© Hataway/NASA/MSFC
Predicción del ciclo solar 24 actualizada en enero 2013, indica un bajo número de máximo de manchas solares para el otoño de 2013.
Una de las últimas predicciones del actual ciclo solar indica que el número de manchas solares, que refleja de alguna manera el nivel de actividad del Sol, será bajo en el actual ciclo de 11 años que vive nuestra estrella, algo similar al ocurrido en 1906, informa un reporte del Centro Espacial Marshal de la NASA de enero.

Los científicos destacan que estudian esta actividad solar, ya que la planificación de las órbitas de los satélites y de las misiones espaciales a menudo requieren el conocimiento de los niveles de actividad solar con varios años de antelación.

"A pesar de que las manchas solares propiamente como tal, solo producen efectos menores en las emisiones solares, la actividad magnética que las acompañan "pueden producir cambios dramáticos en los niveles de emisiones de rayos ultravioleta y rayos X", destaca en Centro espacial.

© NASA-Zurich
El número de manchas solares visibles en las ceras de sol y disminuye con un aproximado de 11 años ciclo
"Estos cambios a lo largo del ciclo solar tienen importantes consecuencias para la atmósfera superior de la Tierra", agrega,

El ciclo solar dura aproximadamente 11 años e incluye un período de mínima actividad, llamado "mínimo solar" y uno de máxima actividad, llamado "máximo solar", que se anunció para 2013 y que corresponde al período de mayor número de manchas solares promedio.

Las manchas solares se calculan primero contando los grupos de manchas oscuras en la cara del Sol, y luego el número individual en ellas. La mayoría de los grupos tiene unas diez.

Desde que los científicos estudian estos ciclos del Sol ya pasaron 23 de ellos y ahora estamos en el ciclo solar 24 que se predice con "alrededor de 69 (manchas) para el otoño de 2013".

"Estamos actualmente a más de cuatro años en el ciclo 24. El tamaño actual predicho y observado hace de éste, el ciclo de más bajo número de manchas solares desde el ciclo 14, que tenía un máximo de 64,2 en febrero de 1906".

Uno de los métodos usados en la predicción del número de manchas solares es el Diagrama de mariposa. "Estos datos muestran que las manchas no aparecen al azar sobre la superficie del sol, pero se concentran en dos bandas de latitud a ambos lados del ecuador", señala el reporte.

Desde mayo de 1874 se registra la posición de estos grupos de manchas y al observar los diagramas resultantes se ve que se forman por primera vez en las latitudes medias, se amplían, y luego se mueven hacia el ecuador, a medida que cada ciclo avanza.

Se han descubierto también relaciones entre el tamaño del máximo solar del ciclo siguiente y la duración del ciclo anterior, el nivel de actividad en el mínimo de manchas, y el tamaño del ciclo anterior.

Entre otras de las técnicas fiables que menciona el Centro espacial, están las que utilizan las mediciones de los cambios producidos en el campo magnético en la Tierra. Según el análisis, se sabe que son causados por las tormentas solares, "pero las conexiones precisas entre ellos y los futuros niveles de actividad solar es todavía incierto".

Hasta la fecha se descubrió que la fase mínima del campo magnético puede dar indicios del número de manchas solares que habrá en el siguiente ciclo.

Un método detectado por Richard Thompson y publicado en el texto Solar Physics de 1993, citado en el reporte de la NASA, dice que se encontró una relación entre el número de días de un ciclo de manchas solares en el que el campo geomagnético está "alterado" y la amplitud de la siguiente etapa de máximo de manchas solares. Su método fue considerado ventajoso, sin embargo, ningún método pudo predecir el evento que ocurrió a finales de octubre y principios de noviembre de 2003.

Las predicciones entonces reveladas por los científicos en un archivo de datos, la imagen GIF, y el diagrama en archivo pdf muestran que en octubre se llegará a unas 69 manchas solares.

Otro período bajo de manchas solares se vio en 1906, sin embargo, la historia recuerda a un importante ciclo más bajo aún, en el cual por 70 años se observaron muy pocas. Esto correspondió a la inactividad solar del fin del siglo XVII e inicios del siglo XVII, entre 1645 y 1715. Período conocido como "Mínimo de Maunder".

"Este período de inactividad solar también corresponde a un período climático llamado la "Pequeña Edad de Hielo", cuando los ríos que normalmente corren libres de hielo se congelaron y los campos de nieve se mantuvieron durante todo el año en altitudes más bajas", dice la NASA.

Algunos científicos creen que la actividad solar podría estar en una antesala a un siguiente Mínimo de Maunder y el consiguiente período de la "Pequeña edad de hielo".

"Existe evidencia de que el Sol ha tenido períodos similares de inactividad en el pasado más lejano. La conexión entre la actividad solar y el clima terrestre es un área de investigación en curso", agrega el reporte.

Estudios sobre las manchas solares no solo se realizan en torno a sus efectos en la atmósfera. En un análizis de datos, médicos observaron que durante los períodos de mínimo solar los pacientes psiquiátricos históricamente se mostraron menos agitados y necesitaron menos medicinas.