Astrónomos europeos han descubierto a sólo 42 años luz de distancia, bastante cerca en términos astronómicos, un nuevo planeta extrasolar que puede reunir las condiciones favorables para albergar vida.

Esta supertierra, que tiene siete veces la masa del planeta Tierra, parece disponer de un clima similar al de éste, una atmósfera estable y quizás agua líquida, ya que se encuentra a la distancia adecuada de su estrella, lo que se llama zona de habitabilidad. Recibe una cantidad de energía muy parecida a la que se recibe del Sol y además, si los científicos no están equivocados, cumple con patrones de día y noche.

Su sistema

Este prometedor exoplaneta forma parte de un sistema de seis mundos que giran alrededor de una estrella conocida como HD 40307. Tres de los mundos del sistema ya habían sido observados con anterioridad, pero estaban demasiado cerca de su sol para poder contener agua líquida. Ahora, gracias a nuevas técnicas de análisis de datos más sensibles en la detección de las señales de la estrella, los científicos han identificado otras tres supertierras en su órbita.

El elegido

De los nuevos planetas, el de mayor interés es HD 40307g, el que tiene la órbita más externa de la estrella, una distancia similar a la que la Tierra se encuentra del Sol, por lo que recibe una cantidad de energía parecida a la que aquélla recibe del Sol, lo que, según los científicos, aumenta la probabilidad de que sea habitable. Con estas condiciones, la presencia de agua líquida y de una atmósfera estable para soportar la vida es posible. Por si fuera poco, los astrónomos creen probable que el nuevo mundo gire sobre su propio eje a medida que orbita alrededor de la estrella, creando un efecto diurno y nocturno, lo que favorece un entorno similar al de la Tierra.

«La estrella HD 40307 es una enana vieja perfectamente tranquila, así que no hay ninguna razón por la que este planeta no pueda mantener un clima parecido al de la Tierra», dice el astrofísico español Guillem Anglada-Escudé, de la Universidad de Gotinga (Baja Sajonia, Alemania).

Emocionante

Según Hugh Jones, de la Universidad de Hertfordshire, «la órbita más larga del nuevo planeta hace que su clima y su atmósfera puedan ser adecuados para mantener la vida. Así como a Ricitos de Oro (el personaje del cuento infantil) le gusta la papilla ni demasiado caliente ni demasiado fría, sino en un punto medio, el planeta está en una órbita similar a la de la Tierra, lo que aumenta la probabilidad de que sea habitable».

«Descubrimientos como éste son realmente emocionantes, y estos sistemas serán blancos naturales para la próxima generación de grandes telescopios», aseguró David Pinfield, de Hertfordshire y responsable del programa de búsqueda de exoplanetas denominado RoPACS (Rocky Planets Around Cool Stars).

La investigación aparecerá publicada en la revista Astronomy & Astrophysics.

Un lugar para vivir

Los científicos encargados de hacer proyecciones imaginan que en un futuro no muy lejano, el planeta Tierra no podrá albergar a toda la población que crece de manera exponencial, razón por la cual estas observaciones no son meramente contemplativas, sino previsionales.