© AFP / Jure Makovec
Según las fuerzas policiales eslovenas más de 40 personas fueron detenidas después de participar en una protesta en la que se arrojaron petardos, antorchas y piedras.

Los manifestantes llenaron las calles de Maribor, la segunda ciudad más importante del país, exigiendo la renuncia del presidente del país y su Gobierno, a los que consideran corruptos. "Queremos cambios profundos en la sociedad y no un cambio de nombres de los líderes. Necesitamos cambios en el sistema bancario, revisión del sistema democrático y del Estado social", dijo uno de los manifestantes.

Los aproximadamente 6.000 manifestantes expresaban de este modo su descontento con la política de austeridad que el Gobierno esloveno lleva a cabo en el país para evitar el impago de la deuda soberana.

Las protestas, organizadas a través de Facebook, transcurrieron pacíficamente en otras cinco ciudades del país después de que el viernes hubiera un estallido de violencia durante unas manifestaciones en la capital, dos días antes de las elecciones presidenciales.
© AFP / Jure Makovec