró nuevamente en erupción, el 3 de noviembre, con muy poco aviso y un alto índice de explosividad.

Esta erupción es considerada una de las más poderosas durante los últimos 100 años en Ecuador, y a partir de éste año continúa en actividad eruptiva, la cual se ha caracterizado por generar una gran cantidad de señales sísmicas y de infrasonido, señala el IG.