© Nasa / Getty Images
Una roca aplastada bajo las ruedas del Curiosity, el robot que exploró Marte, ha deslumbrado científicos de la misión en más de un sentido.

Marte se supone que es el planeta rojo, pero la roca -llamada "Tintina"- es una masa brillante de color blanco.

El inusual color indica la presencia de minerales hidratados que se formaron cuando el agua fluía a través del sitio de aterrizaje del robot en la antigüedad.

Los minerales acuíferos encontrados en Tintina y en otros lugares fueron añadidos al catálogo creciente de evidencia de agua en este lugar.

Los descubrimientos fueron anunciados por miembros del equipo de la misión del Curiosity en la Conferencia Lunar y Planetaria de la Ciencia (LPSC) en The Woodlands, Texas.

La descripción de los minerales hidratados en el cráter Gale se realizó posterior al anuncio de la semana pasada de que el Curiosity había encontrado minerales de arcilla en una roca que había perforado. Estas arcillas indican la formación o alteración sustancial de agua neutra.

Esto es importante para demostrar que las condiciones en el planeta rojo pudieron haber albergado vida en el pasado distante, porque muchas rocas estudiadas previamente fueron probablemente depositadas en agua ácida.

El jefe científico de la misión, John Grotzinger describió el sitio de aterrizaje del Curiosity como el primer entorno verdaderamente habitable encontrado en Marte.

"Estamos realmente entusiasmados porque esta es la primera vez que hemos sido capaces de seguir adelante con todo un conjunto de distintas mediciones que realmente demuestran la viabilidad de que el lugar que encontramos en el cráter Gale fue un medio ambiente habitable", le dijo a la BBC.

Grotzinger agregó que el equipo "se sentía realmente bien" sobre la ubicación de Marte.

La brillante Tintina

El robot de una tonelada de la Nasa ha estado explorando el cráter Gale, cerca del ecuador marciano, desde que aterrizó en agosto de 2012. Pasó por encima de Tintina el 17 de enero, cuando la quebró y pudieron apreciar su interior blanco deslumbrante.

"Esta es una de las cosas más brillantes y más blancas que hemos visto con la Mastcam (cámara del mástil) en el sitio del cráter Gale", dijo Melissa Rice, del Instituto de Tecnología de California (Caltech), en Pasadena.

"Esta roca, Tintina, tiene una señal muy fuerte de hidratación que corresponde a todo ese material blanco que vemos en el interior de la roca. Pero esa señal hidratación no aparece en ninguna otra parte de la imagen".

"La primera vez que trató de tomar la imagen [de Tintina], se saturó el detector, porque no teníamos ni idea de que tendríamos algo tan brillante", dijo Jim Bell, de la Universidad Estatal de Arizona.

A través del uso de filtros en la cámara del mástil y un instrumento que dispara neutrones en el suelo para probar el hidrógeno, los investigadores han detectado minerales hidratados más cerca de la roca de arcilla que de los lugares visitados anteriormente por el Curiosity.

Melissa Rice explicó: "Lo que está viendo la Mastcam es agua que está ligada a la estructura mineral de las rocas. El agua que sobra de una época húmeda anterior y ahora está atrapada y conservada en estos minerales hidratados".

La actual ubicación del robot en una pequeña depresión conocida como Yellowknife Bay, se encuentra a medio kilómetro del punto donde tocó tierra.

Algunas de las rocas aquí son atravesadas por rasgos brillantes llamados "venas".

"Con la Mastcam vemos señales elevadas de hidratación en las venas estrechas que atraviesan muchas de las rocas en esta área", dijo Rice.

"Estas venas brillantes contienen minerales hidratados que son diferentes de los minerales de arcilla en la matriz de la roca circundante".

Se dijo que esta señal de hidratación fue consistente con el sulfato de calcio hidratado y los científicos creen que el material brillante en Tintina y el material en las venas podría ser uno y el mismo.

Las observaciones despejan algunas dudas sobre la historia del agua en Yellowknife Bay: "Las rocas se establecieron, luego se fracturaron y luego hubo un segundo período de agua que fluyó a través de las fracturas en las rocas, dejando estos minerales tras ellas".

El Curiosity también reportó los restos de un sistema de lecho de río en el cráter Gale, donde el agua fluyó alguna vez a un metro de profundidad aparentemente y con mucho vigor.

Lo que pareciera haber ocurrido es que los sedimentos fueron transportados cuesta abajo desde el borde del cráter erosionado hacia una red de arroyos que luego fluyó en un ambiente de lago representado por la lutita perforada por el Curiosity.

"Acabamos de aterrizar en un lugar fantástico donde podemos ver las secciones transversales de las rocas que nos permiten establecer vínculos para entender cómo fue el ambiente antiguo", le dijo Grotzinger a la BBC.

En la conferencia se conversó sobre la posibilidad de que esta agua hubiese venido del derretimiento de nieve, la cual podría haber estado presente en el ecuador de Marte en tiempos remotos.

El domingo, el vehículo sufrió otro problema con el computador. Un error de archivo de software que podría retrasar el reinicio de experimentos científicos por unos días.

Los estudios en el lugar de aterrizaje del cráter Gale han estado en espera desde principios de marzo, después de que los ingenieros descubrieron un problema con la memoria del computador del Curiosity.