© Desconocido
Hace unos meses el telescopio XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA) pudo fotografiar los restos de una explosión producida a consecuencia de la muerte de una estrella masiva, lo que se conoce como explosión de supernova.

Este telescopio espacial de rayos X (cuyas siglas en inglés corresponden a X-Ray Multi-mirror Mission - Newton) es el mayor satélite científico construido en Europa hasta el momento, y desde que fue lanzado al espacio en diciembre de 1999, orbita alrededor de nuestro planeta con su mirada puesta hacia el espacio exterior.

¿Su especialidad? Captar, entre otras cosas, fenómenos cósmicos que conllevan procesos altamente energéticos. Como, por ejemplo, la muerte de esta estrella masiva conocida con un nombre más bien poco romántico, G272.2-03.2, cuya masa supera en más de ocho veces la del Sol.

Lo que le ha sucedido a la estrella es que, al agotar sus reservas de combustible, entró en fase de colapso y explotó, expulsando sus últimas capas de gas en forma de una cegadora onda de choque que tardará cientos de miles de años en detenerse. Un verdadero espectáculo non stop. - NGM-E