© Reuters
Los mexicanos salieron de sus casas en la madrugada de este jueves, tras un sismo de 6,0 grados en la escala de magnitud de momento, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que causó pánico pero no víctimas.

El sismo se registró hacia las 03H20 (09H20 GMT) y según el USGS tuvo su epicentro a 10 kilómetros al este de Tlalchapa, cerca de la población de Altamirano, en el occidental estado de Guerrero, y a 60.9 kilómetros de profundidad.

Varias réplicas se registraron en las dos horas siguientes entre ellas una de 4,1 grados unos veinte minutos después.

En la capital mexicana no se reportaron daños mayores. Algunas zonas se quedaron sin servicio de electricidad.

El alcalde de la capital, Marcelo Ebrard, dijo que los servicios como aeropuerto, metro y principales zonas habitacionales funcionaban con normalidad.

"Terminamos segunda revisión en la ciudad y no tenemos daños, todos los servicios funcionando", dijo el funcionario en su cuenta de Twitter, una hora después del sismo.

Por su parte, el gobernador de Guerrero, Angel Aguirre, y autoridades de Protección Civil del estado donde se sitúa la turística ciudad de Acapulco, dijeron que tampoco había reportes de daños en esa región.