© Desconocido
El sector educativo de México realizó el lunes masivas manifestaciones en diferentes partes del país para rechazar tanto la reforma laboral aprobada en los últimos días del mandato del expresidente Felipe Calderón, así como la reforma educativa impulsada por el actual mandatario Enrique Peña Nieto.

En la capital, Ciudad de México, unos dos mil maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) portaron pancartas contra la que tildaron de "nefasta reforma laboral" durante la marcha hacia el Palacio de Justicia y Poder Judicial Federal para presentar unos 140.000 recursos contra esta legislación.

La rechazada ley introduce nuevas modalidades de contratación como el pago por hora, trabajo por temporada y periodos de prueba, regula la subcontratación del empleo y endurece las multas a las empresas que incumplan sus obligaciones.

Entre tanto, los profesores en la protesta calificaron de totalmente falsa la reforma educativa, impulsada por la gestión de Peña Nieto y aprobada el pasado 21 de diciembre por el Congreso.

Esta reforma educativa, en el marco de una enmienda constitucional, debe ser aprobada por al menos 17 de los 32 congresos del país para entrar en vigor.

De momento, la ley cuenta con el apoyo de los estados de Nayarit, Colima, Querétaro, Guerrero, Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Chihuahua, Chiapas, Estado de México, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz.

Mientras tanto los docentes en los estados de Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Zacatecas, Chiapas y Nayarit se movilizan para manifestar su oposición a estas dos reformas.