© Corbis / RT
Suiza tiene seis meses para arreglar sus regímenes fiscales y armonizarlos con las normas de la UE o países individuales pueden aplicar sanciones a Berna.

La declaración fue hecha por el comisario europeo de Fiscalidad Algirdas Semeta en una entrevista con el diario suizo 'Le Temps'.

El comisario europeo dijo que las negociaciones con Suiza continúan. Los gobiernos europeos quieren lograr un cambio de siete regímenes fiscales de Berna que están relacionados con la fiscalidad de las empresas.

Semeta también aclaró la postura de las autoridades sobre las intenciones de Berna de sustituir el intercambio automático de datos sobre clientes de los bancos por el esquema Rubik. Según él, la coexistencia de estos dos sistemas en la UE no es aceptable.

El esquema Rubik contempla la seguridad de los datos confidenciales de los clientes. Byrne defiende que las autoridades pueden gravar los ingresos de los clientes extranjeros y enviar dinero al país de origen del depositante.

Según el comisario europeo, las condiciones especiales de tributación en Suiza en el mercado libre son perjudiciales para los miembros de la UE.