© Desconocido

A medida que avanzan los meses, vemos cómo la indignación de la masa social va in crescendo. Manifestaciones, grupos de encuentro antisistema, sitios web dedicados a la contrainformación y un sinnúmero de movimientos activistas abogan por un cambio de sistema, por el fin del capitalismo, una democracia real, etc.

La pregunta que probablemente mucha gente se hace es: ¿Funcionan las manifestaciones, la creación de grupos activistas y demás movimientos? ¿Producen cambios profundos en el sistema de algún tipo?

Vemos cada día como el sistema patócrata se muestra de forma más transparente. Las atrocidades que cometen las potencias imperialistas son justificadas de manera absurda - véase la guerra de Irak-, se galardona a asesinos como Barak Obama o a la UE con el Nobel de la Paz, se destruyen los derechos de los ciudadanos con medidas represivas sin contar con su padecimiento y problemas, se miente a los mismos haciéndoles amar su esclavitud en forma de distracciones deportivas, musicales, cinematográficas, informativas y demás parafernalias circenses, y cada vez de manera más pronunciada. Una vez dicho esto, lanzo otra vez la pregunta:

¿Producen cambios profundos las manifestaciones y las actividades de los grupos que abogan por la transformación del sistema?


No, al menos no demasiado. Las actividades de la Patocracia siguen su curso.

La siguiente cuestión es: ¿Por qué no producen los efectos deseados entonces?

Para responder a esta cuestión, es necesario primero que nos pongamos en situación. Debemos comprender primeramente algunos aspectos concernientes al funcionamiento de la psique humana, conocer ciertos mecanismos que articulan el brazo del Sistema de Control y analizar hechos históricos que nos hagan ver un cuadro más completo, en lugar de centrarnos únicamente en el momento presente y en la indignación de la población.

El estudio de la Humanidad, de su Historia y devenir, es un complejo rompecabezas que ha sido manipulado, sus piezas partidas en pedazos y ocultadas en lugares inverosímiles; es labor de cualquier buscador de la Verdad reconstruir el puzzle y relacionar unas piezas con otras para obtener el mapa de la Realidad. Si no es así, no encontraremos respuestas a las grandes preguntas.

Naturaleza de las revoluciones

Mencionemos algunos hechos históricos relacionados con las Revoluciones y de cómo realmente sólo han supuesto una continuidad en el reinado patocrático. Douglas Reed, autor de "La Controversia de Sión" - un libro imprescindible para comprender mucho de lo que ocurre en el mundo y de por qué (censurado en su época)-, narra ciertos aspectos sobre el asunto de las revoluciones que marcaron un antes y un después en la Historia. Estos fragmentos del capítulo 19 nos ayudarán a comprender mejor a qué me refiero.
"La revolución francesa era la revolución-mundial en acción, no una revolución en Francia. Desde el momento del evento en Francia no queda ninguna duda sobre ese asunto. Antes las personas podían complacerse con nociones sobre los sufrientes campesinos, incentivados al súbito levantamiento por aristócratas arrogantes y similares, pero el estudio diligente del trasfondo de la revolución francesa dispersa tales ilusiones. Fue el resultado de un plan y el trabajo de una organización secreta revelado antes de que ocurriera; no fue meramente una explosión francesa provocada por causas francesas.

[...]

La revolución francesa de 1789 es una de las que entrega la clave del misterio. Es el eslabón entre la Revolución Inglesa de 1640 y la Rusa de 1917 y revela todo el proceso como uno planificado y continuado, que, habiendo pasado por las tres fases, claramente alcanzará su orgasmo final en algún momento distante, probablemente durante este siglo. Ese clímax, previsiblemente, tomará la forma de un intento por consumar y completar la revolución-mundial, preparando un gobierno-mundial bajo el control de la organización que ha guiado el proceso revolucionario desde sus inicios. Esto establecería la oscilación de una nueva clase gobernante sobre las naciones hundidas. (Tal como el Dr. Kastein diría, "determinaría el destino del mundo entero")."
El clímax llegó el 11 de Septiembre de 2001. Ése día cambió el mundo para siempre. No hay intención de crear un Nuevo Orden Mundial; éste ya fue creado hace mucho tiempo y consumado durante la última década, solo que la mayoría de la población apenas se ha percatado de ello. Prosigamos con el asunto de la revolución mundial por boca de Reed:
"[La Revolución Francesa] No fue, e incluso en su momento no parecía ser, un episodio francés nativo causado meramente por condiciones francesas. Al contrario, seguía un plan para la revolución universal revelada y hecha pública algunos años antes; y la organización secreta que entonces quedó expuesta, tenía miembros en muchos países y en todas las clases. Por consiguiente, su acto más característico (regicidio y sacrilegio), aunque repitieron aquellos de la revolución en Inglaterra, fue visto que no fue espontáneos hechos vengativos cometidos al calor del momento, sino acciones deliberadamente simbólicas de un plan continuado y de un propósito: la destrucción de toda religión y todo gobierno legítimo, por todas partes.

Inevitablemente, esta revelación lleva a la conjetura que la revolución inglesa también puede haber sido preparada por esta organización secreta con el objetivo de destruir todo nacionalismo. [...]

Así la revolución francesa, a diferencia de la inglesa, demostrablemente fue el producto de una conspiración mayor, con objetivos mundiales y profundas raíces. Desde este momento, la naturaleza del plan estaba clara, pero los conspiradores, dondequiera que ellos fueron desenmascarados, parecían ser una horda de individuos sin ligazones de unión entre ellos salvo aquel de la lujuria del incendiario por la destrucción. El propósito estaba más allá de toda duda, pero la identidad de los organizadores todavía era misteriosa. Esta escena semi clara fue descrita en las famosas palabras de una autoridad clásica en el asunto, Lord Acton:
"La cosa espantosa en la revolución no es el tumulto sino el plan. A través de todo el fuego y el humo percibimos la evidencia de una organización interesada. Los que dirigen permanecen estudiadamente ocultos y enmascarados, pero no hay ninguna duda sobre su presencia desde el inicio."
La revolución francesa, entonces, reveló un plan detrás de la revolución, y era el plan de un propósito fijo en un campo mundial. Lo que había parecido no tener plan en el momento de la revolución inglesa, había llegado a ser el resultado de un plan y un modelo, y la conspiración era claramente de tal fuerza y edad, que su complicidad en la revolución anterior tuvo que ser aceptada. Sin embargo, esta segunda revolución dejaba aún a los "dirigentes" enmascarados, de tal manera que solamente la mitad del misterio había sido resuelto (Lord Acton murió en 1902 y así no vio la tercera revolución).

La revolución en Rusia, nuevamente, abrió espacio para nuevas teorías sobre las revoluciones francesas e inglesas. Sus actos de regicidio y sacrilegio eran inequívocamente una tarjeta de identidad como el saludo musulmán es un símbolo de su fe; mediante él, ellos informan a todos quienes desean oír que todavía estaba en funcionamiento "el diseño" de la destrucción mundial revelado por la revolución francesa. Es más, el secreto, por más de cien años llamado "una mentira", ya no se negó más; de 1917 la revolución mundial fue confesadamente permanente, confesadamente mundial en su propósito, y la antigua conspiración secreta se transformó en un partido político, operando en todos los países bajo las órdenes de una oficina principal central en Moscú.

Así se contestaron preguntas vitales y lo que fue un gran misterio en 1789, quedó claro en 1917. El gran beneficio que el estudioso de hoy deriva de la revolución francesa es la prueba, proporcionada por ella, de la existencia de un plan para la revolución-mundial, y de una organización que perseguía esa ambición destructiva. Su existencia y actividad hicieron del siglo 19, el siglo de la gran conspiración. Un sentimiento de cosas malignas revolviéndose en oscuros lugares, tal como los sonidos que un prisionero espera por la noche en un calabozo, inquietando a hombres y naciones. Éste era el sentimiento impartido por la conspiración al turbulento aire alrededor. Desde el momento de la revolución francesa, los hombres intuitivamente supieron que vivían con la conspiración en su medio; en nuestro días, los cuales han sufrido sus efectos, podemos ver por lo menos con lo que nosotros tenemos que tratar, si buscamos y podemos decir que es el diablo que conocemos."
El capítulo siguiente de la obra de Reed narra de cómo la orden Illuminati estuvo detrás de mucho de lo que aconteció en las Revoluciones Francesa y Bolchevique - aunque en el segundo caso bajo el nombre de "Comunismo"-. Hay un par de comentarios de Reed respecto a esto que me gustaría reseñar para conectar el siguiente punto de nuestra narración. Reed escribe:
"Los papeles de Weishaupt [supuestamente el fundador de la orden Illuminati, aunque es probable de que hubieran otros superiores en rango que él] incluían un diagrama que ilustra la manera en que él ejerció el control sobre su organización.Muestra lo que podría ser una sección de cadena-de-correos, o de panal de abejas, y es idéntico al famoso sistema de "célula" en que se construye el Comunismo de hoy. Es el producto de una inteligencia del nivel más alto (y, obviamente, con siglos de experiencia; no pueden inventarse métodos de esta clase sin un proceso largo de ensayo y error). El secreto es que el daño a tal estructura no puede ser más que local, el tejido principal siempre permanece intacto y es capaz de repararse. Si unos eslabones, o células, se destruyen, éstas pueden reponerse a su debido tiempo, y entretanto la organización continúa, substancialmente ilesa."
Tengamos en cuenta que ése sistema de "panal de abejas" sigue funcionando de igual manera en la actualidad. El Sistema de Control opera por todo el globo, formado por un sólido conglomerado de organizaciones - dentro de ellas están las grandes corporaciones, los organismos internacionales como la OTAN o el FMI, la banca, los gobiernos, los servicios secretos como la CIA y el Mossad, etc.-, los cuales constituyen un Consorcio que ha apresado con sus tentáculos al mundo entero.

Otro detalle respecto a esta cita de Reed es que el sistema de Weishaupt "Es el producto de una inteligencia del nivel más alto (y, obviamente, con siglos de experiencia; no pueden inventarse métodos de esta clase sin un proceso largo de ensayo y error)."Desde hace miles de años, al igual que hay una Tradición Ancestral que nos guía y provee en la búsqueda de la Verdad y el Conocimiento, existen una serie de Protocolos que fueron creados y utilizados por psicópatas e individuos patológicos a lo largo de la Historia con el fin que hemos comentado más arriba: el control absoluto de la población.

Los Protocolos de los Patócratas

© Sott.net

En este punto vamos a entrar en un asunto polémico. Polémico por dos razones; porque es considerado una falsedad, y peor aún, también es considerado como antisemita - cosa cierta-. Bien: por lo que a mí respecta, mi intención es solamente ofrecer la Verdad tanto como pueda acercarme a ella, y en ningún caso estoy en contra de ninguna raza o religión. Quisiera comentar además que aunque el siguiente asunto que trataremos tiene una fuerte connotación antisemita, diré que la etiqueta "antisemita" ha sido una exitosa creación del sionismo usada para presionar y eliminar a cualquiera que ose hablar negativamente del él. Ser judío no implica ser sionista. No son sinónimos, pero el Sionismo utiliza dicha etiqueta para defenderse de los ataques que recibe, cuando no guarda relación real con la raza semita original - de hecho, los palestinos sí que son descendientes de los semitas originales-. El Sionismo utiliza a la religión judía como herramienta para sus fines. Es un nombre más para designar a la Patocracia.

Este asunto polémico que estoy mencionando es el de los famosos Protocolos de los Sabios de Sión. Mucho se ha hablado sobre este tema.

Fueron publicados por primera vez a principios del siglo XX por Sergey Nilus, escritor y al parecer agente de la policía secreta rusa, la Ojrana. Según se dice - consulten Wikipedia-, este documento fue una creación de la misma Ojrana con la finalidad de poner en el punto de mira al sionismo y a los judíos. Hay fragmentos que son copias de otros autores, y por eso se lo cataloga de fraude. No es mi intención debatir el origen de los Protocolos ni elucubrar sobre las motivaciones de su publicación por parte de los rusos. Mi postura respecto a esta cuestión tan sólo es una conjetura, pero probablemente, no es que se escribieran plagiando a otros autores, sino que sus creadores se sirvieron de ellos para formar el texto dando a entender sus ideas. De hecho, es una excusa absurda catalogar a los Protocolos de judaístas, e igualmente es absurdo considerarlos falsos respecto a su contenido referente al sistema de control que estipulan, por el simple hecho de que haya fragmentos de otros autores. Laura Knight escribió hace unos años:
"Mientras investigábamos el tema de los medios de comunicación, nos encontramos con los "Protocolos de los Sabios de Sión". Como todos saben, esto es una malintencionada broma pesada anti-semítica. Y estamos de acuerdo. Ni por un minuto pensamos que esto representa el judaísmo o cualquier persona judía común. Lo que ha sido un choque para nosotros es darnos cuenta que los Protocolos están siendo implementados casi línea a línea por los miembros de la administración de Bush y por los varios gobiernos que formulan su política exterior. En otras palabras, los Protocolos no son una broma pesada porque sea algo sin sentido, pero más bien son una broma pesada porque fue atribuido a los judíos."
Podemos ver también en el vilipendio de este y otros textos la acción de control de daños. El hecho de que el documento per se sea de naturaleza malintencionada en cuanto al ataque sobre el judaísmo, no quita que los Protocolos sean reales. Más adelante veremos otros ejemplos de estas operaciones de control de daños, como el de las memorias de Josef Landowski, autor de "Sinfonía en Rojo Mayor",catalogado también de fraude. Lo "curioso" de todo es que si juntamos las diferentes piezas del puzzle, nos percatamos de que cada porción complementa a las demás, y obtenemos un dibujo más claro de lo que sucede y ha sucedido en la Historia. Y precisamente no es, aunque haya ciertas relaciones, una historia de conspiraciones judías que quieren dominar el mundo. Ahí mucho más detrás de todo eso.

El asunto central respecto a los Protocolos es su naturaleza. Si lo analizamos desde la perspectiva de la ciencia ponerológica, vemos claramente que los protocolos son patocráticos, aún más que sionistas. Se puede considerar un manual de los psicópatas para afianzar la continuidad de su reinado. Por ése motivo, Laura Knight los rebautizó como los Protocolos de los Patócratas. He aquí algunos fragmentos de esta visión, que abarca de manera más global dicha naturaleza del documento. Ya no es centrarse únicamente en el contexto de un momento histórico concreto, sino de darnos cuenta de la continuidad de la metodología patocrática. Permítame el lector exponer una larga cita del artículo de Laura Knight para comprender el asunto:
"Los problemas son las mentiras de los medios de comunicación (o individuos) y como éstas se reciben y asimilan por las masas de personas. Esperemos que con algunos extractos del libro de ponerología de Andrew Lobaczewski se transmita la información necesaria para entender estos problemas:
"Esquizoidia: La esquizoidia, o psicopatía esquizoide, fue aislada por los mismos famosos creadores de la psiquiatría moderna. Desde el comienzo fue creada como una forma más leve de la misma contaminación hereditaria que es la causa de la susceptibilidad a la esquizofrenia.
Sin embargo, esta última conexión nunca pudo confirmarse ni ser negada con la ayuda de análisis estadísticos, y en aquel entonces no se encontró ningún examen biológico que fuera capaz de resolver el dilema. Por razones prácticas, hablaremos de la esquizoidia sin hacer más referencia a esta relación tradicional.

Los textos nos proveen descripciones de distintas variedades de esta anomalía, cuya existencia puede ser atribuida a los cambios en el factor genético o a diferencias en otras características individuales de una naturaleza no patológica. Esquematicemos pues a las características comunes a las subespecies.

Los portadores de esta anomalía son hipersensibles y desconfiados, pero prestan poca atención a los sentimientos de los demás, tienden a asumir posiciones extremas, y están ansiosos por vengarse ante la menor ofensa.

A veces son excéntricos y extraños.

Su escaso sentido de la situación psicológica y de la realidad los conduce a sobreponer interpretaciones erróneas y peyorativas de las intenciones de los demás.

Se involucran fácilmente en actividades que son ostensiblemente morales, pero las cuales en verdad infligen daños sobre ellos mismos y otros.

Su visión psicológica del mundo, empobrecida, los vuelve típicamente pesimistas en cuanto a la naturaleza humana. Con frecuencia encontramos expresiones de las actitudes que les son características en sus afirmaciones y en lo que escriben: "La naturaleza humana es tan mala que el orden en la sociedad sólo se puede mantener a través de un poder fuerte creado por individuos altamente calificados en nombre de alguna idea más elevada." Llamemos a esta frase, la expresión típica de la "declaración esquizoide". [AG: Véase esta declaración en los escritos de Edward Bernays, por ejemplo].

La naturaleza humana tiende efectivamente a ser mala, sobre todo cuando los esquizoides le amargan la vida a la gente.

Cuando se ven enredados en situaciones de grave estrés, sus defectos hacen que colapsen fácilmente. Su capacidad de reflexión se ahoga inmediatamente, y a menudo los esquizoides caen en estados sicóticos reactivos tan similares en apariencia a la esquizofrenia que eso los conduce a ser mal diagnosticados.

El factor común de las variedades de esta anomalía es una palidez de emociones y una falta de sentimientos para las realidades psicológicas, un factor esencial en la inteligencia básica. Esto puede ser atribuido a alguna cualidad incompleta del sustrato instintivo, el cual funciona como si hubiese sido creado en arenas movedizas. La baja presión emocional les permite desarrollar un verdadero razonamiento especulativo, que es útil en actividades no humanísticas, pero a causa de su carácter parcial, tienden a considerarse intelectualmente superiores al "común" de la gente.

La frecuencia cuantitativa de esta anomalía varía entre las razas y naciones. Es baja entre los negros, y la más alta entre los judíos. Las estimaciones de esta frecuencia rondan entre una cantidad insignificante hasta el 3%... Mis observaciones sugieren que esta anomalía es autosómicamente hereditaria.

Una actividad ponerológica esquizoide debería ser evaluada de acuerdo con dos aspectos. A pequeña escala, tales personas ocasionan problemas a sus familias, se convierten en herramientas de intriga en manos de individuos listos e inescrupulosos, y por lo general realizan un mal trabajo al criar generaciones más jóvenes. [...] Esta tendencia a ver la realidad humana según el modo doctrinario y simplista que consideran "adecuado" - es decir, "negro o blanco" - transforma a sus intenciones, por lo general buenas, en malos resultados. Sin embargo, su rol ponerogénico puede adquirir proporciones macrosociales si su actitud hacia la realidad humana y su tendencia a inventar grandes doctrinas son volcadas en un papel y duplicadas en grandes ediciones.

A pesar de sus déficits típicos, y mismo hasta de una declaración esquizoide abierta, sus lectores no se dan cuenta de cómo son realmente las personalidades de los autores. Ignorantes acerca de la verdadera condición del autor, esos lectores desinformados son llevados a interpretar tales obras de una manera que corresponde a su propia naturaleza. Las mentes de la gente normal tienden hacia una interpretación correctiva gracias a la participación de su propia y más rica visión psicológica del mundo. Al mismo tiempo, muchos otros lectores rechazan en forma crítica tales obras con indignación moral pero sin ser conscientes de la causa específica. [...]

Los personajes esquizoides tienen como propósito imponer su propio mundo conceptual al resto de la gente o a grupos sociales, utilizando un egoísmo patológico relativamente controlado y la tenacidad excepcional derivada de su naturaleza persistente.

Por lo tanto son capaces eventualmente de dominar la personalidad de otro individuo, lo que hace que el comportamiento de este último se vuelva desesperadamente ilógico. Pueden también ejercer una influencia similar en el grupo de gente al que se han unido.

Son solitarios psicológicos que comienzan luego a sentirse mejor en alguna organización humana, en donde se vuelven fanáticos de alguna ideología, intolerantes religiosos, materialistas, o adherentes a una ideología con características satánicas. Si sus actividades consisten en el contacto directo a una escala social pequeña, por lo general sus conocidos los consideran como simplemente excéntricos, lo que limita su rol ponerogénico. Sin embargo, si logran esconder su propia personalidad detrás de las palabras que escriben, su influencia puede llegar a envenenar las mentes de una sociedad a gran escala y durante un largo período.

© Desconocido
Marx fue un psicópata esquizoide

La convicción de que Karl Marx es el mejor ejemplo de este fenómeno es correcta, dado que presenta la figura más conocida de este tipo. Frostig, un psiquiatra de la vieja escuela, incluyó a Engels y a otros dentro de una categoría llamada "los fanáticos esquizoides barbudos." Los escritos famosos atribuidos a los sionistas sabios al comienzo de siglo comienzan con una declaración típicamente esquizoide. El siglo diecinueve, y en especial la segunda mitad, parece haber sido una época de actividad excepcional por parte de individuos esquizoides, a menudo pero no siempre de descendencia judía. Después de todo, debemos recordar que el 97% de los judíos no manifiesta esta anomalía, y que ésta también está presente en todas las naciones europeas, si bien en un grado mucho menor. Lo que heredamos de este período incluye imágenes del mundo, tradiciones científicas, y conceptos legales condimentados con la aprensión esquizoide de la realidad, un ingrediente de muy mala calidad. [...] [AG: En la obra de Reed lo podemos comprobar claramente].

A pesar de que los escritos de autores esquizoides contengan la deficiencia ya descrita, o hasta una declaración esquizoide abierta que constituye una advertencia suficiente para los especialistas, el lector promedio los acepta, no como una visión de la realidad envuelta en esta anomalía, sino más bien como una idea que él debería considerar seriamente basándose en sus convicciones y razonamiento. Ese es el primer error.

El modelo de ideas por demás simplificado, desprovisto de color psicológico y basado en datos fácilmente disponibles, tiende a ejercer una influencia intensa que atrae a individuos que no son lo suficientemente críticos, y que a menudo se sienten frustrados como resultado de un ajuste social que empuja hacia abajo, descuidado culturalmente, o caracterizado por algunas deficiencias psicológicas propias. Tales escritos son particularmente atractivos para una sociedad histerizada. Otros que lean dichos escritos se sentirán inmediatamente impulsados a criticar basándose en su sentido común sano, aunque es posible que tampoco puedan distinguir la causa esencial del error: que estos escritos emergen de una mente biológicamente pervertida.

La interpretación social de tales escritos y declaraciones doctrinarias se abre en trifurcaciones principales, que engendran divisibilidad y conflicto. La primera rama es el camino hacia la aversión, que se basa en el rechazo de los contenidos de la obra a causa de motivaciones personales, convicciones que difieren o una repulsión moral. Estas reacciones contienen la interpretación moralista de los fenómenos patológicos.

La segunda y tercera ramificación están relacionadas con dos tipos de apercepción muy diferentes entre aquellas personas que aceptan los contenidos de tales obras: los críticamente correctivos y los patológicos.

La perspectiva críticamente correctiva es adoptada por gente cuyo sentir por la realidad psicológica es normal y quienes tienden a incorporar los elementos más valiosos de la obra. Luego trivializan los errores obvios y completan los elementos faltantes de las deficiencias esquizoides con su propia visión del mundo, más rica. Esto da lugar a una interpretación más razonable, medida, y por ende creativa, pero no puede estar completamente libre de la influencia del error, que con frecuencia viene aducido por encima.

La aceptación patológica, en cuanto a ella, es manifestada por individuos con deficiencias psicológicas propias: distintas formas de perversiones, ya sean heredadas o adquiridas, así como por mucha gente que carga con malformaciones de la personalidad o quien ha sido lastimada por la injusticia social. Eso explica por qué su alcance es mayor que el de la influencia de la acción directa de factores patológicos.

La aceptación patológica de escritos esquizoides o de declaraciones por otra gente pervertida, por lo general brutaliza los conceptos del autor y promueve ideas de medidas de fuerza y revolucionarias.

Desafortunadamente, el paso del tiempo y las experiencias amargas no han podido prevenir estos malentendidos característicos que nacen de la creatividad esquizoide del siglo diecinueve, con la obra de Marx en primera plana, por haber afectado a gente y por haberla privado de su sentido común.

Aunque más no sea por los propósitos del experimento psicológico ya mencionado, buscar obras de K. Marx y diferentes afirmaciones con estos déficits característicos, es una buena práctica para desarrollar la consciencia en cuanto a este factor psicológico. Si mucha gente con distintas visiones del mundo conduce tal estudio, el experimento podrá mostrar cómo una visión clara de la realidad puede ser restaurada, y luego se torna más fácil encontrar un lenguaje común.

La esquizoidia ha ocupado pues un lugar esencial siendo uno de los factores en la génesis del mal que amenazan al mundo contemporáneo. Practicar la psicoterapia en el mundo exigirá por lo tanto que los resultados de ese mal sean eliminados lo más hábilmente posible."
Lobaczewski nos dice que las personas fácilmente tomadas por la propaganda esquizoide son o personas normales que son insuficientemente críticas o que proyectan en su contenido sus propias "interpretaciones", o que padecen ellos mismos de algún defecto psicológico o caracterológico. Prestemos particular atención a lo que se describe acerca del "mecanismo de conducción" del psicópata esquizoide:

"Los personajes esquizoides tienen como propósito imponer su propio mundo conceptual al resto de la gente o a grupos sociales."

En otras palabras, tienen la intención de "imponer interpretaciones erróneas y peyorativas en las intenciones y las acciones de otras personas" que los conlleva a su "Declaración Esquizoide" de que los "otros" (un individuo o sociedad) es "tan malo" que ellos (el psicópata esquizoide) y solo ellos tienen el deber de arreglar este error y traer justicia a ese individuo o sociedad [AG: vemos aquí la proclama de EEUU como policía del mundo]. Y esto es, por supuesto, estructurado en el contexto de algún "poder superior". Y el método que utilizan es increíble de observar. Como Lobaczewski lo describe:"utilizando un egoísmo patológico relativamente controlado y la tenacidad excepcional derivada de su naturaleza persistente. Por lo tanto son capaces eventualmente de dominar la personalidad de otro individuo, lo que hace que el comportamiento de este último se vuelva desesperadamente ilógico. Pueden también ejercer una influencia similar en el grupo de gente al que se han unido."

Una lectura cuidadosa de ciertos boletines en internet podría dar al estudiante de psicología una rica y amplia gama de ejemplos de esta actividad.

En otras palabras, el Psicópata Esquizoide es un tipo de "intimidador".

Las intimidaciones de un tipo esquizoide son casi enteramente psicológicas, tomando la forma de triviales criticismos puntillosos y detallistas, constantes hallazgos de faltas, citando su versión de la realidad como "hecho", mientras omiten cualquier dato real, y logrando persuadir a los oyentes o lectores que solo ellos HAN producido datos cuando, de hecho, no lo han hecho; esto, combinado con un rechazo simultáneo de reconocer, valorar o admitir nada de lo que los demás hacen como ni siquiera remotamente positivo, (ellos son los "expertos"), todo sirve para dominar la personalidad del oyente. Las alegaciones de estar en lo correcto son repetidas, persistentes y tenaces, y solo después de la "justicia", eventualmente cansan al oyente o lector, especialmente si esto se acompaña de colegas que saltan de tiempo en tiempo con aclamaciones violentas e ilógicas, que hacen al psicópata esquizoide verse mucho más sanos cuando ellos reprenden a sus colegas por tal mal comportamiento. Tal manipulación también incluye fingir el ser una víctima, especialmente cuando son llamados para dar cuentas de sus tonterías o cuando datos reales son demandados.

Los objetivos del esquizoide son el Poder, el Control, la Dominación y la Subyugación. Consiguen sus metas con varios métodos incluyendo la intimidación de otros, tratando de estimular miedo, vergüenza, culpa, humillación, mientras mantienen una constante negación de que esto es lo que están haciendo. Por lo general son asistidos por "aplaudidores" o "Coros Griegos".

Una táctica favorita del esquizoide es el de poner a las personas en contra de las otras. Los beneficios para el esquizoide son:

a) él o ella gana mucho en gratificación (una forma perversa de satisfacción) al promover y provocar argumentos, hostilidad o disputas, y después ver otros involucrarse en una interacción adversaria y en conflictos destructivos, y

b) el conflicto generado les asegura que la atención de la gente sea distraída y alejada de la causa del conflicto. Después ellos pueden venir y ser "la voz calmada de la razón", y entonces subvertir la lógica y la razón y las emociones del objetivo.

Los esquizoides son adeptos en distorsionar las percepciones de las personas con el intento de engendrar una vista negativa del blanco en las mentes de otros; esto es logrado a través de minimizaciones, creaciones de dudas y sospechas con distorsiones astutas de hechos menores, y compartiendo preocupaciones falsas, etc. Este envenenamiento de la mente de las personas es difícil de mostrar porque es casi siempre muy sutil. Casi siempre a aquellos que se creyeron lo del esquizoide les lleva tiempo y experiencia el ver sobre la máscara de engaño y entender cómo y porqué fueron utilizados como peones.

El esquizoide trata siempre de establecer una relación exclusiva con individuos específicos para que ellos (los esquizoides) sean vistos como fuentes de información confiables, esto puede ser logrado al pintar al blanco como irresponsable, inestable, no amoroso, desconfiable, etc..., utilizando distorsión y fabricación de alegadas fallas, violaciones de confianza, etc.

El objetivo es manipular las percepciones de las personas y crear una dependencia para que las personas puedan confiar exclusivamente en el esquizoide y ver al esquizoide como única fuente de información. Cuando han sido expuestos, los esquizoides se aferran a ser víctimas y atraen el enfoque hacia ellos mismos, siendo ésta otra forma de manipular a la gente a través de sus emociones de culpabilidad, simpatía, diciendo lo siento, etc., mientras pintan a su blanco como el villano. Cuando el blanco trata de explicar el juego, son inmediatamente llamados "paranoicos".

Bueno, esta es la técnica "humana" del psicópata esquizoide. Pueden extrapolar un poco y ver que esto es exactamente como los medios de comunicación operan en grande escala. Es un probado y verdadero protocolo para direccionar a seres humanos a la dirección que quieran que vayan, para hacerles pensar lo que quieran que piensen y en fin, para que hagan lo que quieren que ellos hagan.

[...]

[Los Protocolos son una] "doctrina" atribuida a judíos cuando realmente es un documento de psicopatía y denota el pensamiento de tales caracterópatas de cada raza, creencia, color, nacionalidad o religión, en cualquier época o lugar. Y que el problema es que, ahora, hay tales individuos en posiciones de poder como en los EEUU."
Comparen los lectores las características y formas de percibir y actuar del psicópata esquizoide con los aspectos psicológicos reflejados en los Protocolos, y verán por ustedes mismos sus paralelismos. Después, analicen el panorama de la geopolítica mundial y obtendrán una visión más objetiva sobre el acontecer de la humanidad.

Sinfonía en Rojo Mayor

Otro texto que ha sido motivo de controversia desde el mismo momento de su publicación, es el libro "Sinfonía en Rojo Mayor". Esta obra son supuestamente las memorias del doctor Josef Landowski, quien trabajó para la NKVD bajo presión y amenaza durante algunos años. Explica sus aventuras y desventuras por Europa y de cómo operaba el gobierno comunista. Es un libro conocido sobre todo por la inclusión del supuesto interrogatorio de Christian Rakovski durante la Gran Purga de 1939, una de las figuras más destacadas en la revolución bolchevique y en la implantación del comunismo en Rusia. Dejemos que los editores nos expliquen el origen de este texto:
"Este es el resultado de una difícil traducción de varios cuadernos de escritura que un voluntario español se encontró en el cuerpo del Dr. Landowsky en una cabaña del frente de Petrogrado (Leningrado). Nos los trajo. A la vista de la condición de los manuscritos, su restauración fue una tarea larga y pesada, que duró varios años. Durante mucho tiempo no estuvimos seguros sobre si se podían publicar. Sus revelaciones finales eran tan extraordinarias e increíbles que nunca nos hubiéramos atrevido a publicar estas memorias si las personas y sucesos que se mencionan no hubieran estado en plena concordancia con los hechos. Antes de que estos recuerdos vieran la luz nos preparamos para la polémica y para presentar las pruebas. Respondemos personalmente por la veracidad de los hechos básicos. Veamos si alguien puede desacreditarlos..."
No podemos probar la autenticidad del texto. Algunos alegan que es un libro escrito por franquistas para calumniar al comunismo y a su vez a los judíos y a los masones, pero no pueden aportar pruebas sobre ello.

© Desconocido

Es mi opinión que el libro quizá sufrió modificaciones sobre todo en las memorias de Landowski propiamente dichas, pero el interrogatorio de Rakovski muestra de forma brillantemente explicada la realidad de la Revolución Mundial descrita por Reed y otros. El interrogatorio puede servirnos como una pieza más que unir al rompecabezas de la historia de dichos planes y protocolos de los patócratas. Además el libro fue prohibido en diferentes países durante largo tiempo, y esto nos puede dar señas para considerar que el contenido del texto tiene mucho de cierto. Recuerden el axioma: "No se crean nada hasta que no sea censurado o vilipendiado". Y esta obra ha sido tanto vilipendiada como censurada.

A continuación expondré algunos comentarios hechos por Rakovski en referencia a la naturaleza de las Revoluciones, el Marxismo, el Capitalismo y el Comunismo como entidades que se contrabalancean la una a la otra siendo sistemas que operan por una causa mayor - causa mayor que Rakovski nombra como "Ellos", es decir, el gobierno invisible y mundial- y algunos comentarios históricos que nos ayudarán a comprender a qué estamos expuestos.

Tengamos presente mientras leemos los siguientes extractos del interrogatorio a Rakovski las palabras de Lobaczewski en cuanto a la psicopatía esquizoide.
INFORME
INTERROGATORIO DEL ACUSADO CRISTIAN GUEORGUIEVICH
RAKOVSKI POR G. G. K. EN EL DÍA 26 DE ENERO DE 1938

Interrogador: Gabriel G. Kuzmin

Rakovski: - Con el Marxismo sucede igual que con las antiguas religiones esotéricas; sus fieles debían saber sólo lo elemental y hasta grosero si se quería suscitar la fe, algo absolutamente necesario, tanto en religión como en Revolución.

Gabriel. - No querrá usted revelarme ahora un Marxismo misterioso, algo así como una masonería más.

R. - No; nada de esoterismos. Al contrario, se lo presentaré con meridiana claridad. El Marxismo, antes que sistema filosófico, económico y político, es una conspiración para la Revolución. Al ser la Revolución para nosotros la única realidad absoluta, filosofía, economía y política son verdad en tanto y cuanto llevan a la Revolución. La verdad intrínseca, subjetiva llamémosla así, en la filosofía, economía y política y hasta en la moral no existe; será verdad o error en abstracción científica; pero al ser para nosotros subordinadas a la dialéctica de la Revolución - únicamente realidad y, por tanto, la única verdad - , para todo auténtico revolucionario, como lo fue para Marx, ha de ser así, debiendo obrar en consecuencia. Recuerde usted aquella frase de Lenin cuando alguien le dijo como argumento que su intento se oponía a la realidad: «Lo siento por la realidad», respondió. ¿Cree usted que Lenin dijo una sandez? No; para él, toda realidad, toda verdad, era relativa, frente a la única y absoluta: la Revolución. [AG: Una visión psicológica del mundo creada desde el marco esquizoide del Marxismo y la Revolución].

"Marx fue genial. Si su obra sólo fuera una crítica profunda del capital, ya sería una labor científica sin par; pero donde alcanza la categoría de obra maestra es como creación irónica. «El Comunismo - dice - ha de triunfar, porque le dará el triunfo su enemigo el Capital.» Tal es la tesis magistral de Marx... ¿Cabe más grande ironía? Para ser creído le bastó con despersonalizar a Capitalismo y Comunismo, trasmutando al ente humano en ente de razón, con un arte de prestidigitador maravilloso. Tal fue su ingenioso recurso para decirle a los capitalistas que son la realidad del Capital, que triunfaría el Comunismo por su congénita idiotez: porque sin idiotez perpetua en el homo económicus, no puede haber en él la contradicción permanente proclamada por Marx. Lograr que el homo sapiens se trasmute en homo stultun es poseer un poder mágico, capaz de hacerle descender al hombre en la escala zoológica a su primer peldaño; al de bestia. Sólo dada la existencia del homo stultun en esta época del apogeo del Capitalismo puede Marx formular su axiomática ecuación: Contradicción+Tiempo=Comunismo. Créame, cuando nosotros, los iniciados, contemplamos una efigie de Marx, aunque sea la que se ufana sobre la puerta principal de la Lubianka, no podemos reprimir una carcajada interior, y es que Marx nos contagia; le vemos a él reírse de toda la Humanidad tras sus barbazas.

G. - ¿Será usted capaz de burlarse del más prestigioso sabio de la época?

R- - ¿Burlarme yo?... ¡si es admiración! Para lograr Marx engañar a tantos hombres de ciencia era necesario que él fuera superior a todos. Ahora bien, para juzgar a Marx en toda su grandeza, debemos contemplar al Marx auténtico, al Marx revolucionario, al del Manifiesto. Es decir, al Marx conspirador, ya que durante su vida la Revolución vivía en estado de conspiración. No en vano, sus avances y victorias ulteriores los debe la Revolución a aquellos conspiradores.

G. - ¿Niega usted entonces el proceso dialéctico de las contradicciones del Capitalismo en el triunfo final del Comunismo?

R. - Tenga usted la seguridad de que si Marx hubiera creído que la victoria del Comunismo sólo llegaría gracias a la contradicción capitalista, jamás hubiera nombrado la contradicción ni una sola vez en los miles de páginas de su obra científicorevolucionaria. Hubiera sido un imperativo categórico de la real naturaleza de Marx, no científica, sino revolucionaria. Un revolucionario, un conspirador, jamás revela él a su adversario el secreto de su triunfo. Jamás le da información; le da desinformación, como usted sabe hacer en la contraconspiración, ¿no es así?

G. - Pero, en fin, llegamos a la conclusión, según usted, de que no hay contradicciones en el Capitalismo, y que si Marx las señala, sólo es como recurso estratégico revolucionario... ¿No es esto?... Pero las contradicciones colosales, en ascenso constante, del Capitalismo ahí están... A que ahora resulta que Marx mintiendo dijo la verdad...

R. - Es usted peligroso como dialéctico cuando rompe usted el freno de la dogmática escolástica y da rienda suelta a su propio ingenio. En efecto, Marx dijo la verdad mintiendo. Mintió al proclamar el error, la contradicción, como «constante» de la Historia económica del Capital y al declararla «natural y fatal»; ahora bien: a la vez dijo la verdad, ya que sabía que las contradicciones se producían y aumentarían en progresión creciente hasta llegar a su apogeo...

G. - Entonces..., resulta usted antitético.

R. - No hay antítesis. Marx engaña, por razón táctica, sobre el origen de las contradicciones del Capitalismo, no sobre su evidente realidad. Marx sabía cómo se producían, como se agudizarían y cómo llegarían a crear la anarquía total de la producción capitalista, como prólogo del triunfo de la Revolución comunista... Sabía que ocurrirían porque conocía él a los que las producían.

G. - Es una novedad extraña el venir ahora a descubrir que no es la esencia y ley innata del Capitalismo la que lo lleva a «matarse a sí mismo», como dijo en frase feliz, ratificando a Marx, un economista burgués, Schmalenbach. Pero me interesa, me interesa, si por ahí llegamos a lo personal.

R. - ¿No lo había usted intuido?... ¿No advirtió usted cómo en Marx se contradicen la palabra y la obra?... El proclama la necesidad, la fatalidad, de la contradicción capitalista, evidenciando la plusvalía y la acumulación. Evidenciando una realidad. A mayor concentración de los medios de producción - discurre con acierto - , corresponde mayor masa proletaria, mayor fuerza para instaurar el Comunismo, ¿no?... Pues bien: a la vez que así lo proclama, funda la Internacional. Y la Internacional en la lucha de clases diaria es «reformista»..., es decir, una organización destinada a limitar la plusvalía y, si puede, a suprimirla. Por tanto, la Internacional es objetivamente una organización contrarrevolucionaria, anticomunista, según la teoría marxista.

G. - Ahora resulta que Marx es un contrarrevolucionario, un anticomunista.

R. - Ya ve usted cómo se puede explotar una cultura marxista primaria. El poder calificar de contrarrevolucionaria y de anticomunista la Internacional con rigor lógico y doctrinal es no viendo en los hechos más que su efecto visible e inmediato, y en los textos, la letra. A tan absurdas conclusiones, bajo su aparente evidencia, se llega por olvidar que palabras y hechos están subordinados en el Marxismo a las reglas estrictas de la ciencia superior a la que sirven; a las reglas de la conspiración y la Revolución.

G. - ¿Llegaremos, al fin, a una conclusión definitiva?...

R. - Desde luego. Si la lucha de clases en el área económica es, en su primer efecto, reformista y contraria por ello a las premisas teóricas determinantes del advenimiento del Comunismo, en su auténtica y real trascendencia es puramente revolucionaria. Pero, vuelvo a repetir, subordinándose a las reglas de la conspiración; es decir, a la disimulación y ocultación de su verdadero fin... La limitación de la plusvalía y, por tanto, de la acumulación, en virtud de la lucha de clases, tan sólo es apariencia, un espejismo creado para provocar el movimiento revolucionario primario en las masas. La huelga es ya un ensayo de movilización revolucionaria. Independientemente de si triunfa o fracasa, su efecto económico es anárquico. Al fin, este medio para mejorar el estado económico de una clase es en sí un empobrecimiento de la economía general; sea cual sea el volumen y el resultado de una huelga, ésta es una merma en la producción. Efecto general: más miseria, de la cual no se libra la clase obrera. Ya es algo. Pero no es el único efecto, ni siquiera el principal. Como sabemos, fin único de toda la lucha de clases en el ámbito económico es ganar más y trabajar menos; traducido a efectos económicos, es consumir más produciendo menos. Tal absurdo económico - en nuestro léxico, tal contradicción - , inadvertido por las masas, cegadas de momento por un aumento de salario, es automáticamente anulado por un aumento en los precios, y si éstos se limitan por coacción estatal, ocurre igual, la contradicción de querer consumir más produciendo menos es remediada con otra: la inflación monetaria. Y así, se provoca ese círculo vicioso de huelga, hambre, inflación, hambre."
Aquí encontramos una declaración sorprendente: la huelga como una herramienta para después dejar paso a la Revolución. Actualmente millones de personas están manifestándose por todo el mundo en pos de un cambio de sistema. Cada individuo de la masa social tendrá sus razones personales para manifestarse o hacer huelga. Pero en su conjunto, ¿es posible que movimientos como el 15-M en España o el movimiento Occupy, obedezcan a propósitos "mayores" y de una naturaleza muy diferente a la que motivó su creación? ¿Que formen parte del engranaje de la Revolución Mundial? La Primavera Árabe es un ejemplo. Lo único que se está consiguiendo con las revoluciones en los países árabes es que el imperialismo conquiste a dichas naciones y que sirva a sus intereses. La conquista de la sociedad occidental se consigue a través de la Guerra de Cuarta Generación, como hemos comentado más arriba.

Estamos hablando de una crisis prefabricada. Vimos cómo se produjo una crisis crediticia e hipotecaria en EEUU y otros países. La inflación de los precios de materias primas. De la vivienda. De productos de primera necesidad. El desempleo comenzó a crecer en todo el mundo occidental, provocando huelgas, manifestaciones y caos social. Los gobiernos aumentan los impuestos debido a la deuda externa, lo que provoca que ya en una sociedad que consume cada vez menos debido al desempleo o al miedo por perder su trabajo pueda consumir aún menos. Merma en la producción, menor consumo, lo que genera más crisis económica y social. La gente no puede pagar sus hipotecas, hay desahucios y se genera necesidad. En algunos países como Grecia, Rumanía y parcialmente en España vemos hambre. Desempleo, no consumo, más desempleo, subida de impuestos, hambre. Revuelta social. Y estos procesos generan en muchas personas la Inhibición Transmarginal, convirtiendo a la población en dóciles sirvientes de la Patocracia Mundial. Por un lado estos actos ayudan a que la población tenga una esperanza - desgraciadamente falsa- de poder cambiar las cosas convirtiéndose en activistas, y por otro, ésa energía implementada por éstos es usada con una finalidad muy distinta, la Revolución Mundial o, si quieren, un Orden Mundial. Este orden ha sido consumado, pero aún no ha dado el paso definitivo, ya que está en proceso. Rakovski comenta:
[...] proclamar que la huelga es lucha por el bienestar inmediato del proletariado sólo es un pretexto; un pretexto necesario para lanzarlo al sabotaje de la producción Capitalista; sumando así a las contradicciones del sistema burgués la del proletariado; doble arma de la Revolución... que, como es evidente, no se producen por sí mismas, porque hay organización, hay jefes, hay disciplina y, sobre todo, ninguna estupidez... ¿No puede sospechar usted que las famosas contradicciones del Capitalismo, de la Finanza específicamente, sean también organizadas por alguien?
La Revolución Francesa de nuevo

Vemos a continuación la declaración de Rakovski sobre la Revolución francesa y qué conllevó, la cual se complementa con las explicaciones de Reed:
"R: Saber cómo llegó la Finanza Internacional a ser dueña del dinero, ese mágico talismán que ha venido a ser lo que Dios y nación fueron para las gentes, sucesivamente, hasta la época contemporánea, es algo que supera en interés científico al mismo arte de la estrategia revolucionaria; porque también es arte y también Revolución. Se lo expondré. Cegados los ojos del historiador y de la masa por el clamor y fausto de la Revolución francesa, embriagado el pueblo por haber logrado arrebatar al Rey, al privilegio, todo su poder, no advirtieron que un puñado de hombres, sigilosos, cautos, insignificantes, se habían adueñado del auténtico poder de la realeza, de un poder mágico, casi divino, que ella, sin saberlo, poseía. No advirtieron las masas que otros tomaron para sí ese poder que pronto las reduciría a una esclavitud más feroz que la del mismo Rey, porque él, por sus prejuicios religiosos y morales y su estupidez, fue incapaz de usar de tal Poder. Así resulta que se adueñaron del mayor Poder del Rey los hombres cuya calidad moral, intelectual y cosmopolita les permitía ejercerlo. Naturalmente, fueron aquellos que de nacimiento no eran cristianos y sí cosmopolitas.

G. - ¿Cuál pudo ser ese mítico poder de que se adueñaron?

R. - Ellos tomaron para sí el real privilegio de acuñar moneda...[...] La gran masa del dinero circulante, el de las grandes transacciones, la representación de toda la riqueza nacional, moneda, sí moneda, la empezaron a emitir aquellos pocos hombres a que aludí. Títulos, letras, cheques, pagarés, endosos, descuentos, cotizaciones cifras y más cifras, cual catarata desatada, invadió las naciones... ¿Qué fue a su lado ya la moneda metálica y el papel moneda?... Algo intrascendente, mínimo, frente a la creciente marea que todo lo inundaba de moneda financiera... Ellos, finísimos psicólogos, en la impunidad de la ignorancia general, llegaron a más. Sobre la inmensa serie abigarrada de moneda financiera, a fin de darle un volumen rayano en infinito y la velocidad del pensamiento, crearon la moneda crédito..., abstracción, ente de razón, cifra, guarismo; crédito, fe...

"¿Ya comprende usted?... Estafa; moneda falsa dotada de curso legal... En otros términos, para mejor hacerme comprender, Bancos y Bolsas y todo el sistema financiero universal es una máquina gigante para cometer la monstruosidad contra natura, como Aristóteles la calificó, de hacerle al dinero producir dinero, algo, que si ya es un delito de lesa economía, en el caso de los financieros es un delito de Código penal, por ser usura. Ya sé cuál es el argumento defensivo: que cobran ellos un interés legal... Aun concedido, que ya es mucho conceder, la usura existe igual, porque si el interés cobrado es el legal, ellos fingen, falsificándolo, un capital inexistente. Los Bancos tienen siempre, prestado o en movimiento productivo, una cantidad de moneda-crédito, moneda en números, cinco y hasta cien veces mayor que la cifra de moneda física emitida. No diré las veces que supera la moneda-crédito - la moneda falsa fabricada - a la moneda desembolsada como capital. Teniendo en cuenta que devenga interés legal, no el capital real, sino el capital inexistente, el interés ha de ser tantas veces ilegal como la falsificación veces multiplique al capital real... Y tenga en cuenta que el sistema que detallo es el más inocente de los usados para fabricar moneda falsa. Imagine, si puede, a unos pocos hombres con un poder infinito de posesión de bienes reales, y los verá dictadores absolutos del valor en cambio; por tanto, dictadores de la producción y la distribución, y, en consecuencia, del trabajo y del consumo. Si le alcanza su imaginación, eleve su acción a la escala mundial y ya verá su efecto anárquico, moral y social; es decir, revolucionario...

[...]

G. - Los financieros son revolucionarios inconscientes, porque lo son sólo objetivamente... por su incapacidad mental para ver los últimos efectos.

R. - ¿Lo cree usted sinceramente?... ¿Cree usted unos inconscientes a esos verdaderos genios?... ¿Cree usted unos idiotas a los hombres a quienes obedece hoy el mundo entero?... ¡Esta sí que sería una contradicción estupenda! ...

G. - ¿Qué pretende usted?...

R. - Sencillamente, afirmo que son revolucionarios, objetiva y subjetivamente; totalmente conscientes.

G. - ¡Los banqueros!... ¿Se ha vuelto usted loco?...

R. - Yo, no... ¿y usted?... Reflexione. Esos hombres son hombres como usted y yo. El poseer ellos el dinero, por ser sus creadores, sin conocido límite, no puede determinar el fin de todas sus ambiciones. Si crece algo en los hombres en razón directa a su satisfacción es la ambición. Y de todas, la qué más, la ambición del Poder... ¿Por qué no han de sentir el impulso al dominio, al dominio total, esos hombres banqueros?... Igual, exactamente igual que usted y yo.

G. - Mas si, según usted y creo yo, ya tienen el poder económico universal. ¿Qué otro pueden ellos desear?

R. - Ya lo he dicho: el poder total.[...] ¿Comprende usted que los que dominan ya relativamente sobre las naciones y los gobiernos de la tierra pretendan el dominio absoluto? [..] recuerde que siempre le he dicho la Finanza Internacional y que al personalizar he dicho siempre «Ellos» nada más. Si he de informarle con sinceridad, sólo le diré hechos, no nombres, porque no los sé. No creo equivocarle si le digo que «Ellos» no son ninguno de los hombres que aparecen ocupando cargos en la política o en la Banca mundial. Según tengo entendido, desde el asesinato de Rathenau, el de Rapallo, no emplean en la política y en la finanza más que hombres interpuestos. Naturalmente, hombres de toda su confianza, con una fidelidad garantizada por mil medios distintos; así que cabe asegurar que los banqueros y políticos, tan sólo son sus «hombres de paja»..., por grande que sea su rango, y aun cuando aparezcan personalmente como autores de los hechos.[...] He llegado a inducir que debe tratarse de un hombre u hombres con una personalidad..., ¿cómo le diría?... mística, un Gandhi o algo así, pero sin su espectacularidad. Místicos del Poder puro, despojado de sus groseros accidentes. No sé si me comprende usted. Ahora bien; saber yo su nombre y residencia, eso no...

Imagine usted hoy a Stalin dominando realmente en la U. R. S. S., pero sin estar rodeado de murallas ni de su guardia personal, sin más garantía legal para su vida que la de cualquier ciudadano. ¿Cuál sería su recurso para librarse de atentados?... El de todo conspirador, por grande que sea su fuerza: el anonimato. [...]Sepa usted que la historia no escrita, sólo conocida por nosotros, nos señala como fundador de la primera Internacional Comunista - naturalmente, secreta - a Weishaupt. ¿Ya recuerda su nombre?... Fue el jefe de aquella masonería conocida bajo el nombre de Iluminismo, cuyo nombre lo tomó de la segunda conspiración anticristiana y comunista de la Era, el Gnosticismo. Previsto por aquel gran revolucionario, semita y ex-jesuíta, el triunfo de la Revolución francesa, decidió él, o le fue ordenado - hay quien señala como jefe suyo al gran filósofo Mendelssohn - fundar una organización secreta que impulsase la Revolución francesa más allá de sus objetivos políticos, a fin de transformarla en Revolución social para instaurar el Comunismo.

"En aquellos tiempos heroicos, era un enorme peligro tan sólo mencionar el comunismo como meta; de ahí, todas las precauciones, pruebas y misterios de que debió rodear al Iluminismo. Aún faltaba un siglo para que, sin peligro de prisión o muerte, se pudiera declarar comunista un hombre públicamente. Esto es más o menos conocido. Lo que se ignora es la relación de Weishaupt y sus secuaces con el primero de los Rothschild. El misterio del origen de la fortuna de los más famosos banqueros pudiera explicarse siendo tesoreros de aquella primera Komintern. Indicios hay de que cuando los cinco hermanos se reparten en cinco provincias el Imperio financiero de Europa, algo también oculto les ayuda a formar aquella fortuna fabulosa; pueden ser, aquellos primeros comunistas de las catacumbas de Baviera, esparcidos ya por Europa entera. Pero dicen otros, creo que con mayor razón, que no fueron los Rothschild tesoreros, sino jefes de aquel oculto comunismo primero.

© Desconocido

"Se apoya esta opinión en el hecho cierto de que Marx y los más altos jefes de la I. Internacional, ya pública, entre ellos Herzen y Heine, obedecieron al Barón Lionel Rothschild [AG: De ser cierto que Marx era un secuaz más de "Ellos" que obedecía a propósitos "universales" más que a los de una ideología concreta, encajan aún más sus teorías respecto a la Revolución mundial que gesta continuamente la consecución del dominio absoluto de la humanidad], cuyo retrato revolucionario, hecho por Disraeli, premier inglés y también criatura suya, nos lo legó pintado en el personaje Sidonia, el hombre que, según el relato, conocía y mandaba, siendo un multimillonario, en más espías, carbonarios, masones, judíos secretos, gitanos, revolucionarios, etc., etc. Parece todo fantástico; pero está demostrado que Sidonia es el retrato idealizado del hijo de Nathan Rothschield, como también consta la batalla que libró contra el Zar Nicolás en favor de Herzen. Batalla que ganó. Si todo lo que se puede adivinar a la luz de estos hechos es realidad, como yo creo, ya podríamos hasta personalizar quién es el inventor de la formidable máquina de acumulación y de anarquía que es la Finanza Internacional, el cual sería, a la vez, el mismo que creó la Internacional Revolucionaria. Algo genial: crear con el Capitalismo la acumulación en el más alto grado, empujar al proletariado al paro y a la desesperación y, a la vez, crear la organización que debía unir a los proletarios para lanzarlos a la Revolución. Sería éste el capítulo más sublime de la Historia. Más aún: se recuerda una frase de la madre de los cinco hermanos Rothschild: «Si mis hijos quieren no habrá guerra». Es decir, que eran ellos árbitros, señores, de la paz y la guerra, y no los Emperadores. ¿Es usted capaz de imaginar un hecho de tan cósmica trascendencia?... ¿No se ve así ya la guerra en función revolucionaria?... Guerra-Commune.

[...]

Es por integración superadora de tesis y antítesis como la síntesis se hace una realidad, una verdad en un acorde final de lo subjetivo y objetivo. ¿No lo ve usted ya?... En Moscú, Comunismo; en Nueva York, Capitalismo. Igual a tesis y antítesis. Analice ambas. Moscú: Comunismo subjetivo y capitalismo objetivo, capitalismo de Estado. Nueva York: Capitalismo subjetivo y comunismo objetivo. Síntesis personal, real, verdad: Finanza Internacional, capitalismocomunista.

«Ellos».
Para contrastar la información dispuesta por Rakovski y dar más volumen y solidez a nuestra narración, les sugiero que vean los fragmentos de una entrevista hecha al economista e historiador Anthony Sutton - recomiendo ver el siguiente vídeo en su totalidad, ya que aporta varios datos objetivos sobre este asunto-. Cabe destacar que este autor fue censurado en su época por lo controvertido de los resultados de sus investigaciones. (¿Ven el patrón continuado de la censura y vilipendio cuando se habla de asuntos comprometidos?)


Resumamos el asunto que estamos tratando.

Desde hace siglos, seguramente milenios, una oscura tradición enfocada en el dominio absoluto del mundo y su población ha pasado de generación en generación llegando hasta nuestros días. A medida que avanzaba el tiempo, la metodología de esta Patocracia histórica y universal fue evolucionando y perfeccionando su técnica, creando las condiciones necesarias para abarcar de más en más sus objetivos globales.

La Revolución Francesa fue un punto importante en este proceso, en el que esta Patocracia histórica jugó el papel estrella, aunque en la sombra. Se gestó una revolución en la que el pueblo fue usado para culminar una parte de la Revolución Mundial, enfocada siempre en la destrucción, la guerra y el dominio.

La Revolución bolchevique, financiada en parte por Wall Street - ver entrevista de Sutton-, fue un paso de gigante en la Revolución, ahora llamada Comunismo, con la cual continuar con el plan. Trotsky, el personaje que en un principio debía haber sido el sucesor de Lenin y continuador de la Revolución Mundial, cayó enfermo y no pudo llegar al poder. Stalin tomó el relevo, y creó una especie de "comunismo fascista nacional", dejando de lado la Revolución Mundial original. "Ellos" necesitaban derrocarlo, y después de numerosos estudios, financiaron, una vez más desde Wall Street, al partido nazi. Se consideró que Alemania era el país adecuado para derrocar a Stalin. Los americanos contribuyeron a armar a Hitler, pero Hitler creó su propia economía y dejó de lado los objetivos de "Ellos", creando su propio imperio. El que debía ser el enemigo de Stalin se convirtió en otro líder que sólo se preocupaba de su propia grandeza.

Pasado el tiempo, EEUU se convirtió en la sede definitiva y mundial de la Patocracia, siendo junto a Israel y su lobby americano-internacional el foco de toda miseria humana, extendiéndose por todo el mundo. La UE es su vasallo, y tan sólo sigue las directrices impuestas por el Consorcio - recuerden, toda la amalgama de corporaciones, gobiernos y servicios secretos que dictaminan el futuro de la civilización-.

Las Revoluciones tan sólo son un instrumento de la Patocracia histórica para cambiar el sistema, siempre acorde a sus fines. Por tanto, la revolución social que se está gestando, y que probablemente será con el tiempo de forma más pronunciada a medida que aumente el hambre y la miseria, es una herramienta de los patócratas para imponer cambios en el sistema para que de una vez por todas consigan el poder mundial y absoluto.

Recuerden lo que escribí en un artículo anterior:
No importa capitalismo o socialismo, imperialismo o anti imperialismo. El asunto esencial de la civilización humana es la patocracia. Los patócratas proporcionan el pan y el circo necesarios para encubrir sus auténticos objetivos, escondiendo a la población la triste realidad de lo que ocurre en el mundo. Como dijo Gurdjieff, "la civilización moderna está basada en la violencia, la esclavitud y las frases bellas. Pero todas las frases bellas sobre la civilización y el progreso no son más que palabras."