© Desconocido
Una gran cantidad de incendios forestales originados por la fuerte ola de calor que azota el sur de Australia, ha obligado a centenares de personas a abandonar sus hogares este fin de semana.

Los incendios, que comenzaron el viernes, han afectado a la isla de Tasmania, donde se está registrando una temperatura que supera los 40 grados centígrados, además de destruir un 30 % de los edificios en la localidad de Dunalley, en el este de Hobart, en la costa sur de Tasmania.

Según las autoridades australianas, los fuegos han afectado la región localizada al sur de la ciudad de Adelaide, y se calcula que en Connelly's Marsh un 40 % de los edificios han quedado totalmente destruidos.

Mientras tanto, el agente de policía Scott Tilyard ha informado de la supuesta muerte de un hombre que quedó atrapado por el fuego y los bomberos no pudieron rescatarlo.

Las autoridades australianas han anunciado, en varias localidades, el estado de alerta por la actual ola de calor que se asemeja a la sufrida en 2009, cuando los fuegos desatados arruinaron más de cuatrocientas mil hectáreas, además de destruir miles de viviendas y dejar un gran número de muertos.