© Desconocido
Al menos 13 paquistaníes perdieron la vida intoxicados por el consumo de un jarabe para la tos, al parecer adulterado, han informado este lunes las fuentes oficiales.

El incidente ha afectado a los ciudadanos de la ciudad nororiental de Lahore, la segunda ciudad en importancia del país y ha provocado el cierre de farmacias y de una fábrica de medicamentos.

"Al menos 13 personas, en su mayoría toxicómanos, murieron tras haber ingerido ese jarabe tóxico" entre el pasado viernes y ayer domingo, ha declarado el jefe de la policía local, Atif Zulfiqar.

Añadió, asimismo, que los muertos pertenecían al barrio pobre de Shahdra de Lahore, donde hay personas que consumen el jarabe contra la tos, que contiene alcohol, para drogarse.

Seis de las víctimas fallecieron en el hospital y el resto fue hallado en un cementerio utilizado como lugar de reunión por toxicómanos. Otras cinco personas también permanecen hospitalizadas.

"Se ha registrado una denuncia por homicidio contra los responsables de dos farmacias por la venta del medicamento, aunque aun no se han determinado las causas exactas de la intoxicación, a la espera del informe médico", ha indicado el oficial Khadib Hussein.

La denuncia incluye, además, a la compañía farmacéutica que produce 'Tyno', un fármaco con contenido alcohólico que ha provocado el último incidente.

El pasado enero un centenar de paquistaníes que padecían problemas cardíacos perecieron en Lahore por utilizar medicamentos tóxicos fabricados sin control.