© Corbis
Los servicios especiales británicos planean establecer una vigilancia total de usuarios de Internet y especialmente de clientes de Facebook, Twitter y Skype.

La comisión competente del Parlamento británico presentó un informe en el que reveló algunos de los planes de los servicios secretos y de inteligencia. El documento anuncia que la intención del Estado es controlar la actividad de los ciudadanos británicos en portales de Internet extranjeros, según la agencia Associated Press.

Los primeros en ser supervisados serán los usuarios de Facebook, Twitter y Skype, para lo cual se conectarán dispositivos de espionaje directamente en canales de telecomunicaciones que podrán monitorear todo el tráfico de cualquier ciudadano del Reino Unido, ya sean correos, mensajes de chat, conversaciones, fotos, videos, etc.

Los aparatos actuarán basándose en la tecnología conocida como Inspección Profunda de Paquetes (Deep Packet Inspection, DPI). Esta tecnología permite 'mirar' tanto los 'títulos' de los paquetes de datos, como el propio contenido de correos, chats, etc., mientras circulan por la web. Y no solo mirar: gracias al DPI, se puede modificar el contenido de las conversaciones o enviarlas a otro destino.

La introducción de dispositivos será sólo una parte de un plan para ampliar la vigilancia a nivel nacional a los ciudadanos en el Reino Unido, afirma AP.

Además, según el informe, el Gobierno obtendrá información tanto sobre el remitente y su computadora, como sobre el receptor y sobre el carácter de su interacción en la Red global.