La histérica reacción israelí a la petición de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de incrementar su estatuto en ONU se debe a sus intenciones expansionistas, afirmó aquí el presidente Mahmud Abbas, se supo hoy.


Los temas relativos a los refugiados, las fronteras, Jerusalén, seguridad y el agua solo pueden resolverse a través de la ONU, añadió Abbas durante una concentración pública por el octavo aniversario de la muerte del líder palestino, Yasser Arafat, por causas que se investigan.

El gobierno israelí amenazó a la ANP con represlias drásticas, incluido el bloqueo financiero si presenta su petición ante la Asamblea General a fines de mes como ha anunciado.

Estados Unidos realiza una activa campaña contra la propuesta y algunos de sus aliados atlánticos han anunciado que se opondrán; los palestinos dicen contar con el apoyo de los Estados árabes e islámicos, y con una mayoría cómoda en la Asamblea General, que está en capacidad de aprobar la demanda.

Para encarar la actividad de los asentamientos y salvar la solución de los dos Estados es necesario acudir al organismo internacional, sentenció el mandatario.

En las dos últimas semanas el Gobierno del primer ministro Benyamin Netanyahu ha autorizado la construcción de tres nuevos asentamientos paramilitares en zonas de la Cisjordania que deben conformar el Estado palestino independiente.

Asimismo refirmó el compromiso de terminar las divisiones interpalestinas y de "celebrar elecciones presidenciales y legislativas justas" y afirmó que la ANP "es la única representativa del pueblo palestino".

Al presente, en Cisjordania rige la ANP y en la Franja de Gaza un gobierno encabezado por la organización islamista Hamas (Fervor).