© WAYNE GRAMMES / KEYSNET.COM
Greg Caterino de Tavernier.

El mes pasado, al sur de Pacific Reef Light, cerca de Key Largo, varios pescadores submarinos regresaron a la superficie con un misterio.

"Me quedé pasmado cuando lo vi", dijo Wayne Grammes. "Era un pez muy feo con una cara parecida a la del trescolas y una cola bien larga".

El pez de 15 libras y 27 pulgadas que capturó Greg Caterino, residente de Tavernier, resultó ser un cherna jorobada, una especie que es nativa no del Arrecife del Pacífico, sino de las aguas tropicales del Océano Pacífico en Asia.

"Es como si un cazador de cualquier parte de América del Norte encontrara a una cebra", dijo said Grammes, que el día del hallazgo, el 23 de diciembre, estaba pescando con Caterino.

"Hemos visto la exitosa invasión marina del pez león", dijo la semana pasada Lad Akins, director del Proyecto de Fundación de Educación Ambiental (REEF). "Realmente no quisiéramos ver que esto suceda de nuevo con otra especie del Pacífico".

Akins, conocido experto en identificación de peces, confirmó que el pez capturado era un pargo jorobado. Lleno de lunares negros también se le conoce como cherna pantera.

"Esta no es la primera vez que este pez ha sido visto en la Florida", dijo Akins. "Se han reportado cinco o seis en fechas tan lejanas como los años 80, pero todos en partes diferentes del estado".

"Los jóvenes son realmente populares en el negocio de las peceras domesticas", comentó Akins. "Es posible que este sea un pez que alguien soltó al agua".

Las chernas jorobadas jóvenes tienen un brilliante color blanco con atractivas manchas negras. En su mayoría, crecen en peceras de agua salada de casas privadas y tienen un apetito voraz por otros peces. "Al igual que ocurre con el pez león, son carnívoros", dijo Akins.

Con sus 27 pulgadas, el cherna jorobada que fue capturado creció casi hasta el mayor tamaño que alcanza, agregó Akins.

Caterino y Grammes, vecino de Miami-Dade que pesca con frecuencia en los Cayos, buscaban en un acantilado a unos 95 pies de profundidad cuando vieron lo que les pareció una cherna negra. Después que lo pescaron fue que se percataron que no era un pez común de esas aguas, dijo Grammes.

"Esto puede ser sólo la punta del iceberg", dijo Grammes. "¿Quién sabe cuántos más pueden haber por ahí? Es una zona donde no pescan muchos".

El pez león ha proliferado en aguas de Estados Unidos y del Caribe debido principalmente a la prolífica forma en que se reproduce y a las venenosas espinas que tiene con las que aleja a los depredadores.

El pargo jorobado podría carecer de las defensas que necesita para establecerse en el área, dijo Akins, "pero eso es algo que en realidad no sabemos con certeza".

Debido a la posibilidad de confundir la cherna jorobada con una especie nativa protegida, dijo Akins, cualquier persona que detecte uno debe reportar dónde lo vio a REEF en vez de capturarlo. Para más información sobre este particular, el interesado puede visitar el portal www.reef.org.