© Sott.net
Las elecciones presidenciales en México están a la vuelta de la esquina. Bueno, "elecciones", es decir, la imposición de una nueva marioneta; el psicópata elegido para continuar con la oligarquía patológica en este país. Marioneta que, por supuesto, la élite gobernante (nacional y extranjera), espera que cumpla con todas sus expectativas y promueva sus agendas. Un demagogo cargado con una plétora de promesas y propuestas vacías que supuestamente "beneficiarán al país".

Ya llevamos muchísimos años cayendo en las mismas mentiras, una, otra y otra vez. Pareciera que las promesas de campaña son los placebos de los votantes. Oímos a los candidatos hablar con su tono carismático y robotizado característico, e inmediatamente nos olvidamos de nuestra historia; y tal parece que desde hace un tiempo de eso vivimos, promesas, ilusiones y castillos en el aire. Cuando no se cumplen, cuando la ilusión se desvanece (muy rápidamente por cierto), nos quejamos y los insultamos a sus espaldas... y eso es todo.

Después de muchos años, seguimos cargando a cuestas a esta banda de patológicos que lo único que les interesa son sus bolsillos y el poder, sin importar los medios o las consecuencias en las vidas de los demás, vampirizando al pueblo hasta la última gota. Parece un ciclo bastante viciado y ya bien gastado. En lo personal, ya estoy harto, ¿ustedes no? Si no es así, mis respetos por la increíble resistencia, nada más cuiden de no rayar en el masoquismo.

Bien, empecemos con el buen George Carlin para abrir esta queja escrita:


Un cubetazo frío de verdad de vez en cuando no le hace daño a nadie. Al contrario, nos despierta aunque sea por unos momentos. Aunque no creo que a nadie le caiga de sorpresa, actualmente nuestros gobernantes (especialmente en regímenes neo-liberales) se han convertido en los principales promotores, publicistas y edecanes de las agendas de los bancos y las grandes corporaciones -incluyendo de sus negocios sucios. Son los verdaderos dueños del circo.

© Desconocido
Hablando de edecanes, ¿qué les parece el nuevo muñeco del Partido Revolucionario Institucional (PRI), mismo que por años encarnó la llamada "dictadura perfecta", gracias a una serie de alianzas corruptas con las corporaciones, los medios masivos, los líderes sindicales y los caciques locales? El muñeco, Enrique Peña Nieto (EPN), es un cascarón vacío con hilos claramente trazados hacia la élite económica/política que nos ha gobernado ya por mucho tiempo y nos la ha hecho pasar muy mal. ¿O acaso es que ya se nos olvidó la historia de este partido? ¿Qué gobierno podríamos esperar de alguien respaldado por los ladrones que para empezar nos metieron en este hoyo? ¿Qué podríamos esperar de un gobernante que durante su gestión en el Estado de México, se disparó la corrupción, la violencia, el abuso de poder, y los FEMINICIDIOS a cifras récord? !Por Dios! ¿Qué podemos esperar de alguien que "escribe" un libro llamado México: La gran esperanza (Obama le ha de haber pasado unos tips) y que ni siquiera puede nombrar 3 libros que marcaron su vida? (Las revistas Teleguía y Libro Vaquero no entran en la categoría de libros, por cierto.) ¿Realmente podemos esperar algo de un gobernante que crió a una hija que no tiene el menor sentido de respeto por los contribuyentes que pagan todos sus caprichos?

Bien, vamos a ponernos en contexto:


Hay algunos que sólo lo siguen por su cara bonita, otros por intereses propios, y otros ingenuos piensan que Peña Nieto podrá "negociar" con el crimen organizado para que los asesinatos y la violencia relacionada disminuyan. Pero lo que no hemos considerado es que el problema del narcotráfico bien pudo haber sido exacerbado intencionalmente para prepararle el escenario al PRI; para colocarlo como única opción para controlar el problema, sólo por mencionar una posibilidad. Después de todo, se sabe que si el narco funcionaba relativamente en silencio en los años del PRI, era porque diversas ramas de gobierno pactaban con los cárteles que mejor pagaban y perseguían sólo a la competencia. Durante los últimos seis años se ha usado al narcotráfico y la violencia del crimen organizado como un medio de manipulación por medio del terror. ¿Les suena conocido? Fabricar un enemigo (con ayuda extranjera) y entrar al escenario como salvador para cumplir con la agenda de los que detentan el poder; viejos métodos de manipulación social, pero todavía vigentes.

Armas de distracción masiva

© Desconocido
La historia de la gestión de Peña Nieto en el Estado de México no es lo único repugnante. La campaña para difundir la propaganda de este "candidato" encabezada por parte de los imperios mediáticos mexicanos Televisa y TV Azteca (que por supuesto se han llevado a la bolsa unos cuantos cientos de millones de pesos) se ha convertido en uno de los circos manipulativos más grotescos y descarados que yo haya visto en mucho tiempo. Nos quieren meter al "muñecón" hasta en la sopa; claro, con la imagen más positiva posible, pero la sorpresa es que no hay de dónde y no hay cómo. No se le puede sacar jugo a una piedra ni a martillazos.

No nos debería sorprender que los métodos de manipulación y desinformación, tan hábilmente utilizados por los medios masivos de comunicación, sirven como siempre al mejor postor y a quien sirva mejor sus intereses. Esa época en donde su propósito era informar y transmitir hechos y la verdad a la sociedad, desapareció hace mucho, mucho tiempo (si es que realmente existió), desde que los intereses económicos superaron la ética del periodismo.


En todo el mundo, en mayor o menor medida, los medios utilizan técnicas sofisticadas y convincentes para tergiversar los hechos y desinformar, pero en algunos países como México ya ni se preocupan tanto por la calidad de la mentira. No importa lo burdo y evidente que sea, ellos piensan que aun así nos la tragaremos completa. Piensan que sus ridículos programas de entretenimiento, "reality-shows", programas de concursos, telenovelas (¡ah, pero Enrique Peña Nieto prometió hacer telenovelas de mejor calidad, así que por eso no se preocupen!) ya surtieron efecto, y que ya nos han suavizado tanto la materia gris que ya no vale la pena gastar más dinero y recursos para manipular y desinformar a la población con métodos de "calidad". Lo triste es que lo continúan haciendo porque parte del pueblo pide más, tal vez como un escape a la cruda realidad de México. Esto es exactamente lo que ellos esperan de una sociedad que les ha cedido su poder.

© Desconocido
Creen que debido a su programas y métodos de control no tenemos capacidad de respuesta individual, independiente, ya que está condicionada a influencias externas -las suyas- porque no tenemos los fundamentos ni la comprensión de lo que sucede en nuestro entorno social y político. Aceptamos la historia "oficial" que nos exponen, porque es la única fuente de información que tenemos a la mano. Recordemos que quien controla la palabra, controla las ideas y el pensamiento. En una sociedad que prefiere los distractores a estar bien informado, la única opción es bailar al ritmo de los medios masivos de comunicación.

¿Es que ya no olvidamos lo que dijo Emilio Azcárraga Milmo (cabeza suprema de Televisa y PRIistasta de corazón, por cierto) hace algunos ayeres?: "Yo hago televisión para jodidos porque México es un país de jodidos" Eso es lo que ellos piensan de nosotros. En típico estilo psicópata, consideran a la gente común como inferior y digna sólo manipulación y sujeción. Así nos ven, como una bola de jodidos que carecen de la capacidad para afectar su entorno y su futuro en beneficio a la mayoría, lo que representaría una amenaza para ellos. Saben que muchos de nosotros no nos tomamos el tiempo de investigar para formar nuestra propia opinión fundamentada, así que ellos piensan por nosotros, toman nuestras decisiones, y los resultados los estamos viviendo actualmente. ¿Les gusta el resultado?

Para las esfera de poder ya hay un ganador en las "elecciones", y se llama Enrique Peña Nieto. No hay candidatos, sólo la ilusión de los mismos. Es un intento de imposición bastante descarada.

Peña nieto ya compró la presidencia:


El "debate"

¿Estás poniendo atención al debate Neo? ¿O estás echándole el ojo a la mujer de blanco? Es curioso cómo esto representó una parodia de nuestra situación política y social actual. Para aquéllos que se perdieron el debate de los candidatos a la presidencia de México por el fútbol o por cualquier otro distractor, permítanme señalas que después de un lamentable despliegue de retórica robotizada, quedó claro que Peña Nieto es más de lo mismo. "Conozcan al nuevo jefe, igual al anterior"... o tal vez peor. Cualquier persona con dos neuronas en funcionamiento pudo notar su pobre desempeño, su discurso insípido y sus respuestas mecanizadas. Eran las mismas "propuestas" vacías y gastadas de siempre; no de él, sino de su partido, que por cierto, en la base, no han cambiado en nada con el paso de los años. El punto sigue siendo engañar y convencer, seguir con el teatro para la imposición del candidato. Casi les escucho decir: "Si caes en la trampa, bien; si no, no importa, se hará lo que nosotros queramos".

Aun así, los vendidos proselitistas mediáticos comenzaron el control de daños inmediatamente después del debate; en el radio, la TV, y la prensa, una ola de propaganda desnuda, asegurando que Peña Nieto había hecho un buen trabajo, que había "arrasado" en el debate, y que incluso había subido puntos en las "encuestas" (si es que se le puede llamar encuesta a datos fabricados). Últimamente la línea entre la mentira y la burla descarada se vuelve cada vez más estrecha en este país.

© Desconocido
Las encuestas "oficiales"

Lo que nos lleva a otro aspecto a notar: las encuestas presidenciales "oficiales". Por supuesto, una encuesta no puede más que mostrar tendencias. No puede proveer datos definitivos. Pero podría considerarse como un simulacro confiable para obtener una idea de quién sería el ganador. Por otro lado, también podría condicionar a algunos acarreados que no saben por quien votar, en lo que la psicología llama la "prueba social" (es decir, el ejemplo de lo que hacen los demás determina cómo piensa y actúa uno mismo). Pero ya bien sabemos que en este país la norma son el fraude y la corrupción. Si todavía creen que no han habido fraudes en las elecciones de los últimos años, les ruego que se pongan al tanto. De modo que sería ingenuo pensar que estas "encuestas" no han sido manipuladas (con unos buenos millones de parte de los beneficiados por supuesto), ya que los métodos son relativamente sencillos, y por falta de voluntad no paran. Lo más indignante es lo obvio de estas últimas manipulaciones y la creencia de los que detentan el poder de que con estos burdos despliegues de imposición podrán inclinar el tablero a su favor y torcer la opinión del "jodido" público (sic).

El ejemplo más descarado es el de la encuesta en línea del periódico Milenio, que inicialmente mostraba con una amplia ventaja al candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador. Pero poco tiempo después desapareció, como por arte de magia, y el enlace mostró una página vacía. Unos cuantos días más tarde, la encuesta apareció de nuevo, ¡pero esta vez con una ventaja bastante marcada para el candidato del PRI! ¡No se puede tener menos vergüenza!
© Desconocido
Por supuesto, existen otras encuestas "oficiales", como Mitofski, que seguramente recibió las mismas instrucciones de sus patrones de Televisa: ¡EPN tiene que ser presidente! Y "oficiales" me refiero a lo que a ellos les beneficie. También existe un número significativo de encuestas independientes, pero como son no son oficiales (no se venden o no dependen de uno de los beneficiados) tratan de restarle importancia a las mismas. Mencionan a las encuestas "independientes" con tono despectivo. Por medio del uso del doble lenguaje tratan de manipular el sentido de las palabras para darle connotación negativa.


La gran mayoría de las encuestas independientes muestran una preferencia importante por el candidato de izquierda, continuando en segundo lugar muy abajo en los puntos la candidata del Partido Acción Nacional, y en último lugar el candidato del PRI. Esto incluso se plasma en una encuesta de Univision, vástago de Televisa.

© Desconocido
Encuesta de Univisón - Link arriba
De verdad que estos tipos creen que nuestros procesos mentales ya no dan marcha, por decirlo de una manera no tan despectiva.

¿Y las reacciones de la gente?

Existe un descontento generalizado de gran parte de la población, con las redes sociales como su principal escenario. Parece que la indignación está creciendo entre algunos sectores de nuestra sociedad y no deja de incrementarse. Muchos notan las mentiras descaradas, el intento de imposición, la propaganda, el control de daños derivado de los deslices de un candidato que no parece atinar una. Tal parece que el modo en que se desarrolle el descontento será decisivo para evitar la imposición.

Un caso reciente:

Estudiantes de la Ibero protestan en contra de Peña Nieto previo a su llegada a esa universidad


Después de la protesta de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, los medios masivos de comunicación salieron rampantes a tratar de hacer control de daños, llegando incluso a comentar que eran grupos manipulados por los otros candidatos y que sólo eran unos cuantos -otra gran burla.

© Desconocido
© Desconocido
La respuesta del supuesto grupo manipulado:


Esta respuesta es lo mínimo que podemos esperar de una sociedad preocupada por su realidad política.

Ahora, otro aspecto a considerar. ¿Recuerdan esto?


¿Podríamos ver lo paralelos con el discurso de Peña Nieto en la Ibero? Como su respuesta en relación con la matanza de Atenco con el pretexto fascista de restablecer el orden y la paz. Podemos estar seguros de que si el PRI retoma el poder, podríamos esperar la misma o aún más represión a disidentes.

Corrupción política - Un problema de estructura

No hace mucho tiempo tuve una charla con el ahora difunto activista político/social progresista, Tzintzun Carranza, quien pasó su vida luchando contra el abuso y la corrupción de la burocracia, y que logró, con mucho trabajo y astucia, cambios positivos para su comunidad. Vivió con la esperanza de ver un cambio significativo y generalizado en esta sociedad, con los jóvenes como centro del mismo. A mi humilde parecer, Carranza era uno de los que comprendía el problema fundamental. No era el narco, no era la pobreza, no era el crimen; es decir, no eran los síntomas. "Es un problema de estructura". En otras palabras, las raíces de la jerarquía político/económica de este país están podridas, corrompidas hasta su núcleo. Esta corrupción base y esencial tiene explicación científica y se llama psicopatía. Le recomiendo al lector la lectura de Ponerología Política. La historia se repite, una y otra vez y en distintas versiones, en todo el mundo.

Una vez que comenzamos a aceptar y a ver la explotación, la pobreza, el abuso, la corrupción, la mentira, las muertes de inocentes, la pasividad, etc., cómo cosas normales, nos encontramos dentro un proceso de ponerización social avanzado. Es decir, las características de los patócratas (los psicópatas y personalidades patológicas en el poder) infectan a la sociedad y se vuelven cada vez más comunes.

© Desconocido
Conocemos bien el legado del PRI en México y los síntomas han aumentado en cantidad e intensidad. Si la corrupción esencial (la psicopatía) no es erradicada de los cimientos de nuestra sociedad, nada va a cambiar. Nuestros gobernantes se "desviven" prometiendo acabar con los síntomas, resanando los enormes hoyos para taparle el ojo al macho y dorarnos la píldora por un rato. ¡PERO NADA HA CAMBIADO! Ni cambiará, si el pueblo no reconoce el origen de este problema, retoma su voluntad, reconoce su poder y se pone los pantalones para encabezar un cambio significativo. Un cambio inteligente, sin reacciones, sin violencia, con consciencia y responsabilidad, meditando las consecuencias de nuestros actos.

No depositemos nuestra esperanza de un cambio significativo en un gobernante esencialmente igual a los anteriores. Los titiriteros son los mismos de siempre. Por su naturaleza no pueden ser empáticos ni pueden trabajar en puestos que requieren de integridad, responsabilidad social y consciencia moral. No dejemos que una pequeña esfera de élite nos manipule para cumplir su agenda. Nosotros somos más. Unidos, nada ni nadie puede detenernos. En cambio, una sociedad pasiva, manipulable y apática es una sociedad conquistada.

¿Salidas?

¿Qué pasaría con los síntomas de ponerización en una sociedad si se encarcelaran a los que detentan el poder político y económico?

Tenemos un buen ejemplo:

Islandia, el país que castiga a los banqueros culpables de la crisis

Islandia triplicará su crecimiento en 2012 tras encarcelar a políticos y banqueros

La revolución islandesa:


En este tipo de sistema político y económico que vivimos, ante cualquier decisión o "propuesta" (medidas de austeridad, leyes que censuran Internet y reducen nuestra privacidad, medidas de vigilancia, represión, etc.) por parte de los que detentan el poder, preguntémonos: ¿Quién se beneficia?

Ahora más que nunca necesitamos estar unidos, como mexicanos y como seres humanos, dejando a un lado líneas divisorias impuestas por los que detentan el poder, ya que una sociedad dividida es más fácil de controlar y manipular. No esperemos a que las cosas se deterioren más, no nos acostumbremos a una vida mediocre y gris. El mexicano es un guerrero y es hora de despertarlo. No sigamos más la corriente. Investiguemos, compartamos nuestros puntos de vista sustanciales, no los ecos de la propaganda y la desinformación. Debemos enseñarles con nuestras acciones que las decisiones las tomamos nosotros, que no tenemos miedo y que no somos como ellos; y que ellos, como nuestros representantes, deben hacer nuestra voluntad.

"Un pueblo no debe temer a su gobierno, es el gobierno quien debe temer al pueblo" - V.

Si permitimos que nos impongan a Peña Nieto, quedará demostrado que no hemos aprendido nada de nuestra historia: los abusos, el mal manejo del país, la explotación, los secuestros, las muertas y muertos, la corrupción. Por imposición, obtendríamos el gobierno que nos mereceríamos.
© Desconocido
"Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de pasión de ingenio y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de la noche."

Marcelino Menéndez Pelayo