© RIA Novosti / Grigori Sysoev
Cirujanos rusos han logrado trasplantar la primera válvula cardiaca de pleno flujo, la más perfecta que existe actualmente en el mundo.

La intervención quirúrgica de gran complejidad, liderada por Leo Bokeria, ha sido llevada a cabo el domingo pasado en el Centro Científico de Cirugía Cardiovascular Bákulev en Moscú. "La válvula ha sido elaborada y creada por una empresa rusa. Es la más perfecta del mundo. La primera intervención ha sido un éxito", comentó Leo Bokeria.

La paciente, de 63 años de edad, tenía una cardiopatía aórtica con muchas complicaciones. Sin embargo, la operación ha sido realizada con éxito y la mujer ya ha recobrado el conocimiento y en el futuro próximo será desconectada del aparato de ventilación artificial y respirará por sí misma.

Ingenio innovador

"El ingenio innovador tiene una construcción absolutamente nueva, en la cual las hojas no se encuentran en el centro del flujo de la sangre, sino que se estrechan al borde y por eso plenamente abren la cavidad interior de la válvula", explicó Alexánder Yevdokímov, uno de los desarrolladores del invento.

El ingeniero subrayó que la válvula, al igual que la natural, permite crear un flujo regular de sangre, lo que reduce varias veces el riesgo de que el paciente sufra una trombosis.

Por el momento no hay análogos de esta creación en otros países. Los médicos indican que su plan es llevar a cabo más intervenciones, conocer su funcionamiento mejor en la práctica y después presentar su invento en el mercado mundial.

La nueva prótesis será trasplantada a 100 personas después de que estas estén un año bajo control médico. Si resulta con éxito y los estudios médicos tienen resultados positivos, Rusia empezará una producción en serie de esas válvulas de pleno flujo.