© WIKIMEDIA COMMONS
Científicos rusos y estadounidenses han hallado, en la capa de hielo permanente de la zona de Siberia, unas cepas de bacterias capaces de reproducirse y vivir en el espacio, es decir, con escasez de oxígeno y a temperaturas y presión muy bajas.

El trabajo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), detalla que este tipo de bacterias, conocidas como extremófilas, se caracterizan por ser capaces de sobrevivir en temperaturas extremas, con la falta permanente de alimentos y de oxígeno. "Son el prototipo de los microrganismos espaciales", ha indicado el autor principal, Wayne L. Nicholson.

Ahora, la investigación sobre este hallazgo continúa con el fin de estudiar si aquellas más resistentes podrían sobrevivir en Marte o en planetas extrasolares.

La investigación ha tenido lugar en la península de Taimir, al norte de Siberia, donde, desde 2011, se han perforado cuatro pozos de 40 metros de profundidad en el suelo arenoso congelado. Al cribar la arena, los científicos descubrieron numerosas bacterias de la familia 'carnobacterium', que pueden datar de hasta 30.000 años.

Los científicos seleccionaron algunas bacterias logrando multiplicarlas luego. Más tarde las sometieron a unos experimentos imitando las condiciones de Marte y, según destaca el estudio, "las bacterias pasaron bien la prueba" ya que "continuaron creciendo y reproduciéndose, aunque muy lentamente".

"El descubrimiento de que unas bacteria terrestre es capaz de existir en temperaturas y presión atmosférica muy bajas y con escasez de oxígeno alienta a los astrobiólogos a buscar vida más allá de la Tierra", ha concluido Nicholson.