© AFP / Sabawoon Amarkhil
Este domingo, aviones de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF, por sus siglas en inglés) bombardearon una mezquita donde se realizaba un servicio religioso, informa la agencia de noticias afgana Pajhwok.

El bombardeo acabó con la vida de al menos 15 civiles. El incidente tuvo lugar en la provincia central de Wardak, el pueblo de Hasan Khel.

Cuando los sobrevivientes empezaron a sacar los cuerpos de muertos y heridos desde debajo de los escombros, los aviones de la misión liderada por la OTAN volvieron a atacar las ruinas del edificio. Shahidullah Shahid, el secretario de prensa del gobernador de aquella provincia, confirmó el hecho, pero declaró que la cantidad exacta de víctimas se conocerá solo después de la investigación del incidente. El ataque también fue confirmado por la ISAF.

La guerra en Afganistán, liderada por las tropas estadounidenses, se desarrolla desde el año 2001. Las muertes de afganos han sido la principal fuente de fricción entre Kabul y Washington en los últimos años.

A lo largo del año pasado, EE.UU. batió un 'récord' de ataques aéreos en Afganistán, realizando 447. El número de víctimas de estos ataques es desconocido incluso para la Casa Blanca, pero los activistas de derechos humanos recuerdan que a menudo esas víctimas mortales son niños.

Aunque Obama insiste en que la guerra de EE.UU. en Afganistán terminará en 2014 y en que todas las fuerzas combatientes serán retiradas, el Pentágono inicialmente planeaba mantener a varios miles de soldados allí con el objetivo de realizar operaciones de contraterrorismo con carácter preventivo. No obstante, ahora el mandatario está considerando la posibilidad de una retirada total de las tropas para recortar los gastos multimillonarios en defensa.