© AFP / STR
China produjo durante el año 2012 su máximo histórico de oro, 403,05 toneladas, lo que le ratifica como el primer productor de este metal precioso en el mundo, un título que ostenta desde hace seis años.

Según informó hoy la Asociación de Oro de China, la producción aumentó un 11,66% con respecto al año anterior, un incremento que se atribuye a las políticas gubernamentales que "han favorecido" a la industria durante los últimos años.

En 2007, el gigante asiático superó a Sudáfrica como principal productor de oro del mundo. Sin embargo, esta cantidad no es suficiente para cubrir la demanda de este mineral en China, que ha crecido considerablemente en los últimos años.

En 2011 los chinos compraron 761,05 toneladas de oro, lo que les convirtió en el segundo consumidor global por detrás de la India. Debido al aumento de la clase media en el país, los expertos prevén que próximamente China se convierta también en el mayor consumidor de oro.

Esto, junto con los problemas de mercados en países desarrollados, hace que las fuerzas financieras, incluyendo a dinastías como la Rothschild, muestren su interés por inversiones en China y se planteen la posibilidad de redistribuir las reservas de oro mundiales hacia el mercado asiático, según consideran algunos expertos.