templo faraónico en Luxor
© EFE
Fotografía facilitada por el Ministerio de Estado para las Antigüedades egipcias donde puede verse a un experto trabajando en el interior de una de las tumbas halladas en el templo del faraón Amenhotep II (1291-1550 a.C.) con un vaso canopo en sus manos. Un cementerio con tumbas excavadas en la roca, que datan de entre 664 y 1075 a. C., ha sido descubierto en ese templo en la ciudad monumental de Luxor
Un cementerio con tumbas excavadas en la roca, que datan de entre 664 y 1075 a. C., ha sido descubierto en el interior de un templo del faraón Amenhotep II (1291-1550 a.C.) en la ciudad monumental de Luxor, a unos 700 kilómetros al sur de El Cairo.

El Ministerio de Estado para las Antigüedades anunció en un comunicado que el descubrimiento se produjo durante los trabajos de limpieza y excavaciones llevados a cabo por arqueólogos italianos en el templo funerario de Amenhotep II, en la orilla occidental del Nilo.

Cada tumba contiene un pozo que conduce a una habitación, donde se enterraba el difunto y donde fueron encontrados restos de ataúdes de madera con inscripciones y dibujos en rojo y negro.

Además, los arqueólogos descubrieron en las tumbas varios esqueletos y unos doce vasos canopos, que los antiguos egipcios utilizaban para guardar las vísceras del fallecido embalsamadas.

Los vasos tienen tapas con la forma de cada uno de los cuatro hijos del dios Horus, responsables de proteger los órganos del muerto.
templo faraónico en Luxor1
© EFE
Fotografía facilitada por el Ministerio de Estado para las Antigüedades egipcias que muestra cuatro de los doce vasos canopos hallados en las tumbas descubiertas en el interior del templo de Amenhotep II (1291-1550 a.C.) en Luxor. Los antiguos egipcios utilizaban esos recipientes para guardar las vísceras embalsamadas del fallecido.