© Desconocido
Cientos de personas se congregaron en las cercanías de la sede del conservador Partido Popular (PP), del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para protestar contra los nuevos escándalos de corrupción que involucran a esa agrupación.

Convocados a través de las redes sociales, los manifestantes -unos mil según estimados- no pudieron acercarse a las oficinas del PP, protegidas por un fuerte dispositivo de seguridad en el que participan numerosos agentes antidisturbios y unos 35 furgones policiales.

Lo llaman democracia y no lo es, es una dictadura eso es, o Hay que ilegalizar al Partido Popular, son algunos de los lemas que gritan los concentrados esta noche en las inmediaciones de la madrileña calle Génova, donde se ubica la sede central de la organización gobernante.

El objetivo de la protesta es mostrar el malestar de los ciudadanos frente a los más recientes casos de corrupción que comprometen a la derecha española y exigir la renuncia de algunos de sus dirigentes, a quienes consideran responsables de llevar a cabo prácticas fraudulentas.

La espontánea movilización surgió a raíz de informaciones difundidas por algunos medios de comunicación sobre supuestos pagos no declarados a altos cargos del PP por parte de su extesorero, imputado en un sonado caso de corrupción.

La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, defendió este viernes la contabilidad de esa formación política, después de trascender que Luis Bárcenas, su antiguo tesorero, llegó a acumular hasta 22 millones de euros en cuentas bancarias en Suiza.

En declaraciones a dos radioemisoras capitalinas, Cospedal desmintió que durante su mandato, dirigentes de la organización cobraran sobresueldos en dinero negro procedentes de empresas constructoras.

Citando a "cinco fuentes solventes de las sucesivas direcciones del partido", el diario El Mundo afirmó que Bárcenas distribuyó durante 20 años sobres que contenían entre cinco mil y 15 mil euros a miembros del PP.

Responsable de las finanzas de los populares en las últimas tres décadas, el también exsenador dimitió en 2009, tras ser imputado por el Tribunal Supremo en la llamada red Gürtel, trama corrupta que ese mismo año salpicó a altos cargos de la ahora agrupación en el poder.

Dónde está el dinero, pregunta al tesorero, Dimisión, dimisión, Ahí está la cueva de Alí Babá o Dónde están los chorizos (ladrones) del PP son otras de las consignas coreadas por los concentrados en la céntrica calle Génova.

Muchos grupos relacionados con el Movimiento 15-M o de los indignados, como la Acampada Sol, la plataforma 25-S y Democracia Real Ya se sumaron a la iniciativa, difundida en las redes sociales con etiquetas como #CorruPPlandia, #CulPPables' y #CorruPPción.