© DCA- Marquenses en Línea
Terremoto en Guatemala. 52 personas murieron y más de 2.200 viviendas sufrieron derrumbes o daños en una evaluacion parcial.
El fuerte terremoto en Guatemala de 7,4 grados Richter, que se registró el miércoles a las 10:35 hora local en la costa Pacífico frente a Champerico, causó 52 muertos, 22 desaparecidos y 1.200.000 afectados, según el último reporte parcial dado por el Presidente Otto Pérez cerca del mediodía.

El Presidente informó que hay 52 personas fallecidas que corresponden a los municipios más afectados, es decir San Marco, Quetzaltenango, y al parecer uno de Sololá.

762 personas están instaladas en 20 albergues recibiendo la ayuda humanitaria necesaria de un total de 2.966 evacuados. 5.251 personas se encuentran damnificadas y un total de 1.200.000 fueron de alguna manera afectadas.

Una de las personas afectadas de San Marco conversó con el Diario oficial de Gobierno de Centro América, contando cómo vive la tragedia que lo aqueja.

"Hace ocho años perdí mis piernas en un accidente y ahora pierdo el trabajo de toda mi vida", dijo Rolando Rabanales, uno de los damnificados que perdieron prácticamente todo al derrumbarse su casa en el departamento de San Marcos.

"Yo tenía unos cinco minutos de haber salido de mi casa a unas diligencias en Quetzaltenango y los trabajadores de mi taller de carpintería, doce para ser exactos, ayudaron a sacar a mis dos nietos, poniéndose a salvo y luego me dieron la triste noticia", indicó Rabanales, mientras lloraba profundamente, agregó el medio guatemalteco.

Las viviendas dañadas ascienden a 2.263 en base a los datos preliminares, sin embargo, el Presidente Pérez destacó que estas cifras van en aumento en la medida que prosiguen las evaluaciones de las construcciones. Explicó además, que hay viviendas inhabitables y otras que están en riesgo.

Hasta el día del miércoles la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) se dedicó a atender las emergencias personales como prioridad, dejando en segundo lugar el tema de vivienda, que requiere la visita de especialistas en terreno.

Otto Pérez aseguró que el ministerio de Finanzas determinó que unos 60 millones de dólares serán de inmediato destinados a la construcción.

En su reporte, el Presidente informó que hay grietas en una de las rutas a San Marco y en la ruta 140, en el kilómetro 164 hay inestabilidad en los cerros laterales de la gruta. Se está chequeando el grado de peligro.
© Amafredo Castellanos/Diario de Centroamerica
Terremoto en Guatemala destruye casas y afecta a miles de personas.

Respecto a los servicios básicos un total de un 95% ya tiene restablecida la luz, el servicio de agua potable está en proceso de reintegrarse.

El Gobierno decretó un duelo nacional por tres días y el estado de Calamidad a las comunas más afectadas por el terremoto.

Los gobiernos de Colombia, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Estados Unidos, España y Taiwán enviaron ayuda humanitaria o manifestaron su interés en responder de acuerdo a las necesidades del país, informó Otto Pérez al concluir con su informe.

En su informe previo el Presidente declaró que "estamos lamentando lo que sucedió a los guatemaltecos. Es una gran tristeza lo que están viviendo".

De los 23 desaparecidos reportados ayer un joven de 15 años fue encontrado sin vida en las últimas horas, por lo que el Presidente estimó que es muy difícil la sobrevivencia de los restantes 22, pero las tareas de rescate continúan sin descanso hasta dar con los cuerpos.

"Naturalmente la situación es muy triste pues las familias están esperando", declaró Pérez, al hablar de este tema horas antes.

Sobre el hospital de San Marcos, Otto Pérez destacó que en el recinto se atendieron a 150 personas heridas, cifra que fue aumentando, según informó el representante de salud el día de hoy.

Pérez describió que la estructura sufrió daños pero "afortunadamente" solo en los cielos falsos. En el lugar se fue la electricidad de la planta pero se reparó de inmediato. El Ministerio de salud ya transfirió un millón de cruzales al hospital de San Marcos para la atención.

Un estudio preliminar de las viviendas señala que 97 están en riesgo, 84 con daño leve, 144 con daño moderado y 84 con daños severos, sumando en total 412 viviendas afectadas en los municipios Huehuetenango, Quetzaltenango, Retalhuleu, San Marcos, Sololá, Suchitepéquez y Totonicapán. Estas cifras ascendieron a 2.263 y los detalles completos se darán con posterioridad, que terminen las evaluaciones.

En San Juan Ostuncalco se habilitaron albergues en la Escuela Mixta Laguna Cuache y en la Escuela Oficial Mixta, La Nueva, para 250 personas. Otras personas se encuentran en el Salón Municipal de Cajolá y en San Miguel Siguilá y Sibilia. En total se habilitaron 20 albergues ocupados por 762 personas.

La alerta roja se mantiene en los municipios Quetzaltenango, Retalhuleu, San Marcos y Sololá, los cuales se encuentran además en estado de calamidad.

Tras el sismo, considerado un terremoto, el Presidente Otto Pérez visitó las zonas afectadas y decretó la alerta roja y la suspensión de las clases ante la posibilidad de fuertes réplicas que pueden suceder en los próximos tres días según alertaron los sismólogos.

Respecto a esto, en su último discurso, Pérez destacó que se produjeron réplicas entre 4,2 y 4,6 grados en la escala Richter, con lo que se estaría liberando energía que podría eventualmente impedir otro sismo mayor.

Las autoridades de Gobierno reportaron que el evento sísmico del miércoles, reportado de grado 7,4 por el Servicio de Geología de Estados Unidos (USGS) y de 7,2 grados por el Servicio guatemalteco, está asociado a la Zona de Subducción, una zona de contacto entre las Placas de Cocos y Placa del Caribe, que está localizada a lo largo de la costa del Pacífico.

Esta región se considera como la fuente sísmica de mayor actividad en Guatemala y produce más del 80 por ciento de la sismicidad registrada por año, informan.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH), informó que "un sismo de la magnitud de este día generalmente se generan réplicas de menor magnitud que tienden a reducirse en magnitud y frecuencia de tal manera que se espera que durante las próximas horas o incluso días se siga registrando sismicidad en el área cercana al evento principal".