© ABC Color
Para muchos, en Paraguay, ya no es raro decir que "ABC miente", luego de años de que salió esta campaña ciudadana para mostrar que este periódico, relacionado con entes corporativos, miente, tergiversa y omite información con marcados intereses económicos y políticos, debo decirlo una vez más... ABC Color está mintiendo y, así como en el caso de sus recientes mentiras y propagandas pro-transgénicos, estas mentiras ponen en juego la salud y la vida de miles de personas en el país.

El tema de la mentira, en esta ocasión, es el de la vacuna contra el VPH y, como es de costumbre, en cuanto a los medios de comunicación, ABC Color empieza la mentira y todos los otros periódicos le siguen la corriente publicándolas. Escribiendo VPH en el buscador del periódico, encontré más de 20 artículos que hablan de la eficacia y seguridad de esta vacuna, repitiendo el mismo mantra yobviando las evidencias que existen a nivel internacional sobre los riesgos y los gravísimos efectos secundarios relacionados a la misma.

El problema aquí es que no se trata sólo de las mentiras de ABC Color, sino que se combinan las mentiras deliberadas, propagadas por los intereses corporativos de Merck (fabricante de la vacuna Gardasil, contra el VPH) junto con los individuos y grupos asociados a y sobornados por la misma, y la propia ignorancia y/o omisión de la comunidad médico-científica, resultado de una educación pésima que solamente enseña a los médicos (y pseudo-científicos) a ser expertos en farmacología y no ya "promotores de la salud", como suelen llamarlos, sino Promotores de la Big Pharma, o gran industria farmacéutica que nos trae cada vez más dependencia, enfermedad y muerte.

Contexto

El pasado 7 de Marzo han llegado a Paraguay 300.000 dosis de la vacuna contra el VPH. El costo de estas vacunas fue de 8 millones de dólares. A partir del 11 de Marzo han iniciado la campaña de vacunación en cientos de colegios, lo que ha causado cierta polémica entre diferentes grupos de la sociedad. Algunos de ellos, religiosos que se oponen por cuestiones referentes a la religión y otros pocos que se oponen por tener algo de conciencia de los graves efectos adversos y riesgos asociados a esta vacuna.

Mentiras

Desde la prensa y las instituciones 'oficiales', se puede ver una fuerte campaña de propaganda hacia la vacunación de niñas en todo el país, con afirmaciones como "Esta vacuna es completamente segura", "La vacuna no posee ningún riesgo", "La OMS afirma que las vacunas son seguras y eficaces", "OPS asegura que vacuna es segura y eficaz", etc.

Si bien la polémica se desató en el país, la postura dominante y más propagada parece ser la que alardea de que el Ministerio de Salud está salvando al país con la vacunación preventiva de miles de niñas, y que todo está perfectamente bien y no existen riesgos...

La realidad parece ser muy diferente

Sin embargo, haciendo una búsqueda sobre la vacuna contra el VPH y sus riesgos, encontramos numerosos casos de niñas y adolescentes que sufrieron terribles consecuencias y hasta hay casos de muerte asociados a la misma. Así como estudios que comprueban estos riesgos.

Existe mucha información que el lector puede buscar para informarse al respecto, así que me limitaré a citar algunos artículos para que el que quiera informarse más pueda investigar al respecto:

Evidencias de ineficacia

El Dr. Mercola es uno de los que escribió al respecto. En un artículo muy recomendado menciona:
Publicado en Internet el 24 de septiembre,1 una revisión sistemática del otorgamiento de licencias antes y después de las pruebas de la vacuna contra el VPH hechas por un equipo canadiense, demuestra que su efectividad no sólo es exagerada (a través del uso de información selectiva o datos "cherry picking"), sino también, no ha sido probada.

El resumen lo afirma con toda claridad:

"Llevamos a cabo una revisión sistemática de la vacuna contra el VPH antes y después de la licencia de ensayos para evaluar la evidencia de su eficacia y seguridad. Descubrimos que el diseño de las pruebas clínicas de la vacuna contra el VPH, y la interpretación de datos sobre la eficacia y los resultados de seguridad, fueron en gran medida inadecuados. Además, observamos evidencia del informe selectivo de resultados de los ensayos clínicos (es decir, la exclusión de las cifras de la eficacia de la vacuna se enfoca en un estudio de subgrupos en el cual la eficacia puede ser menor o incluso negativa según las publicaciones revisadas por pares).

Ante esto, el optimismo generalizado con respecto a los beneficios a largo plazo de las vacunas contra el VPH, parece basarse en una serie de suposiciones no probadas (o que son imparciales con pruebas objetivas) y mala interpretación significativa de los datos disponibles.

Por ejemplo, la afirmación de que las vacunas contra el VPH resultará en la reducción aproximadamente del 70% del cáncer cervical es hecha a pesar de que la información de los ensayos clínicos no han demostrado hasta la fecha que las vacunas hayan evitado un solo caso de cáncer cervical (sin hablar de las muertes por cáncer cervical), ni siquiera son justificados los marcadores extrapolares optimistas actuales.

Del mismo modo, la noción de que las vacunas contra el VPH tienen un perfil de seguridad impresionante es únicamente apoyado por un diseño altamente imperfecto de pruebas de seguridad diferentes a la evidencia acumulada por la base de datos de seguridad de las vacunas y de reportes de casos que continúan vinculando la vacuna contra el VPH con serios resultados adversos (incluyendo la muerte e incapacidad permanente).

Por consiguiente, concluimos que una mayor reducción de los cánceres cervicales pueden lograrse mejor mediante la optimización de la detección cervical (que no conlleva esos riesgos) y la focalización de otros factores de la enfermedad en lugar de la dependencia de las vacunas con una eficacia y perfiles de seguridad cuestionable."
Y...
...Otros estudios concluyentes también han sido completamente ignorados por los medios de comunicación y funcionarios de salud pública por igual. Según lo informo menstruationresearch.org en junio: 17

"En enero del 2012, la revista American Journal of Obstetrics and Gynecology
publicó el estudio ATHENA VPH,18 anunciando los resultados de un gran ensayo de detección de cáncer cervical, registrando 47,208 mujeres de 21 años de edad o más, en 61 centros clínicos en los Estados Unidos. Los autores informaron que en un subgrupo de 12,852 mujeres jóvenes, la vacuna contra el VPH redujo las infecciones por VPH -16 en sólo el 0.6% de las mujeres vacunadas a diferencia de las mujeres no vacunadas.

Lo más inquietante son los datos que mostraron que otras infecciones de VPH de alto riesgo fueron diagnosticados en las mujeres vacunadas de 2.6% a un 6.2% más frecuentemente que las mujeres no vacunadas. De hecho, el estudio informó que el aumento de la tasa de las infecciones por los tipos carcinogénicos de VPH en mujeres vacunadas (otras que no fueron contempladas por Gardasil ®) es de 4 a 10 veces mayor que la reducción de infecciones en VPH 16/18."


Otro estudio británico recientemente publicado19 en la revista Vaccine el 14 de mayo del 2012, establece lo siguiente:

"Los impactos estimados por las vacunas del virus del papiloma humano (VPH) en ensayos clínicos y estudios de modelado, se basan en las pruebas de ADN de citología o biopsia para determinar el tipo de VPH responsable de una lesión cervical. El ADN de varios tipos de VPH oncogénicos, pueden ser detectables en una muestra. Sin embargo, sólo un tipo puede ser responsable por una lesión cervical particular.

Una mala atribución del tipo de VPH culpable de una anormalidad en particular, puede dar lugar a un aumento aparente a la enfermedad, debido a los tipos de VPH no vacúnales después de la vacunación ('desenmascaramiento')... Puede haber un aumento aparente máximo de 3-10% a largo plazo en la incidencia de cáncer cervical, debido a los tipos de VPH no vacúnales después de la vacunación... el descubrimiento puede ser un fenómeno importante en la epidemiologia después de la vacuna VPH, de la misma manera que se ha observado en la vacuna antineumocócica conjugada."
Continuando con las citas...
"Es importante darse cuenta de que la vacuna contra el VPH sólo protege contra un grupo selecto de pequeños conjuntos de VPH que pueden causar anormalidades en las células que en algunos casos puede causar cáncer cervical, si las anomalías no son identificadas y tratadas. Así que en realidad, es un nombre poco apropiado llamarla una vacuna contra el cáncer. Y es enormemente engañosa, o hasta un engaño deliberado, decir que "salvará" vidas.

Hoy, seis años después de la aprobación, todavía NO tenemos absolutamente ninguna prueba ni una pizca de evidencia real, que indique que Gardasil previene realmente el cáncer a largo plazo y/o reduce la mortalidad de cáncer cervical. Lo que tenemos en cambio, es decenas de miles de reportes de eventos adversos y 122 muertes, a partir de los mediados de agosto."

Efectos adversos


A parte de la evidencia citada sobre los riesgos y la ineficacia de esta vacuna, me gustaría mencionar los efectos adversos asociados a la misma que han sido reportados.

Este artículo menciona lo siguiente:
Los últimos informes de VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System), incluyen:
  • 376 Frotis de Papanicolaou anormales tras la vacunación contra el VPH
  • 108 Informes donde se detectó la aparición de verrugas anogenitales tras la vacunación contra el VPH
  • 224 casos de infecciones con el virus del papiloma fueron reportados tras la vacunación contra el VPH
  • 41 reportes de cáncer de cuello uterino después de la vacunación contra el VPH
  • 21,634 Efectos adversos (Efectos secundarios dañinos) por la vacuna contra el VPH
  • 95 muertes
Cabe señalar que estos números solo reflejan, aproximadamente, del 1 al 10% de la población norteamericana, que son las personas que realizan los reportes sobre eventos adversos (el otro 90 % no lo hace). Los consumidores de productos medicos y muchos doctores no suelen relacionar los daños que causa la vacuna con la vacuna en sí - y por lo tanto toman estas lesiones o enfermedades como algo separado de la inoculación."
Con estos datos, es bastante razonable pensar que las afirmaciones de las autoridades locales y la prensa nacional están omitiendo la información pertinente a las personas responsables de las miles de niñas que serán vacunadas, seguramente con el fin de justificar el gasto desmedido que han realizado para algo que no solamente no servirá para combatir el cáncer de cuello uterino, sino que, además, pone en riesgo a las vidas de estas niñas. El hecho de omitir esta realidad, viola el derecho de los padres y responsables a decidir de manera informada si desean o no que las niñas a su cargo reciban esta vacuna. Y pone en evidencia, una vez más, la falta de seriedad (o de interés real en nuestro bienestar) de nuestras autoridades, más ligadas al dinero muy probablemente obtenido por soborno, que a la salud de los Paraguayos.

A todo este circo de polémicas, mentiras y mucha desinformación, se le suma la población general que siempre está perdida entre semejante maraña de propaganda y omisión, o bien, como es el caso de una mayoría en un país como Paraguay, no tiene acceso a informaciones alternativas que puedan prevenirles de estos riesgos, y confía plenamente en las "autoridades" sanitarias y lo que diga ABC Color (periódico con mayor alcance en el país).

Algunas consideraciones sobre el VPH y el cáncer de cuello uterino

Para aclarar algo sobre el VPH y su relación con el cáncer de cuello uterino, es importante mencionar que la histeria social creada alrededor de este virus es realmente una muestra más de la propaganda para llevar a la gente a optar por vacunas como ésta. El VPH es un virus sobre el cual se dice que "se contagia como la gripe", a diferencia de que éste se contagia por el contacto sexual con un portador (algunas de sus variedades, pues hay más de 150 tipos). Se estima que un 80% de las mujeres a nivel global adquieren este virus alguna vez en sus vidas y muchas ni siquiera lo saben, ya que, el virus puede pasar desapercibido, incluso ante los exámenes rutinarios del papanicolau y, además, porque los mismos suelen desaparecer por sí solos en la mayoría de los casos.

Según este artículo:
"Virus del Papiloma Humano (VPH): Grupo de virus de transmisión cutánea y sexual. La mayoría de las veces, el contagio no produce síntomas y la infección se resuelve pasando desapercibida. Algunos grupos de virus se asocian frecuentemente a verrugas genitales. Estas verrugas son de buen pronóstico y suelen desaparecer con el tiempo por sí solas o permanecer sin más complicaciones. En un porcentaje muy bajo de los casos y con unas cepas específicas (16 y 18 principalmente) se produce cáncer de cuello uterino tras un tiempo después de la infección."
Según el Instituto Nacional del Cáncer en EE.UU.:
¿Qué son los virus del papiloma humano y cómo se transmiten?

Los virus del papiloma humano (VPH), o papilomavirus, son un grupo de más de 150 tipos relacionados de virus. Se les llama papilomavirus porque algunos tipos pueden causar verrugas o papilomas, los cuales son tumores benignos (no cancerosos).

Algunos VPH, como los que causan las verrugas comunes que crecen en las manos y en los pies, no se transmiten fácilmente. Sin embargo, más de 40 tipos de VPH se transmiten sexualmente, y estos VPH se transmiten con mucha facilidad por medio de contacto genital. Algunos tipos de VPH que se transmiten sexualmente causan cáncer cervical y otros tipos de cáncer (1). Estos se dicen VPH de alto riesgo, oncogénicos o carcinogénicos. Otros tipos de VPH que se transmiten sexualmente parecen no causar cáncer y se llaman VPH de bajo riesgo.

Aunque las infecciones por VPH son muy comunes, casi todas aparecen sin síntomas y desaparecen sin tratamiento alguno en el transcurso de unos pocos años. Sin embargo, algunas infecciones por VPH permanecen por muchos años. Las infecciones persistentes por VPH de alto riesgo pueden causar anomalías en las células. Si no se tratan las zonas que tienen anomalías celulares, las cuales se llaman lesiones, pueden algunas veces convertirse en cáncer.
Claramente, la relación entre el VPH y el cáncer del cuello uterino, no es demasiado directa, en el sentido en que, la mayoría de las mujeres afectadas por el VPH no desarrollan cáncer de cuello uterino. Por esta simple razón, decir que la vacuna contra el VPH previene contra el cáncer del cuello uterino es falsa, además de toda la evidencia de su ineficacia y sus riesgos expuestos anteriormente. Por lo general, cuando a una mujer se le detecta el virus, la recomendación es hacerse controles periódicos (cada 3-6 meses) para controlar el desarrollo del mismo y tratamientos locales a las verrugas causadas por el mismo (si es que aparecen), además de una buena alimentación y un estilo de vida saludable.

Cabe destacar este ultimo punto, ya que, como estamos hablando de un virus, la única manera de defendernos contra el mismo es tener un sistema inmunológico saludable. Esto implica que nuestro cuerpo y nuestras mentes estén saludables. Irónicamente, las mismas instituciones que se supone que velan por nuestra salud son las que dan luz verde a sustancias y alimentos (transgénicos, aspartame, etc.) provenientes de otra gran industria, la alimenticia, los cuales son nocivos y tóxicos y a los cuales se debería realmente mirar al buscar causas para aumento del cáncer y otras enfermedades a nivel mundial (entre otros hábitos alimenticios promovidos por éstas instituciones que claramente no son adecuados para una buena salud). Además, debemos saber que el sistema inmunológico está altamente ligado a nuestra mente, y, en un mundo cada vez más marcado por la violencia, la miseria y numerosos factores de estrés, sumados a nuestra alimentación a base de basura y venenos, no es sorprendente que nuestra salud se vea deteriorada y que las enfermedades causadas por virus, bacterias, y otras enfermedades como la obesidad y la diabetes, proliferen en nuestros cuerpos sintiéndose bastante a gusto.

Gastar 8 millones de dólares comprando vacunas inútiles y peligrosas es una muestra de ignorancia y corrupción por parte de las "autoridades". Un parche que busca, por un lado, seguir enriqueciendo a las multinacionales de la Big Pharma y la Big Agra (industria agro-alimentaria), y, por otro lado, desviar nuestra atención de lo que podemos hacer para combatir realmente contra estas enfermedades, fortaleciendo nuestro sistema inmunológico a través de una dieta saludable y manteniendo sana a nuestra psiquis, aliviando el estrés y manejando mejor nuestras emociones.

Si bien Paraguay es ahora el sujeto de este artículo, esta tendencia es global. Estamos en un mundo regido por la injusticia, la inmoralidad y la inconsciencia. Somos usados como ratones de laboratorios con el fin de que ellos se lucren a expensas nuestras... Y todo esto sin escrúpulos y sin ningún interés real en el bienestar general. Lo que nos queda es informarnos y que la información corra hasta donde sea posible, pues quien esté informado puede optar por negarse a colaborar con estos dementes que constituyen hoy día la "autoridad".

Para leer más: