cúmulos de estrellas
© ESO
Conjunto de cúmulos globulares estudiados por ESO y Hubble con diferencias en su evolución
Al estudiar los cúmulos de estrellas en el Universo, los astrónomos observan que a una misma edad algunas lucen jóvenes y otras viejas y además sufren procesos diferentes.

"Los cúmulos estelares se forman en un corto período de tiempo, lo cual significa que todas las estrellas en su interior tienden a tener aproximadamente la misma edad", sin embargo esto no luce así. Un estudio desarrollado en el Observatorio Espacial Europeo (ESO) en el Desierto de Atacama en Chile, analizó los cúmulos de estrellas de la misma edad y obtuvo grandes diferencias de estrellas.

"Descubrimos que, de hecho, que algunos cúmulos habían evolucionado mucho más rápido a lo largo de sus vidas, y desarrollamos una manera de clasificar este envejecimiento", indicó Francesco Ferraro de la Universidad de Bolonia, Italia, investigador principal del equipo que está estudiando las estrellas con datos de ESO.

En este Universo se observan las llamadas estrellas azules rezagadas que se conocen con este nombre por su característico color y por tener una evolución retrasada con respecto a sus compañeras. Son relativamente brillantes y masivas, en comparación a las estrellas restantes del cúmulo. Pero no son las únicas estrellas masivas y brillantes, señalan los astrónomos de ESO.

Otro grupo de estrellas son las gigantes rojas, características por su color y por ser aún más brillantes pero no tienen una masa tan masiva.

Por otro lado están las estrellas de neutrones, con núcleos extremadamente densos y que son mucho más grandes que el Sol. Ellas explotaron miles de millones de años atrás durante el primer período de vida de los cúmulos de estrellas. Tienen una masa similar a las estrellas azules rezagadas, sin embargo son muy difíciles de observar.

En la Vía Láctea hay unos 150 cúmulos estelares, que son objeto de estudio de los astrónomos. Son formaciones de los primeros tiempos del Universo actual, con edades de 12 a 13 mil millones de años, es decir nacieron poco después de la explosión del Big Bang, es decir hace 13,7 mil millones de años atrás (según últimas mediciones de la expansión del Universo). Es por eso que los astrónomos creen que en estos cúmulos están contenidas las actuales estrellas más viejas de nuestra galaxia.

En algunos cúmulos prevalece un interesante "espíritu joven" de las estrellas. "Bajo ciertas circunstancias, las estrellas pueden recibir un nuevo soplo de vida, obteniendo combustible extra que las alimenta de nuevo y las hace brillar considerablemente", señalan los astrónomos.

Esto sucede cuando una estrella atrae material de otra estrella vecina, a medida que las dos estrellas se acercan y se fusionan, o se colisionan. De esta manera se transforman en las estrellas revigorizadas, llamadas azules rezagadas con alta masa y gran brillo.

A su vez estas estrellas azules rezagadas, como son más pesadas se precipitan hacia el centro del cúmulo a medida que van envejeciendo, en un proceso similar a la sedimentación. Las estrellas rojas por su parte, como tienen menos masa no se ven afectadas por los procesos de sedimentación. En tanto las estrellas de neutrones tienen unas masas similares a las de las azules rezagadas, y se ven afectadas por el proceso de sedimentación, pero son muy difíciles de observar por lo que el estudio se concentró en las azules.

"Las elevadas masas de las estrellas azules rezagadas dan a entender que se ven fuertemente afectadas por estos procesos, mientras que su brillo las hace relativamente fáciles de observar", destacaron los astrónomos.

El equipo desarrolló un estudio con los telescopios de ESO desde la Tierra, los cuales observaron a las estrellas más externas de los cúmulos, y con el telescopio Hubble de la Estación Espacial Europea y la NASA para ver las más internas.

Los astrónomos descubrieron que algunos de los cúmulos que parecen más jóvenes presentan las estrellas azules rezagadas distribuidas en toda su extensión.

Otros cúmulos parecían más viejos, tenían a las estrellas azules rezagadas agrupadas en su interior. Un tercer grupo de cúmulos parecía estar en pleno proceso de envejecimiento. Aquí las estrellas más cercanas al centro estaban migrando al interior en primer lugar que las restantes de la lista, más alejadas, pero que se iban acercando progresivamente.

"Dado que estos cúmulos se formaron todos aproximadamente al mismo tiempo, esto revela grandes diferencias en la velocidad de evolución de cúmulo a cúmulo", afirma Barbara Lanzoni, de la Universidad de Bolonia, Italia, coautora del estudio.

"En el caso de los cúmulos que envejecen rápido, creemos que el proceso de sedimentación puede completarse en el plazo de unos cuantos cientos de millones de años, mientras que para los más lentos llevaría varias veces la edad actual del universo", agrega Lanzoni, sin embargo el enigma de las diferencias en la evolución de las estrellas sigue siendo un enigma.