San Pedro de Atacama
© archivo/wikimedia
Llueve en el desierto de Atacama en Chile.
El turístico poblado del desierto en el norte de Chile, San Pedro de Atacama fue azotado por el mal tiempo causando destrucción de viviendas, y corte de los servicios básicos, informó ayer la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), que tiene la región en alerta roja desde el 6 de febrero.

Más de 100 familias se encuentran afectadas luego que las aguas inundaran el sector habitado, destruyeran 5 casas, y dejara inhabitables otras 41.

La ONEMI comunicó que 91 familias viven en viviendas que se encuentran dañadas, y el lugar permanece aún sin electricidad y sin agua potable. Camiones municipales está repartiendo el vital elemento, mientras que 61 personas ocupan dos a albergues preparados en una junta de vecinos y un local educativo.

En la escuela de San Pedro de Atacama durante la semana se albergó a 180 turistas que fueron a presenciar el desierto más seco del mundo, quedando impactados por el llamado "invierno boliviano" que está causando lluvias en pleno verano en la región.

El pronóstico de tiempo para hoy indica nubosidad parcial variando a nublado, con chubascos y tormentas eléctricas en la zona cordillerana, por lo que la región se mantiene con Alerta Roja en la comuna de San Pedro de Atacama y alerta Temprana Preventiva para el resto de la Provincia de El Loa.

Las autoridades de la provincia se presentaron en el lugar y reaccionaron al constatar que algunos negocios y restaurantes estaban funcionando aún sin agua ni electricidad y sin generadores para mantener los alimentos en lugar frío, informó este viernes el Nortero.

"Sin electricidad no es posible mantener el resguardo de frío de los alimentos, situación que no permite, bajo ningún punto de vista, el funcionamiento de locales del rubro alimenticio", dijo Pasme Seleme, autoridad sanitaria de la región.

Se decretó el cierre temporal de seis restoranes y cocinerías que no contaban con las mínimas condiciones de higiene establecidas por ley, además de no disponían de generador de electricidad para mantener refrigerados los alimentos.