© Daily Mail
Naomi Oni, de 20 años, sufrió quemaduras graves en el rostro y la pérdida de un ojo luego de haber sido atacada con ácido cuando salía de su trabajo en una tienda de lencería Victoria's Secret en el este de Londres.

Los detectives creen que la atacante quiso castigar el hecho de que la víctima trabajara en una tienda de lencería íntima.

Naomi, quien también perdió su cabellera y las pestañas en el ataque, ha sido objeto de múltiples operaciones e injertos de piel para reparar el daño que padeció en las diferentes partes de su cuerpo.

"Me siento bendecida de estar viva, soy la misma personalidad pero más fuerte y quiero decirle a mi atacante que se puede quemar mi piel, pero no se puede quemar mi alma", Expresó la joven durante un programa televisivo dirigido por Philip Schofield.

Las autoridades no han dado aún con la agresora.