© Desconocido
Un informe divulgado por la Defensoría del Pueblo peruano asegura que los conflictos sociales ocurridos durante el año 2012, se han cobrado la vida de 24 ciudadanos y han dejado al menos 649 heridos, la mayoría de los casos estuvieron vinculados a protestas causadas por problemas medioambientales.

Los civiles son las únicas víctimas mortales de las mencionadas movilizaciones protagonizadas por el pueblo peruano, sin embargo, entre los lesionados o heridos de estos acontecimientos existe una minoría abrumadora de no civiles, es decir, 289 agentes de la policía y cinco militares.

En el denominado informe de "Conflictos Sociales" se detalla que solo, en diciembre del año pasado, se registraron 227 conflictos populares, de los cuales unos 164 fueron relevantes y 63 ocultos; asimismo, los mismos datos informan del surgimiento de 84 nuevos conflictos a lo largo del año 2012.

Por quinto año consecutivo, los problemas socio-ambientales, que constituyen un 65,2 % de la problemática total, son los de mayor incidencia en el país; entre las regiones con mayor cantidad de este tipo de conflictos se puede nombrar a las andinas Áncash, Puno y Apurímac.

Según los datos divulgados por la Defensoría, el conflicto más grave son los enfrentamientos registrados como consecuencia del proyecto minero Conga, situado en una de las zonas más pobres del país, la región de Cajamarca, en los que al menos cinco personas perdieron la vida.

De acuerdo con Diego Reátegui, de la oficina de prevención de conflictos de la Defensoría, "en la base de los conflictos están los temores de las poblaciones a que la minería pueda afectar su salud, el medioambiente y sus territorios".

Los conflictos sociales peruanos han aumentado en los últimos años, de los cuales, los casos más notables, son los enfrentamientos protagonizados por las comunidades agrícolas con las compañías gigantes de minería y las petroleras que ingresan o proyectan hacerlo a sus territorios.