© Cortesía ESO
Si se comporta como hasta hoy, que se halla muy lejos, el cometa ISON sería la gran atracción astronómica de la segunda mitad de 2013. En la foto, el cometa C-West (1976).
Este año habrá que mirar al cielo, porque en materia astronómica promete estar bien interesante.

Asteroides y cometas serán las estrellas y, como en toda temporada, los eclipses de Sol y de Luna, algo de lo cual se verá en Colombia.

El primer gran suceso astronómico del año correrá por cuenta de un asteroide que rozará el planeta a mediados de febrero.

El asteroide 2012 DA14, de 45 metros de diámetro, se acercará a solo 20 mil kilómetros de la Tierra, una distancia a la que poco se aproximan estos cuerpos.

La Nasa y los astrónomos dicen que no hay peligro alguno para el planeta y será un buen objetivo para los telescopios de los aficionados.

Pero los astrónomos dicen que el cometa Ison C/2012 S1 será de esos cuerpos celestes que solo se aprecia una vez en la vida. Si se comporta como se ve hoy, que anda bien lejano, al acercarse al Sol y la Tierra será el objeto más brillante en el firmamento nocturno.

Se podrá ver a simple vista a finales de octubre y durante noviembre. Se acercará a 1,8 millones de kilómetros del Sol, por lo que no se sabe si sobrevivirá al encuentro, y pasará a 63 millones de kilómetros de la Tierra. Asimismo, antes, en marzo, el cometa C/2011 L4 Panstarrs podría verse a simple vista hacia la galaxia Andrómeda.

Eclipses
A diferencia de la mayoría de años, en 2013 habrá cinco eclipses, tres de ellos de Luna: parcial, el 25 de abril, y de penumbra, el 25 de mayo y 18 de octubre. Los eclipses de Sol serán anular, el 10 de mayo, e híbrido, el 3 de noviembre. En Colombia se apreciarán en distinto grado los de Luna de mayo y octubre, y el solar del 3 de noviembre.

Y si de lluvias de estrellas se trata, los próximos 3 y 4 de enero se vivirá el pico máximo de la primera de 2013, las Cuadrántidas, con hasta 40 meteoros por hora.

Las fechas de los picos de las otras lluvias más copiosas son: agosto 12 y 13, las Perseidas; noviembre 17 y 18, las Leónidas; y diciembre 13 y 14, las esperadas Gemínidas.

El 18 de marzo, como sucedió el 25 de diciembre pasado, la Luna y Júpiter parecerán encontrarse en el cielo al anochecer. Un año que será especial en temas astronómicos.