Sol tiene efectos regionales
© AAAS-NASA
Efectos del Sol en la temperatura y precipitaciones durante el pico de actividad solar en un promedio de 3 meses
Una de las investigaciones respecto a los efectos del Sol en la Tierra revela que sus influencias son regionales, según el informe "Variabilidad solar sobre el clima de la Tierra".

Algunas pruebas más convincentes son las que se presentaron en relación a los efectos en el clima del Pacífico, señala la NASA en un análisis.

El investigador Gerald Meehl, del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica (NCAR) dijo en su presentación, que al observar la temperatura del mar en los años de mayor número de manchas solares, la zona tropical muestra un patrón pronunciado de la Niña.

Este fenómeno de la Niña se registra con temperaturas que bajan casi un grado en el Pacífico ecuatorial oriental.

Además se observa un aumento de las precipitaciones en la zona intertropical de convergencia que hay en el Pacífico y la zona de convergencia del Pacífico Sur.

Otra observación revela que en el norte y en las latitudes medias del pacífico Sur, la presión sube por encima de lo normal.

"Uno de los misterios relacionadas con el sistema climático de la Tierra es cómo las fluctuaciones relativamente pequeñas del ciclo solar de 11 años puede producir la magnitud de las señales climáticas observadas en el Pacífico tropical", destaca Gerald Meehl, al referirse que el Sol pasa por períodos de gran actividad (Máximo solar), intercalados con otros de baja actividad (Mínimo solar) cada 11 años

Los efectos del Sol no son globales en el cambio climático, sino regionales, señala Caspar Amman de NCAR indica en el informe.

Cuando el balance radiactivo de la Tierra se ve alterado, como en el caso de un cambio en el ciclo solar de máximo a mínimo, no todos los lugares resultan igualmente afectados en la Tierra.

"El Pacífico ecuatorial central es generalmente más fresco, la corriente de los ríos en el Perú se reduce, y se dan condiciones más secas que afectan el oeste de EE.UU.", dice Caspar Amman.

Uno de los más marcados efectos del Sol en el clima de la Tierra fue a finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII, en el período de la llamada "Pequeña era de hielo", que duró por unos 70 años afectando a Europa y América del Norte selectivamente, donde los ríos se mantuvieron congelados. El Sol en ese período era casi sin manchas solares, muy inactivo.

Algunos científicos creen que la baja actividad del Sol de hoy podría ser una antesala a otro período de la Pequeña era de hielo.