© NASA/Terra - MODIS
Residentes de Beijing y de varias otras ciudades de China han tenido que permanecer dentro de sus casas producto de uno de los peores períodos de contaminación ambiental que ha tenido el país en los últimos años. El gobierno chino ha incluso ordenado que las fábricas detengan las emisiones de gases contaminantes, mientras que los hospitales vieron un alza de hasta un 30% de pacientes quejándose de problemas respiratorios.

Esta fotografía tomada por un satélite de la Nasa revela que incluso desde el espacio es posible divisar la nube gris de smog. Cuando se tomó la fotografía, la embajada de Beijing registraba un Índice de Calidad del Aire (AQI) de 341.

La Organización Mundial de la Salud por su parte considera que un AQI sobre los 300 es peligroso para la salud todas las personas, no sólo para aquellos que tengan problemas al corazón o a las vías respiratorias.