© EFE
La ola de frío que azotó a Rusia al iniciarse el invierno boreal ha dejado 170 muertos, según una fuente médica citada por la agencia Interfax.

"Desde que empezó el frío, murieron 170 personas, incluyendo a un niño, de hipotermia", indicó esta fuente.

Una anterior evaluación difundida a fines de diciembre indicaba que habían muerto 123 personas.

En total, se hospitalizó a 1.594 personas, incluyendo a 69 niños, afirmó la fuente médica este miércoles.

Una ola de frío azotó a Rusia en diciembre, con temperaturas que alcanzaron los -30° en la región de Moscú y rozaron los -60° en el este de Siberia.

Posteriormente, la temperatura subió y hasta llovió en Moscú a fines de diciembre. El miércoles, hacía -12° en la capital rusa, una temperatura normal para esta época, según el servicio meteorológico ruso.