© www.nasa.gov
El telescopio Herschel descubre una estrella capaz de crear nuevos mundos a pesar de haber sobrepasado teóricamente la edad de poder crear más planetas.

La estrella TW Hydrae se encuentra en la constelación de Hidra, a unos 176 años luz de la Tierra, algo no muy lejano en términos espaciales. Tiene 10 millones de años de edad, y aunque para una estrella no es una edad muy avanzada, en teoría ha pasado su 'etapa fértil' de creación de planeta.

Los planetas nacen del gas que gira alrededor de las estrellas jóvenes y se gasta con el tiempo. "Normalmente estrellas de esta edad ya no tienen tanto gas circundante, pero esta estrella todavía tiene masa suficiente para producir 50 planetas como Júpiter", asegura Edwin Bergin de la Universidad de Michigan.

Los investigadores utilizaron un método nuevo para saber la masa de gas de TW Hydrae, algo que antes no podían hacer. Gracias a las observaciones de Herschel, que está equipado para percibir las longitudes que emiten deuterio que contiene la estrella, los científicos pudieron medir la cantidad de este gas a su alrededor y calcular el peso de la formación planetaria (el gas en el que se forman las estrellas) con precisión.

"Conocer la masa de un disco de formación planetaria es crucial para entender cómo y cuándo los planetas toman forma alrededor de otras estrellas", comenta Glenn Wahlgren, científico del programa Herschel de la Nasa. "Pesando los sistemas en su nacimiento obtenemos una idea de cómo se formó nuestro sistema solar".

os