© Desconocido
Nueva teoría científica apunta a que los agujeros negros son portales a otros universos; agujeros de gusanos que comunican realidades aparte.

Universos dentro de universos, como muñecas rusas dentro de muñecas rusas, quizás hasta el infinito (¿en una cáscara de nuez?). Aunque suena como algo propio de la ciencia ficción, esta es una de las teorías cosmológicas que más se acerca a explicar la naturaleza de los agujeros negros y el inicio del este universo.

Según el físico Nikodem Poplawski, los agujeros negro podrían ser literalmente portales a otras realidades. Nuestro universo estaría dentro de un agujero negro que es como un nido, que a su vez es parte de un superuniverso.

Los agujeros negros podrían ser una especie de agujeros de gusano o túneles entre diferentes realidades. La materia que un agujero negro atrae no se colpasa en un solo punto, como había sido predicho, en cambio emana un "agujero blanco" del otro lado.

En su trabajo publicado en Physics Letters B, el físico de la Universidad de Indiana presenta nuevos modelos matemáticos del moviemiento espiral de la materia cayendo dentro de un agujero negro. Sus ecuaciones sugieren que los agujeros negros son alternativas víables para las "singularidades de espacio-tiempo" que, Einstein había predicho, existen en el centro de los agujeros negros.

Según la relatividad general, se crean singularidades cuando la materia en una región del espacio se vuelve demasiado densa, como en el corazón ultradenso de un agujero negro. La teoría de Einstein sugiere que estas singularidades no ocupan espacio, son infinitamente densas y calientes -algo que se ha evidenciado indirectamente pero que sigue sin ser aceptado por la mayoría de los científicos.

Según las ecuaciones Poplawski, la materia que absorben los agujeros negros, y en apariencia destruyen, en realidad es expulsada y se convierte en la materia seminal de galaxias, estrellas y planetas en otra realidad.

Esta noción de agujeros negros como agujeros de gusano podría explicar el Big Bang, el cual se dice fue una singularidad y sin embargo no existe teoría satisfactoria que la explique. Si nuestro universo nació de un agujero blanco (el lado creativo de uno negro) esto solucionaría el problema de las singularidades y la gran singularidad del Big Bang, dice Poplawski.

Además, los agujeros de gusano podrían explicar las poderosas explosiones de rayos gamma que ocurren en la frontera del universo conocido y siguen siendo un misterio. Poplawski propone que estas explociones podrían ser descargas de materia de un universo alterno. La materia podría estar escapándose hasta nuestro universo a través de agujeros negros supermasivos en el corazón de galaxias en estos universos alternos.

También podría explicar por qué existen ciertas desviaciones en las predicciones que hace la física en nuestro universo.

Esta teoría podría ser puesta a prueba ya que algunos de los agujeros negros de nuestro universo rotan, y si nuestro universo nació de manera similar en un agujero negro en rotación, entonces nuestro universo debería de haber heredado esta rotación de su universo padre. Si futuros experimentos determinan que nuestro universo gira en una dirección preferida, sería evidencia indirecta de la teoría de los agujeros de gusano.

Esta teoría también se ajustaría mejor que el Big Bang a algunas versiones del misticismo que sugieren que el universo no tiene ni principio ni final y por supuesto permite el juego cósmico de la exploración interuniversal entre seres inteligentes de diversas realidades. Visitantes altmanente evolucionados que cruzan el agujero blanco en el centro de las galaxias a conquistar a otras civilizaciones o enseñarles su conociminetos tecnoespirituales.

Curiosamente algunas personas especulan que el proyecto del LHC del CERN ( el Gran Colisonador de Hadrones) podría generar una agujero negro, el cual sería una especie de stargate (o portal cósmico).