© Angelika Bentin. Fuente: PhotoXpress.
Diferencias en las conexiones físicas del cerebro estarían en la raíz de la diversidad del pensamiento y del comportamiento humanos. Según un estudio reciente, la conectividad del cerebro varía más de persona a persona en áreas vinculadas a la integración de la información que en regiones cerebrales relacionadas con la percepción directa del mundo. El hallazgo podría servir para identificar y tratar aquellas regiones cerebrales potencialmente susceptibles de presentar circuitos anómalos, como sucede en los trastornos neuropsiquiátricos, afirman los autores de la investigación.

Diferencias en las conexiones físicas del cerebro estarían en la raíz de lo que la gente piensa y serían la causa de la diversidad del comportamiento humano.

Un estudio recientemente publicado en la revista Neuron arroja nueva luz sobre los detalles de este fenómeno, al cartografiar las regiones exactas del cerebro en las que se producen dichas diferencias individuales.

Los hallazgos realizados han revelado, por ejemplo, que la conectividad del cerebro varía más de persona a persona en áreas vinculadas a la integración de la información que en regiones cerebrales relacionadas con la percepción directa del mundo, publica Eurekalert, un servicio de comunicación de la American Association for the Advancement of Science (AAAS).

"Comprender el intervalo de referencia de variabilidad individual del cerebro humano nos ayudará a identificar y tratar aquellas regiones cerebrales potencialmente susceptibles de presentar circuitos anómalos, como sucede en los trastornos neuropsiquiátricos", afirma el autor principal del artículo, Liu Hesheng, investigador del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos.

Diversidad y evolución

Liu y sus colaboradores utilizaron una técnica de imagen denominada exploración de resonancia magnética funcional (fMRi) en estado de reposo para examinar las variaciones en la conectividad neuronal de 23 personas sanas. El procedimiento de observación se realizó un total de cinco veces en el transcurso de seis meses.

De este modo, los investigadores descubrieron que, entre los individuos analizados, las regiones del cerebro dedicadas al control y a la atención mostraban mayores diferencias de conectividad que las regiones vinculadas a sentidos como el tacto o la vista.

Al revisar otros estudios publicados, los científicos descubrieron que las regiones cerebrales que previamente habían demostrado estar relacionadas con diferencias individuales en cognición y comportamiento se solapaban con regiones identificadas en la presente investigación como de 'alta variabilidad' entre individuos.

Por otra parte, el estudio también constató mayores tasas de variabilidad individual en áreas del cerebro que a lo largo de la evolución se han visto sometidas a una mayor expansión. "Nuestros descubrimientos tienen implicaciones potenciales para la comprensión de la evolución del cerebro y del desarrollo", afirma Liu.

El científico añade que "este estudio sugiere un posible vínculo entre la diversidad de las capacidades humanas y la expansión evolutiva de regiones cerebrales específicas".
Referencia bibliográfica:

Sophia Mueller, Danhong Wang, Michael D. Fox, B.T. Thomas Yeo, Jorge Sepulcre, Mert R. Sabuncu, Rebecca Shafee, Jie Lu, Hesheng Liu. Individual Variability in Functional Connectivity Architecture of the Human Brain. Neuron (2013). DOI:10.1016/j.neuron.2012.12.028.