© Desconocido
Lotes de lasañas de marcas Picard, Carrefour o Systeme U han sido retiradas de la venta en Francia ante la posibilidad de que contengan carne de caballo en lugar del vacuno anunciado oficialmente, como ocurría con las de Findus, ya que en todos los casos las fabricaba el mismo proveedor en Luxemburgo. La emisora de radio "Europe 1" explicó en su web que el grupo francés Comigel elaboraba las lasañas para Findus, Picard, Carrefour y Systeme U y hay sospechas de que el circuito de aprovisionamiento de carne sea el mismo que tenía su origen en un matadero rumano de donde salía el caballo, luego comercializado como vacuno. Un representante de Picard confirmó en declaraciones a "Europe 1" que la compañía de congelados ha indicado que la retirada afecta a dos lotes de lasañas "Formule express" porque sus exigencias con los proveedores son "muy estrictas: la carne debe ser de vacuno 100 %".

La representante precisó que se estaban realizando análisis genéticos para verificar que se cumple esa regla.

El escándalo saltó inicialmente en el Reino Unido -donde el consumo de carne de caballo está muy mal visto- pero ha tenido múltiples desarrollos en diversos países europeos, y en Francia el Gobierno está dirigiendo una investigación a través de sus servicios antifraude, mientras varias empresas implicadas han anunciado denuncias por considerarse víctimas del fraude.

El ministro francés de Consumo explicó que la carne de caballo fue comprada a un matadero por el grupo francés Spanghero, que para ello pasó por un tratante de Chipre, que a su vez subcontrató la operación a otro negociante basado en Holanda.

Spanghero, que asegura haber encargado carne de vacuno, y no de caballo, no la elaboró directamente, sino que la adquirió para Comigel, que en su fábrica Tavola de Luxemburgo la convirtió en lasañas y otros platos preparados.