© EFE
Investigaciones previas encontraron que la meditación aumenta el tamaño del cerebro y mejora la conexión entre las neuronas.
La meditación acelera la velocidad de procesamiento del cerebro al promover la girificación, es decir la cantidad de pliegues que se encuentran en la corteza cerebral.

La girificación es el proceso por el cual la superficie del cerebro sufre cambios para crear surcos estrechos que se pliegan y que se conocen como circunvoluciones. Su formación tiene por fin promover y mejorar el procesamiento neuronal.

A dichas conclusiones llegó una investigación conducida por Eileen Luders, neurólogo de la Universidad de California. El experto explica que una mayor girificación permite que el cerebro procese la información con mayor velocidad.

Para analizar el efecto de esta disciplina en la girificación cerebral, los investigadores tomaron imágenes de resonancia magnética funcional de 50 personas que meditaban y de 50 que no lo hacían. Sus conclusiones fueron publicadas en la revista Frontiers in Human Neuroscience.

Investigaciones previas encontraron que la meditación aumenta el tamaño del cerebro y mejora la conexión entre las neuronas.

″No queríamos simplemente comparar a los individuos que meditan y los que no. Buscamos observar si hay una relación entre el tiempo de meditación de una persona y los cambios que genera en el cerebro. Es decir, si el número de años de práctica se relaciona con el nivel de pliegues en la corteza cerebral″.

Luders observó importantes cambios en la girificación de varias regiones de la corteza cerebral, y subraya que cuantos más años llevaban de meditación los voluntarios mayores eran las modificaciones observadas en su cerebro, informó neomundo.com.ar.

El experto subraya los cambios observados en la corteza insular. ″Se cree que la corteza insular funciona como un núcleo de integración autonómica, afectiva y cognitiva. Las personas que meditan son expertas en la introspección y conciencia así como el control emocional y la auto-regulación, por lo cual los hallazgos de la investigación tienen sentido. Cuanto más tiempo lleva una persona meditando, mayor es el nivel de pliegues en la corteza insular″.

Luders también recalca que la relación entre el tiempo de meditación y el nivel de girificación muestra la capacidad del cerebro de modificarse y de adaptarse a los cambios ambientales.