La Ciencia del Espíritu
Mapa


Bulb

Neuropsicología y sabiduría

© Desconocido
El concepto de sabiduría es posiblemente unos de los más elusivos en nuestro lenguaje. ¿Cómo caracterizamos al "sabio"? ¿Qué comportamientos hacen que consideremos a una persona como "sabia"? ¿Qué es, en definitiva, la sabiduría? Posiblemente, personas diferentes darían distintas respuestas a tales cuestiones, aunque de una u otra forma -sin embargo- nos resulta más o menos sencillo aplicar este concepto a personas concretas. Por ejemplo, en ocasiones nos referimos con él a gente próxima a nuestra vida personal, como pueden ser padres, maestros o personas que en algún momento influyeron positivamente en nosotros proporcionándonos orientación o apoyo, o también identificamos como "sabios" a aquellos a quienes socialmente así se reconoce casi de manera icónica, como el Dalai Lama o Nelson Mandela. Dicho de otra forma, la sabiduría puede ser fácil de reconocer o de mostrar, pero difícil de definir o de decir en qué consiste. Distintas tradiciones -culturales, espirituales o ideológicas-, distintas épocas y distintas comunidades han aportado, además, distintas versiones del concepto, lo que viene a hacer más complejas las cosas.

Recientemente, sin embargo, la psicología -y especialmente la psicología positiva de corte empírico- ha llevado a cabo un esfuerzo por operacionalizar este constructo, lo que sin duda ha facilitado el abordaje de la sabiduría desde una perspectiva científica. Un claro ejemplo de ello es un artículo de Meeks y Jeste (2009), publicado en Archives of General Psychiatry, en el que se analiza el sustrato neurobiológico de los diversos componentes que caracterizarían la sabiduría. Conscientes de las dificultades de definición del concepto, los autores adoptan una sagaz forma de aproximarse a su objeto de estudio. Así, en primer lugar llevan a cabo una revisión de estudios previos en los que se trabaja sobre el constructo de sabiduría, tratando de llegar a partir de ellos a una síntesis de los elementos que lo caracterizarían.
Music

Un músico californiano toca la guitarra durante una cirugía cerebral

Brad Carter, un músico y actor californiano de 39 años, se sometió el pasado jueves a una cirugía cerebral para solucionar un temblor involuntario en las manos. Padecía desde el 2006 la enfermedad de Parkinson, que le impedía hacer su trabajo y practicar su mayor pasión: la música. "Quiero grabar y quiero tocar en directo otra vez, así que espero que esto ayude", dijo a los medios antes de la intervención.

Brad Carter, músico y actor californiano, se sometió despierto a una cirugía cerebral, el pasado jueves. ATLAS
Hearts

El rostro enfermizo del amor

Hasta un 5% de la población conoce la cara más oculta del amor. Unos viven en un perpetuo estado de enamoramiento con varias personas a la vez y otros se «enganchan» a una semejante, como si fuera una droga.
adictos al amor
Apenas se ha hablado de la adicción al amor. Quererse nunca debería ser algo negativo, porque tiene como resultado un reforzamiento positivo: el cariño. Pero existe una diferencia inmensa entre amar y ser un adicto al amor. También existe una amplia distancia entre estar más enamorado de la idea del amor que de tu propia pareja.

El núcleo de la fantasía en la adicción al amor es la expectativa de que alguien más puede resolver los problemas, por lo que los afectados proporcionan una consideración positiva incondicional en todo momento al objeto de adicción. Cuando no se cumple esta necesidad realista, los adictos al amor pueden sentirse resentidos y acabar generando conflictos en sus relaciones con los demás (culpándoles de que sus expectativas no se han cumplido).
Bulb

Celebra tus errores, pronto podrían convertirse en tus mayores aciertos

© Desconocido
Los errores pueden ser pulsos evolutivos; un error del cual se aprende, deja de serlo y puede transformarse no solo en un gran acierto, sino en nuestro principal motor creativo.

La Real Academia de la Lengua Española define el termino error como una "acción desacertada o equivocada", descripción que coincide con la concepción popular que existe sobre esta palabra. Pero, qué pasa con la premisa que advierte "nada permanece más que el cambio", quiero decir, si tomamos en cuenta que todo esta ineludiblemente 'condenado' a la transformación, entonces lo que hoy aparenta ser un error mañana podría vestirse con el atuendo de un gran acierto. Y esta es solo una de las premisas fundamentales que nos pueden llevar a valorar los errores como piedras preciosas con las que tropezamos a lo largo de nuestro camino.

Además de la relatividad de nuestro criterio para determinar si algo representa un error o, por el contrario, un acierto - la cual se debe en buena medida a nuestra lineal prisión frente al tiempo y el espacio - , otra premisa a favor de equivocarnos podría resumirse en un término tan complejo, como cotidiano: el aprendizaje. "Comete nuevos errores. Comete gloriosos, espectaculares errores. Ten equivocaciones que nadie jamás haya tenido" recomienda el escritor británico Neil Gaiman, en su libro "Make Good Art", a los jóvenes literatos.
People

Un avatar ayuda a silenciar las voces que las personas con esquizofrenia oyen en su cabeza

avatar
© TeleCinco.es
La esquizofrenia es un trastorno psiquiátrico que afecta a aproximadamente una de cada cien personas en todo el mundo. Entre sus síntomas más comunes están los delirios y las alucinaciones auditivas. Además, una persona con esquizofrenia muestra un lenguaje y pensamientos desorganizados, trastornos afectivos y conducta inapropiada.

Cuando se intenta resumir qué y cómo sufre un esquizofrénico se suele decir que "oyen voces en su cabeza". En cómo acallar esas voces ha trabajado un equipo de científicos del University College London (Reino Unido). Fruto de su investigación, han desarrollado un sistema conocido como 'terapia avatar' que podría ayudar a los afectados por esquizofrenia a controlar la enfermedad y silenciar las voces que oyen en su cabeza.
Music

¿Puede la música de Bach traducirse a colores? Los científicos estudian la sinestesia

La música puede transportarnos a otros mundos - pero esos mundos tienen colores que son extrañamente similares en experiencias compartidas. Un nuevo experimento vuelve a explorar los misterios de la sinestesia.

Los conciertos rápidos en clave mayor son colores saturados y brillantes, rojo y amarillo; las piezas lentas son colores oscuros y tendiendo al azul. Esto al menso en el caso de Bach. El contexto es un experimento de Stephen Palmer, científico de la Universidad de California en Berkley, quien afirma que pueden "predecir con 95% de precision qué tan felices o tristes serán las elecciones de color de la gente según lo feliz o triste que sea la música."
© desconocido
Muchos dirán que la experiencia de apreciación musical es altamente subjetiva - pero Palmer realizó un experimento con casi 100 personas (la mitad de San Francisco, EU, y la mitad de Guadalajara, México), donde se les pedía elegir cinco colores de una paleta de 37 colores y que los asociaran al sentimiento que tenían al escuchar una de las 18 piezas de música clásica que los investigadores les pusieron para escuchar.
People 2

Sesgos cognitivos y errores en el diagnóstico médico

La medicina ha experimentado avances espectaculares en las últimas décadas. Sin embargo, muchas de las tecnologías y procedimientos que emplea dependen, en última instancia, del factor humano. Y no hay nada más humano que cometer errores. En particular, una fase del protocolo médico habitual, el diagnóstico, podría ser especialmente sensible a las equivocaciones, con consecuencias que se extienden al tratamiento subsecuente de la enfermedad.

SesgosCognitivos_DiagnósticoMédico
© Desconocido
Según reportan Phua y Tan (2013) en un artículo reciente de revisión sobre este tema, la tasa de errores diagnósticos se sitúa entre el 0.6% y el 12%, con algunas estimaciones que llegan al 15%; además, la tasa de efectos médicos indeseados cuando se cometen estos errores se situaría entre el 6.9% y el 17%. Para tratar de evitar, o al menos paliar, este problema parece necesario comprender con detalle cómo opera el profesional sanitario a la hora de emitir un diagnóstico, aspecto en el que la psicología cognitiva puede realizar una interesante aportación.
Snakes in Suits

Patética apología de los valores psicopáticos: La BBC nos anima a ser más psicópatas en el trabajo

La mayoría de nosotros probablemente piensa en los psicópatas como maníacos blande-cuchillos a los que hay que tener tras las rejas. Pero nos equivocamos. Muy por el contrario, podemos aprender de los psicópatas, según el psicólogo experimental de la Universidad de Oxford, Kevin Dutton.
Psicópatas
© Thinksotck
Adoptar ciertas características psicopáticas pueden ayudarnos a desempeñarnos mejor laboralmente, según la BBC.
"Es cierto. Incluso entre psicólogos como yo, cuando usamos la palabra 'psicópata', imágenes de temibles asesinos nos vienen a la cabeza", dice.
Sin embargo, el especialista cree que todos podríamos beneficiarnos de actuar de forma implacable, audaz, confiada, centrada, mentalmente fuerte, encantadora y carismática... Todas características del psicópata típico.

Ninguna de ellas es un problema en sí misma, señala Dutton. La situación se vuelve peligrosa cuando "todas esas características se intensifican demasiado: ahí es cuando el individuo comienza a convertirse en disfuncional".
"Si tu jefe tiende a ponerle el pie encima a quienes están por debajo de él pero hace lo extraordinario para impresionar a quienes están por arriba, es hora de buscar otro empleo." Kevin Dutton psicólogo experimental de la Universidad de Oxford.
"No estoy idealizando a los criminales psicópatas violentos, porque ellos acaban con la vida de otras personas", aclara Dutton.Pero en su nuevo libro, "La sabiduría de los psicópatas", argumenta que adoptar ciertas características psicopáticas pueden ayudarnos a desempeñarnos mejor laboralmente.

Comentario: El artículo considera positivo adoptar rasgos psicopáticos para conseguir un buen puesto en una organización pero, al mismo tiempo, considera que estas personas "a largo plazo pueden convertirse en una problema para la organización." Desde SOTT queremos añadir que no es que "puedan convertirse", es que "se convertirán" sin ningún tipo de duda. Los psicólogos que participan en este artículo tiene un desconocimiento absoluto de los factores ponerológicos que entran en juego cuando se trata de psicópatas.

De la misma forma que un virus no puede dejar de infectar el cuerpo invadido hasta su muerte, aunque ésta sea la muerte del virus también, un psicópata no puede dejar de destrozar y arruinar la vida de aquellos que le están sustentando.

En un mundo totalmente "ponerizado", uno ya no distingue entre los valores de la gente normal y los valores psicopáticos de gente enferma. No hay que copiar a los psicópatas, hay que detener su infección entre la gente normal, que ha llegado a tal punto que algunos empiezan incluso a admirar los valores de estos enfermos patológicos, como los participantes de este artículo. ¡Es lamentable!
"Un fenómeno que todos los grupos y asociaciones ponerogénicos tienen en común es el hecho de que sus miembros pierden (o ya han perdido) la capacidad de percibir a los individuos patológicos como tales, y asi, interpretan su comportamiento en formas fascinantes, heroicas o melodramáticas. Cuando los hábitos de selección y substitución subconsciente de los datos de pensamiento se esparcen a nivel macrosocial, la sociedad tiende a desarrollar el desprecio de la crítica basada en hechos y a humillar a quien sea que haga sonar una alarma." Andrew M. Lobaczewski
La terrible adaptabilidad de este virus patológico de la psicopatía para infiltrarse en todas nuestras instituciones e infectar todos nuestros valores no tiene límites. Y no se van a resolver los problemas de nuestro planeta adoptando y admirando estos valores patológicos. Sólo podremos cambiar las cosas entendiendo esta terrible enfermedad que ha contaminado nuestro planeta: "la patocracia", ponerización total de la sociedad.
.

Para más información vea:

Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos (Parte 1)

Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos (Parte 2)
.

Son tan graves las consecuencias de la infección de este virus en nuestras vidas que no podemos seguir cerrando los ojos:

- Intenciones celestiales: Cometas y los Cuernos de Moisés

Propaganda

El psiquiatra que "descubrió" el TDAH confesó antes de morir que "es una enfermedad ficticia"

© Desconocido
Leon Eisenberg, el psiquiatra que "descubrió" el TDAH
A la psiquiatría hace tiempo que se le ve el plumero. Son tantas las enfermedades y trastornos que se describen en sus manuales que hoy en día lo raro es no tener nada.

Después de hacer saltar las alarmas al incluir las rabietas en el último Manual de Pediatría DSM (la biblia de los psiquiatras) y después de ver como el gobierno estadounidense declara en un informe que 1 de cada 5 niños tiene un trastorno de la salud mental, cifras que parecen un insulto al sentido común de la población, porque es imposible que tantos niños estén mentalmente enfermos, aparecen unas declaraciones de Leon Eisenberg, el psiquiatra que "descubrió" el TDAH, que no dejan indiferente a nadie que viva o trabaje con niños.

El semanario alemán Der Spiegel, en un artículo en que ponía en relieve el aumento de enfermedades mentales en la población alemana, explicó que Eisenberg dijo, siete meses antes de morir, cuando contaba ya con 87 años, que "el TDAH es un ejemplo de enfermedad ficticia".

Los inicios del TDAH

Los primeros intentos por tratar de explicar que había niños con TDAH sucedieron en 1935. Por aquellos tiempos, los médicos habían tratado por primera vez a niños de primaria con un carácter inquieto y con dificultad para concentrarse en lo que se les pedía, bajo el diagnóstico de síndrome post-encefálico. Fue un intento que no cuajó porque claro, la mayoría de esos niños nunca habían tenido encefalitis.
Family

El cerebro adulto puede ser entrenado para la compasión

Un estudio revela que este sentimiento humano es como un "músculo" que puede fortalecerse.

Un estudio realizado por científicos estadounidenses ha revelado que los adultos pueden ser entrenados para ser más compasivos, del mismo modo que se entrenan para desarrollar habilidades físicas o académicas. En la investigación se pidió a un grupo de voluntarios que practicaran durante 30 días una técnica de meditación budista conocida como "meditación compasiva". Tras este periodo de tiempo, se constató que las personas se habían vuelto más altruistas y que, además, sus cerebros habían sufrido cambios en regiones vinculadas con la empatía, la regulación de las emociones y las emociones positivas.

Comentario: En relación con esta noticia, desde el equipo de Sott.net queremos animarles a que mediten y para ello les recomendamos el programa Éiriú Eolas cuyos beneficios están científicamente comprobados. Un programa increíble que le permitirá controlar el estrés, curarse, desintoxicarse y rejuvenecer. Es LA CLAVE que le ayudará a cambiar REALMENTE su vida de un modo inmediatamente perceptible, aqui les dejamos el enlace donde podrán encontrar más información: Éiriú Eolas

Top