Comentario: Aprovechando el 5 de noviembre, fecha por demás significativa en el film "V de Vendetta", proponemos al lector el abordaje de un artículo publicado por SOTT hace 2 años atrás. Aunque el mismo se desarrolla en un contexto algo diferente al actual (en aquel momento el asunto Wikileaks estaba candente), su contenido es incuestionablemente atemporal y de valor incalculable.

"V de Vendetta" pone en evidencia sin sutilezas la dinámica de la política del terror. A través de ésta, la conciencia de los individuos es mantenida en cautiverio y comprimida. Sólo un acto voluntario de nuestra parte orientado a percibir los muros de esta sobrecogedora prisión puede liberar las conciencias y unificarlas.

Observen detenidamente el siguiente extrato del film:


¿No les suena conocido?


Traducido por el equipo de Sott.net en español

© Dreamstime.com
La lectura del excelente ensayo de Joe Baegent, "EE.UU.: ¿pqé sois t estpds? Ignorancia y valor en la era de Lady Gaga", ha añadido fuerza considerable a algunas reflexiones que he tenido últimamente relativas al llamado activismo político. Por supuesto que este asunto ha pasado a primer plano por la trama de Wikileaks y Julian Assange, que es, según la entiendo, una trampa realmente astuta, una red que nos pone en la posición de aceptar mentiras planteadas como verdades o rechazar el principio de la verdad junto con las mentiras.

Los problemas sociales, culturales y políticos que enfrentamos como resultado se han vuelto tal nudo gordiano de influencias patológicas que cualquier acción política sobre bases legales parece condenada al fracaso. Los seres humanos están tan divididos, tan immersos en sus ilusiones, que no hay posibilidad alguna para ningún acción política unificada, y la ÚNICA acción que funcionaría tendría que ser, por necesidad, unificada: la mayoría de la humanidad actuando como una sola en contra de la pequeña minoría de patócratas. Baegent nota, muy correctamente,
Lo que EE.UU. necesita realmente es una insurrección general de la gente, basada preferentemente en la fuerza y el temor a la fuerza, lo único que comprenden los oligarcas. E incluso en ese caso las probabilidades no son buenas. Los oligarcas tienen todo el poder, la policía, las cárceles y prisiones, la vigilancia y el poder de fuego. Por no hablar de una población dócil.
En pocas palabras, la situación es muy parecida a la película "V de Vendetta" en este diálogo:
Dominic: ¿Qué crees que pase?
Finch: Lo que normalmente pasa cuando gente desarmada se enfrenta a gente armada.
Baegent menciona otra vía:
A falta de una insurrección abierta, una negativa a escala nacional a pagar los impuestos de la renta ciertamente causaría efecto.
Es interesante que este modo de revolución fue descrito en abril en un artículo satírico de SOTT, ¡mismo que probablemente obtuvo más visitas que ningún otro que jamás hayamos publicado! Quizá esto demuestra que la población que lee reconoce que la idea es válida y viable. El único problema, una vez más, es que tendría que ser una acción unificada. La mayoría de los seres humanos en el planeta tendrían que levantarse hombro a hombro. Pero eso no va a pasar en EEUU y Baegent también nos da el por qué:
Pero EE.UU., en su sentido más amplio, está feliz en el sentido de que conoce la felicidad como un régimen inamovible de trabajo, estrés y consumo de mercancías. A pesar de lo que muestran las noticias, la mayoría de los estadounidenses siguen al margen de las ejecuciones hipotecarias, la bancarrota y el desempleo. De modo que arriesgar la pérdida de su ciclo de trabajo-compra-sueño en una insurrección les parece una locura total. Como a las vacas, los mantienen tranquilos en el puro sentido animal de ordeñarlos para obtener ganancias. El confort animal mata todo pensamiento de revolución. Diablos, la mitad de la humanidad se sentiría encantada con el promedio actual de ingresos de los estadounidenses.
Así es. Sólo porque un segmento de la población más bien limitado -algunos ciudadanos del ciberespacio- está consciente del verdadero desastre en el que nos encontramos, no quiere decir que la gran mayoría de los seres humanos estén conscientes o les importe. Y ciertamente que no van a respaldar la "revolución" de Assange. Esto queda en evidencia con el hecho de que ahora mismo, las encuestas indican que la mayoría de los estadounidenses quieren ver a Assange colgado y están dispuestos a renunciar a la libertad de expresión por completo. En breve, no estaban preparados para esta acción. Muy bien se puede argumentar que toda la trama de Wikileaks, incluyendo la elección de un portavoz poco atractivo desde el punto de vista moral que garantiza el desencanto de la mayoría de la gente, ha sido planeada de modo deliberado a cierto nivel con el propósito de hacer que la gente esté dispuesta a aceptar un gobierno fascista global con tal de terminar con guerras y malestar interminables. Sabemos que éste es, a fin de cuentas, el objetivo del sionismo; con ellos a la cabeza, por supuesto.

Me fue interesante notar que Baegent está de acuerdo conmigo (y con SOTT) de que a pesar de nuestras dudas sobre Wikileaks e incluso Assange mismo, efectivamente Julian Assange exhibe un valor extraordinario. A menos, por supuesto, que sea el valor falso de una persona que piensa que realmente no está en peligro. Después de todo, Scooter Libby fue el chivo expiatorio de Dick Cheney y al final las cosas no le resultaron tan mal. Mucho se puede decir en favor de saber que eventualmente vas a salir de la cárcel y tu familia nunca pasará hambre incluso si recibes un golpe fatal a nombre de tu equipo.

Por supuesto que esto no altera el hecho de que debemos mantener una mente abierta y permitir la posibilidad de que Assange esté genuinamente tratando de hacer algo positivo y que mucho de lo que se dice sobre él sea mera difamación. Creo que no tenemos suficientes datos duros para condenar a Assange aunque muchos detalles hacen que la situación parezca muy sospechosa. Como escribe Michel Chossudovsky:
Esta colaboración entre Wikileaks y medios de comunicación selectos no es fortuita; fue parte de un acuerdo entre muchos de los mayores diarios de EEUU y Europa y el editor de Wikileaks Julian Assange.

La pregunta importante es ¿quién controla y supervisa la selección, distribución y edición de los documentos publicados para el público?

¿Qué objetivos de la política exterior de EEUU se favorecen a través de este proceso de redacción?

¿Es Wikileaks parte de un despertar de la opinión pública, de una batalla en contra de las mentiras y engaños que aparecen a diario en los medios impresos y televisivos?

Si es así, ¿cómo es posible que esta batalla en contra de la desinformación de los medios sea luchada con la participación y colaboración de los arquitectos corporativos de los medios de desinformación?

Wikileaks ha enlistado a los arquitectos de los medios de desinformación para luchar en contra de los medios de desinformación; un procedimiento incongruente y que se derrota solo.

Los medios corporativos de Estados Unidos y más específicamente el New York Times son parte integral del sistema económico, vinculado a Wall Street, los grupos de expertos de Washington y el Consejo de Relaciones Exteriores.
Chossudovsky concluye del mismo modo en que lo hizo SOTT hace algunos días:
Todos los Wiki-datos son redactados selectivamente y luego "analizados" e interpretados por medios que sirven a las élites económicas.

Mientras que las numerosas piezas de información contenidas en el banco de datos de Wikieaks son accesibles, normalmente el público en general no se va a tomar la molestia de consultar y revisar el banco de datos de Wikileaks. El público va a leer las selecciones e interpretaciones redactadas y presentadas en los medios de noticias más importantes.

Se nos presenta un panorama parcial. La versión redactada es aceptada por la opinión pública porque está basada en lo que se promulga como una "fuente confiable", cuando de hecho lo que se presenta en las páginas de los mayores diarios y en las cadenas de televisión es una intricada distorción de la verdad cuidadosamente fabricada.

Se toleran formas limitadas de debate crítico y "transparencia" mientras que se impone la aceptación pública general de las premisas básicas de la política exterior de EEUU, incluida su "guerra global contra el terrorismo". Con respecto a un gran segmento del movimiento antiguerra de EEUU, esta estrategia parece haber tenido éxito: "Estamos en contra de la guerra pero apoyamos la 'guerra contra el terrorismo'".

Esto significa que la verdad en los medios sólo puede ser alcanzada si se desmantela el aparato de propaganda, es decir rompiendo la legitimidad de los medios corporativos que mantiene los intereses en general de las élites económicas así como los designios militares globales de EEUU.

A cambio, debemos asegurarnos de que la campaña en contra de Wikileaks en EEUU, que hace uso del Acta de Espionaje de 1917, no sea utilizada como un medio de promover una campaña para controlar el Internet. En este respecto, también debemos mantenernos firmes en evitar el encarcelamiento de Julian Assange en EEUU.
Del otro lado, he escuchado que Julian es un gran tipo, que tiene un "plan maestro" y está "utilizando a los medios masivos" para llamar la atención al corazón podrido de la política global. Estoy dispuesta a conceder que Assange PUEDE tener una estrategia que está ejecutando y NO PUEDE revelarla o fallará. Y parte de la estrategia puede ser actuar cierto papel. Pero hasta ahora, si tiene un plan maestro, no está funcionando a favor de la humanidad. Sí, claro está, ha recibido muchos ataques por sus aventuras sexuales pero probablemente hay más de lo que vemos a simple vista. ¿Pero cómo va a enterarse de ello el público en general si todo lo que ven es a un montón de hackers activistas tratando de derrocar al gobierno que ha prometido protegerlos del malévolo Osama bin Bajolacama? Un cierto Osama que, cabe mencionar, está muerto sin duda alguna, pero los documentos de Wikileaks sugieren que es un villano real y vivo, junto con el Al Qaeda creado por la CIA.

De modo que si Assange es realmente un buen tipo y tíene una estrategia (¿tal vez convertirse en un mártir?), pienso que cualquiera que su estrategia sea o haya sido, no es muy buena porque provocar una guerra de cualquier tipo o convertirse en mártir bajo estas circunstancias sólo favorece a la élite; y aquí me refiero a la élite oculta, no a los "gobiernos en escena" que son meramente marionetas de este poder oculto. Una estrategia mucho mejor sería que todos se dedicaran a educarse acerca de la psicopatología y los psicópatas en poder, permitiendo a la gente estar en condición de VER la patología. Lo cual me lleva a otro punto tocado por Baegent:
De modo que si hablamos de cambio mediante la revolución, estamos hablando necesariamente de falta de condiciones porque lo que tememos ya tiene una vida en lo profundo de nuestra propia consciencia. El desacondicionamiento de la ignorancia cultural está en el centro de cualquier política insurreccional.
Como mencioné al principio, últimamente he tenido ciertas reflexiones relativas al activismo político. Esas reflexiones tienen que ver con a idea de que está claro que tomar acciones políticas por cualquiera de las vías normales es totalmente inútil. Uno no puede despertar gente que no cree que está dormida. Uno no puede despertar gente que no está incómoda. Como mencioné con anterioridad, las masas de gente necesaria para organizarse y apoyar la revolución de Assange simplemente no existen. No hay una enorme multitud de gente ordinaria marchando hacia el parlamento portando máscaras de Guy Fawkes, listos para apoyar la revolución de V. Si Assange realmente creía ser una encarnación de V e iba a hacer volar el parlamento de modo figurado, falló en sus cálculos gravemente. Si lo que está haciendo es parte de una estrategia, no fue pensada muy bien en términos de una psicología de masas real. La mínima exposición positiva que puede obtener en el ciberespacio simplemente no es suficiente para contrarrestar la falta de apoyo en el mundo real. Además, como comenta Baegent, la gente todavía no está sufriendo lo suficiente; y más que nada, no tiene el conocimiento necesario acerca de los psicópatas antes de que pueda iniciarse una revolución exitosa de cualquier tipo.

¿Qué hacer? Bueno, he estado insistiendo sobre esto por algún tiempo, pero se está voviendo incluso más urgente que de hecho HAGAMOS algo en este sentido de modo significativo. Como Baegent observa, la clave es el desacondicionamiento:
El desacondicionamiento también implica riesgo y sufrimiento. Pero es transformador, libera el ser de la impotencia y del miedo. Da rienda suelta a la quinta libertad, la libertad a una conciencia autónoma. Eso convierte el desacondicionamiento en algo como un acto tan individual y personal como sea posible. Tal vez el único auténtico acto individual.
Tenemos que desacondicionar gente, y crear las condiciones psico-fisiológicas para prepararla para el impacto del despertar porque, como se observa arriba, despertar involucra riesgo y sufrimiento. Enfrentar las mentiras e ilusiones que hemos creido, y caer en cuenta de que son mentiras e ilusiones, es doloroso. El procesamiento de nuestra programación cultural es difícil en el mejor de los casos; agonizante en el peor.

Ésta es una de las razones por las que hemos creado el programa Éiriú Eolas. A pesar de que se promueve como un programa de control de estrés, sanamiento y rejuvenecimiento, involucra mucho más. Este programa cumple con el criterio de una vía "hacia adentro" de liberación espiritual e intelectual según la describe Baegent.

De modo que este es el primer paso: tenemos que practicar este programa nosotros mismos y tenemos que compartirlo con otros. Si sólo quieren practicarlo por los beneficios de salud y psicológicos, está bien. De todos modos funcionará a niveles profundos para prepararlos para el despertar cuando ocurra la masa crítica en sus vidas que hace del despertar la única salida.

El segundo paso es, al mismo tiempo, ser pacientes y mantener nuestra vista aguda sobre la realidad para saber cuándo, dónde y cómo actuar en el momento adecuado. Esto es crucial. Actuar precipitadamente, antes del momento correcto, antes de que la gente esté preparada, es una receta para el desastre según lo demuestra la debacle de Wikileaks.

Estamos siendo confrontados por todos los flancos por una conspiración monolítica y despiadada, como observó John F. Kennedy. Es el máximo "Pinche Tirano", en términos del Don Juan de Carlos Castaneda. Todos tenemos que convertirnos en Videntes y Guerreros para poder derrotar al Pinche Tirano -el sistema patológico que se ha apoderado del mundo- y la primera tarea es desacondicionarnos, como notó Baegent. Como dije, esto es lo que el programa Éiriú Eolas está diseñado para hacer y funcionará para quienquiera que lo practique regularmente. Le permitirá desarrollar los atributos del guerrero: control, disciplina, refrenamiento, la capacidad de elegir el momento adecuado, y el intento. El programa está diseñado para abrir la vía hacia el camino del conocimiento y asistir con el retiro de las barreras. Como escribió Castaneda:
Hay cuatro pasos en el camino del conocimiento. El primero es el paso que dan los seres humanos comunes y corrientes al convertirse en aprendices. Al momento que los aprendices cambian sus ideas acerca de sí mismos y acerca del mundo, dan el segundo paso y se convierten en guerreros, es decir, en seres capaces de la máxima disciplina y control sobre si mismos. El tercer paso, que dan los guerreros, después de adquirir refrenamiento y la habilidad de escoger el momento oportuno, es convertirse en hombres de conocimiento. Cuando los hombres de conocimiento aprenden a ver, han dado el cuarto paso y se han convertido en videntes.

El control y la disciplina se refieren a un estado interno. Un guerrero está oriendado hacia sí mismo, no de un modo egoísta sino en el sentido de una examinación total de sí mismo. El refrenamiento y la habilidad de escoger el momento oportuno no son exactamente un estado interno. Son del dominio de un hombre de conocimiento. La idea de usar un pinche tirano no es sólo para perfeccionar el espíritu sino también para la felicidad y el gozo del guerrero. Incluso los peores tiranos pueden brindar regocijo, si uno es un guerrero, por supuesto. [...]

Lo que generalmente nos agota y desgasta es el deterioro que sufre nuestra importancia personal. Cualquier hombre que tiene una pizca de orgullo se despedaza cuando lo hacen sentir inútil y estúpido. El afinar el espíritu cuando alguien te pisotea se llama control. En lugar de sentir compasión por sí mismo, un guerrero se dedica de inmediato a explorar el carácter del pinche tirano, sus debilidades, sus peculiaridades. Reunir toda esta información mientras te golpean se llama disciplina. El perfecto pinche tirano no tiene ninguna característica redentora.

El refrenamiento es esperar con paciencia, sin prisas, sin angustia; es una sencilla y gozosa retención del pago que tiene que llegar. Un guerrero sabe que está esperando y sabe qué es lo que espera. Precisamente en eso radica el gran regocijo del ser guerrero. La habilidad de escoger el momento oportuno es una cualidad abstracta que pone en libertad todo lo que está retenido. Control, disciplina y refrenamiento son como un dique detrás del cual todo está estancado. La habilidad de escoger el momento oportuno es la compuerta del dique.

Refrenamiento significa retener con el espíritu algo que el guerrero sabe que justamente debe cumplirse. No significa que el guerrero ande por ahí pensando en hacerle mal a alguien, o planeando cómo vengarse y saldar cuentas. El refrenamiento es algo independiente. Mientras el guerrero tenga control, disciplina y la habilidad de escoger el momento oportuno, el refrenamiento asegura que recibirá su completo merecido quienquiera que se lo haya ganado. (Castaneda, El fuego interno)
El meollo del asunto es éste: yo no veo una salida para ninguno de nosotros por medio de los viejos modos. Hablando históricamente, las revoluciones siempre han sido un caso de "conozcan al nuevo jefe, igual que el jefe de antes." En estos tiempos, los medios de controlar totalmente a la humanidad existen y están en manos de la élite de poder y nos mantienen débiles e indefensos al "comer nuestra consciencia" y mantenernos en conflicto unos con otros. El único modo en el que vamos a salir de este desastre es uniéndonos. Justa ahora, la humanidad se enfrenta al mayor reto que nuestra civilización actual jamás haya visto: cómo tratar con la patología en el poder y sobrevivir y preservar el planeta para nuestros hijos y sus hijos.

En verdad que estos son tiempos peligrosos para estar vivo. Colectivamente hemos permitido a individuos patológicos tomar el poder, y las soluciones que hasta ahora se han ofrecido no funcionan. Ni plegarias ni pensamiento positivo ni acción política y rebelión parecen haber sido efectivas de modo significativo a largo plazo.

Como escribí antes, antes del cataclismo de la era Clovis de 13,000 YBP, había una religión paleolítica que duró por más de 25,000 años. Más aun, al parecer fue después de este evento que la patología significativa apareció en el planeta, gradualmente, en un lugar tras otro. Puede ser rastreada por medio de la arqueología, la paleontología y la genética.

Parece que la antigua religión paleolítica era una red de gente trabajando en la misma dirección. Pero para que la red pueda avanzar y no simplemente caer en la entropía, tiene que haber una dirección, y en ese sentido, tiene que haber una vanguardia. Los antiguos tenían chamanes, aquéllos que podían caminar entre dos mundos.

De modo que parece ser un reflejo de las verdaderas actividades sociales evolutivas que haya algunos que abran nuevos caminos y otros que apoyen y "cuiden la espalda" de la vanguardia. Una vez que el camino ha sido creado y el destino alcanzado, los otros no sólo se benefician de las luchas de la vanguardia sino que también organizan los detalles del nuevo medio ambiente y lo estabilizan. De modo que todos desmpeñan un papel, y si la red es firme, todos llegan prácticamente al mismo tiempo.

Quienes son capaces de completar la tarea de reconstruir las conexiones sociales, con base al nuevo estándar evolutivo de tomar en cuenta la patologia en la ecuación, evolucionarán. Quienes no evolucionen perecerán.

Una vez más, éste debe ser un esfuerzo de la mayoría: la gente sincera y decente debe unirse bajo un mismo eje donde la Verdad sea el objetivo; la Verdad en todas sus formas, ya sean buenas o malas. Ya no podemos seguir viendo a otras personas normales como el enemigo, incluso si están perdidas en mentiras patológicas, sino que la patología y la corrupción deben ser claramente identificadas para contenerlas y excluirlas. La humanidad debe despertar primero, y luego unirse para que lo que necesite hacerse para aliviar la situación pueda hacerse efectiva y eficientemente, y de ese modo pasar a través de este Horror que los psicópatas han creado en nuestro planeta.

La gran pregunta es: ¿cómo hacerlo efectiva y eficientemente? En otras palabras, algo que realmente funcione. Algo que realmente nos ponga a todos en el mismo canal, andando en la misma dirección hacia la Verdad... y la respuesta que veo es comenzar a prepararnos a nosotros mismos por medio del programa Éiriú Eolas, y aprender a ser un Guerrero y un Vidente como lo describe Castaneda.

Esa es la primera tarea: limpiarse.

La segunda es hacer, pero esto sólo puede llegar como resultado del acuerdo entre individuos que están limpios y son capaces de percibir la realidad primaria tan objetivamente como sea posible. Cada situación será diferente. Lo que sea hecho deberá hacerse de acuerdo a los atributos del guerrero: control, disciplina, refrenamiento, habilidad de escoger el momento oportuno, e intento, y desde la posición de un Hombre de Conocimiento.

Nuestra situación es tan grave que si no tomamos medidas extraordinarias ahora mismo, no hay esperanza; nos disolveremos en la Sexta Extinción.

Sin embargo, si existe un deseo real por salir de este desastre, de ser capaces de verdaderamente excluir a los psicópatas y tipos patológicos de nuestras congregaciones, y si realmente tomamos consciencia de lo que enfrentamos, podemos limar las asperezas entre los seres humanos normales que realmente quieren una vida decente para sí mismos y sus hijos, compartir la información que muestra que nuestras raíces son las mismas, ¡y regresar a ellas!

Lo que cuenta son los resultados, y necesitamos desesperadamente de esos resultados o la humanidad perecerá. Como Joe Baegent escribió en su maravilloso ensayo:
Algunos estadounidenses creen que podemos triunfar colectivamente sobre el monolito al que tememos y adoramos actualmente. Otros creen que lo mejor que podemos hacer es encontrar la fortaleza personal para aguantar y seguir adelante por las solitarias llanuras interiores del ser.

Hacer una de las dos cosas requerirá una liberación moral, intelectual y espiritual interior. Todo depende del sitio elegido para librar la batalla. O incluso de si se decide librarla. Pero una cosa es segura. La única manera de salir está en el interior.