La Ciencia del Espíritu
Mapa


Gear

Las personas con mayor autocontrol son más felices

© Desconocido
Traducción de Medciencia

Muchas veces asociamos la autodisciplina o el autocontrol a un menor nivel de felicidad, solo por el simple hecho de que tener mucho control sobre las emociones de uno mismo implica rechazar muchas situaciones y deseos que, teniendo otra personalidad diferente, no se rechazarían, ¿verdad? Pues resulta que según una reciente investigación el asunto es totalmente al revés, pues las personas con mayor autocontrol son más felices que las que sucumben a las tentaciones sin pensarselo dos veces.

El estudio, publicado en el Journal of Personality, ha conseguido demostrar que el autocontrol no solo es privarse de ciertos deseos, sino de saber gestionar mejor los conflictos y cumplir mejor los objetivos, ya que la gente más disciplinada suelen tener mejor control sobre sus tareas. Y justamente por todo esto los científicos intentaron demostrar si tanto control sobre uno mismo acabaría con una mayor tristeza, pero justamente fue todo lo contrario.
Family

Neuroimagen de la resiliencia

Uno de los conceptos que ha recibido más atención en la psicología de los últimos años es el de "resiliencia". Básicamente, hace referencia al grado de "dureza psicológica" de una persona ante eventos estresantes y a su capacidad para resistir y afrontar adecuadamente la adversidad.

neuroimagen_resiliencia1
© PSY'N'THESIS
Las personas con una alta resiliencia son capaces de adaptarse a circunstancias que pueden suponer un desafío, movilizando una amplia gama de recursos cognitivos y emocionales con los que atender a los retos que se les plantean. En este sentido, se trata de personas que pueden identificar cuáles son las demandas que plantea un evento potencialmente estresante, que cuentan con estrategias adecuadas de solución de problemas y que, de manera flexible, consiguen ajustar su respuesta emocional a lo que requieren los acontecimientos, por ejemplo, generando emociones positivas y manejando adecuadamente las negativas. Son algo así como la "élite del afrontamiento", es decir, personas que a pesar de haber pasado por experiencias potencialmente dolorosas y traumáticas, como una enfermedad grave, eventos y situaciones en los que se han visto en peligro o circunstancias interpersonales y sociales adversas, han logrado salir adelante, muchas veces fortalecidos.

Es obvio que la amplia atención que está recibiendo hoy en día el concepto de "resiliencia" tiene mucho que ver con las circunstancias en las que se encuentra nuestra sociedad. Por un lado, hace unos años, la queja era que -en un contexto donde parecían desterradas muchas de las dificultades que habían soportado generaciones pasadas- la población acabaría siendo cada vez menos resiliente; es decir, que las generaciones futuras acabarían "ahogándose en un vaso de agua", porque casi no habría ocasiones para "endurecerse" afrontando circunstancias adversas. Pero hoy en día, parece que el contexto - la "sociedad de la crisis"- ha cambiado radicalmente, y si la resilencia está "de moda" no es sino porque gran parte de la población se ha visto en la necesidad de hacer frente a acontecimientos que son ciertamente adversos. Se trata, por tanto, de uno de esos conceptos que pueden caracterizar no sólo a individuos concretos, sino que en cierto modo funciona como un "termómetro" de la sociedad, reflejando el nivel de demanda implícito en las circunstancias.

Ahora bien, más allá de estas implicaciones psicosociales, la capacidad de resiliencia, como no podría ser de otra forma, tiene un sustrato neurológico. Tales correlatos cerebrales no nos dicen "qué es eso que llamamos resiliencia" - lo que sería tarea de una investigación más filosófica- y tampoco permiten identificar "dónde se aloja" esta capacidad, a la manera de la frenología. Al contrario, la neuroimagen de la resiliencia lo que nos permite es conocer mejor cómo funciona el cerebro de las personas con alta resiliencia, es decir, cuáles son los mecanismos de procesamiento y regulación emocional que se activan en ellas al afrontar tareas que requieren de esta capacidad.
People 2

Padres que quieren vivir a través de sus hijos

© iStockphoto
"El problema de fondo es que muchos padres quieren vivir de sus hijos. No solamente tratan de resolver sus frustraciones pretendiendo que lleguen donde ellos no llegaron sino que buscan con su éxito una forma de ganar mucho dinero. No sé a qué se dedicaba el padre de Messi cuando su niño era pequeño, pero seguro que su trabajo actual es gestionar los ingresos de su hijo". Esta perspectiva de los niños como inversión es señalada por Amable Cima, Director del Departamento de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, como uno de las causas más frecuentes de frustración entre los chavales que practican deporte, ya que, para conseguir el triunfo, "sus padres les exigen lo que no se exigen a sí mismos". Estas actitudes, que sólo pretenden satisfacer el ego, tampoco reparan en la dificultad de la empresa: "Nadales y Lorenzos hay muy pocos: es escasísimo el porcentaje de deportistas que se han esforzado por llegar a lo más alto y que finalmente lo consiguen".

En un contexto donde el deporte se ha convertido en una forma de ascender socialmente, donde su prestigio ha crecido en gran medida y en el que se han disparado los recursos que se le dedican, no es extraño que muchas familias traten de conseguir una vida económicamente mejor a través del talento deportivo de alguno de sus hijos. Pero ese mismo deseo, afirma Cima, nos señala cómo "se han alterado los criterios éticos y morales de nuestra sociedad. Para contratar a un futbolista de un equipo de primera división con pocos recursos se pueden pagar 5 millones de euros sin problemas. En cambio, no tenemos dinero para construir a un físico de primer nivel un laboratorio de 3 millones de euros para que no se vaya de España". Y estamos ante una mentalidad arraigada en el cuerpo social, y no sólo ante una falta de sensibilidad de los gobernantes, ya que "si un padre pretende que su hijo sea un científico de élite y descubra el remedio para curar el cáncer, y para eso hace que el niño estudie 3 horas todos los días, pensarán que le está maltratando, que el niño debe estar en el parque jugando con la bicicleta. Pero si le pone a entrenar al fútbol 3 horas todas las tardes, nadie piensa mal de él".
People 2

El sesgo de confirmación: ¿Por qué es difícil cambiar tu mente?

Traducción por Sott.net

No_Yes
© wsj.com
La gente busca información que confirma su visión del mundo e ignora la que no encaja.


En un mundo incierto, a la gente le encanta estar en lo cierto, ya que ayuda a dar sentido a las cosas. De hecho, algunos psicólogos creen que esto es semejante a un impulso básico.

Una de las formas en que se esfuerzan por estar en lo correcto es mediante la búsqueda de evidencia que confirme que están en lo correcto, a veces con resultados deprimentes o cómicos.
  • Una mujer contrata a un trabajador que resulta ser incompetente. Ella no se da cuenta de que todo el mundo está haciendo su trabajo por él, porque ella está tan impresionada porque se presenta todos los días, justo a tiempo.
  • Un fanático de los deportes que cree que su equipo es el mejor parece recordar solamente los partidos en que ganaron y ninguna de las embarazosas derrotas contra rivales inferiores.
  • Un hombre que ama la vida en el campo, pero tiene que trasladarse a la ciudad por un nuevo empleo, hace caso omiso de la ruta de vuelo bajo la cual vive y de sus ruidosos-vecinos-del-infierno y te dice lo mucho que disfruta del mercado de agricultores y de cuidar su propia maceta de ventana.
Lo hacemos de forma automática, por lo general sin darnos cuenta. Lo hacemos en parte porque es más fácil ver en dónde encajan las nuevas piezas en la imagen del rompecabezas en el que estamos trabajando, en lugar de imaginar una nueva imagen. También ayuda a apuntalar nuestra visión de nosotros mismos como correctos, de buen razonamiento, y consistentes, que sabemos qué es qué.

Los psicólogos lo llaman el sesgo de confirmación e influye en todo tipo de áreas de nuestras vidas. Éstos son algunos ejemplos:
Phoenix

Mindfulness: El camino para vivir en vida más plena

© Desconocido
El mindfulness es una cualidad de la mente que implica estar presente en cuerpo y alma en un instante determinado. El psicólogo Daniel Goleman la definió como "estar frente a la desnuda realidad de la experiencia, observando cada evento como si estuviera ocurriendo por primera vez".

El estado de mindfulness se logra fundamentalmente a través de la meditación, una práctica milenaria que sienta sus raíces en la tradición budista y que se concentra en la experiencia como una fuente válida del conocimiento. De hecho, la palabra mindfulness es muy difícil de traducir al español porque significa tanto plenitud como atención plena, conciencia de sí mismo y aceptación. Particularmente, prefiero el término "plenamente presente" que indica que estamos concentrados en el aquí y el ahora, aunque nos faltaría añadirle que estamos contemplando la vida sin emitir juicios, embargados por un estado de bienestar.

Comentario: Los invitamos a conocer Éiriú Eolas, una extraordinaria manera de controlar el estrés, sanar y rejuvenecer. Éiriú Eolas es el renacimiento moderno de un antiguo programa de respiración y de meditación. Desde aquí podrá acceder al sitio web del programa, y desde aquí podrá acceder al programa online en forma totalmente gratuita.

Los beneficios comprobados del programa Éiriú Eolas incluyen:
  • control instantáneo del stress en situaciones que requieren un alto consumo de energía
  • desintoxicación del cuerpo, lo cual lleva a aliviar el dolor
  • relajación y un trabajo suave con traumas psicológicos y el pasado emocional
  • regeneración y rejuvenecimiento del cuerpo y la mente
También recomendamos la lectura de los siguientes artículos sobre los efectos de la meditación en la salud y, particularmente, las técnicas que estimulan al Nervio Vago.

- El Nervio Vago: regeneración y sanación al alcance de la mano
- Éiriú Eolas: Expansión del conocimiento

Binoculars

Lo positivo del pensamiento negativo

Traducido por el equipo de es.SOTT.net

cloud_rainbow_balance
© Yuko Shimizu

El mes pasado, en San José, California, 21 personas fueron atendidas por quemaduras después de caminar descalzos sobre brasas, como parte de un evento llamado "Desata el poder de adentro", protagonizada por el orador motivacional Tony Robbins. Si usted es como yo, una réplica cínica podría sugerirse: ¿Qué, exactamente, esperaban que pasaría? De hecho, hay un secreto simple para "caminar sobre el fuego": el carbón es un mal conductor de calor a las superficies circundantes, incluyendo la carne humana, por lo que con pasos rápidos y ligeros, por lo general, todo irá bien.

Pero el señor Robbins y sus acólitos tienen poco tiempo para la física. Para ellos, todo es una cuestión de mentalidad: cultivar la creencia de que el éxito está garantizado, y todo es posible. Un participante chamuscado, pero sin inmutarse le dijo a The San Jose Mercury News: "Yo no estaba en mi estado máximo." ¿Y si todo esta positividad es parte del problema? ¿Y si estamos tratando demasiado duro de pensar positivamente y podríamos, mejor, reconsiderar nuestra relación con las emociones y situaciones "negativas"?
Snakes in Suits

El psicópata trabaja en la sombra ¿Está Vd. en su línea de fuego?

Traducido por MOBBING.NU

Vd. cree que reconocería a un psicópata si tuviese la mala suerte de cruzarse con uno, ¿no es cierto?

No esté tan seguro. Los medios de comunicación pueden describir al psicópata como un enloquecido asesino en serie - el material de pesadillas y películas de miedo - pero la realidad es escalofriantemente distinta. No todos los psicópatas son criminales violentos y menos todavía tienen deseos de comérselo a Vd. para cenar.

La imagen deformada del psicópata que nos muestran los medios de comunicación.

Comentario: Para más información sobre la influencia del psicópata en la sociedad y el gran daño que este terrible "virus" de la psicopática provoca en nuestro planeta, no se pierda los siguientes enlaces:

Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos (Parte 1)

Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos (Parte 2)

Attention

Los psiquiatras piden: "No más etiquetas diagnósticas"

En el mundo de la salud mental se está generando una gran controversia en el uso de las etiquetas diagnósticas como un modo de estigmatización. Hay profesionales que llevan posicionándose en contra durante muchos años, otros lo están haciendo recientemente mientras que otros defienden con fervor el uso de los manuales diagnósticos como el DSM y la CIE. ¿Qué opináis al respecto?

¿Qué es el DSM y la CIE?

Para aquellos que no estéis familiarizados con las siglas de los manuales diagnósticos, el DSM es el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, se ha realizado la quinta publicación en Estados Unidos y se prevé que la traducción llegue a España dentro de unos meses. La CIE es la Clasificación internacional de enfermedades que va por la décima publicación.
Estos manuales son utilizados para determinar qué enfermedad sufre una persona basándose en unos criterios estadísticos, por ejemplo, explicado burdamente, "Si 10ooo personas que sufren depresión tienen estos síntomas entonces podemos pensar que...", de esta manera se igualan los síntomas y trastornos a algo generalizable.
Bizarro Earth

El impacto de la crisis económica en la salud mental

© PSY'N'THESIS
Las consecuencias de la crisis económica son de todos conocidas: empresas que quiebran y se ven obligadas a cerrar, trabajadores que pasan a engrosar las cifras del desempleo, familias que no pueden llegar a fin de mes, personas que no pueden hacer frente a sus hipotecas y se ven abocadas al desahucio...

Todo ello no se limita sin embargo a una cuestión económica o a un problema para garantizarse las necesidades básicas de alimento, vivienda y unas condiciones de vida dignas, sino que conlleva numerosas implicaciones personales y psicosociales. Está establecido de manera sólida que las circunstancias socioeconómicas en las que se ha de desenvolver una persona se asocian a aspectos como su nivel de bienestar subjetivo, su calidad de vida y su salud y, como una dimensión más de ésta, a la posibilidad de sufrir problemas que afectan a la salud mental en concreto.

Comentario: En relación con esta noticia, desde el equipo de Sott.net queremos animarles a que mediten y para ello les recomendamos el programa Éiriú Eolas cuyos beneficios están científicamente comprobados. Un programa increíble que le permitirá controlar el estrés, curarse, desintoxicarse y rejuvenecer. Es LA CLAVE que le ayudará a cambiar REALMENTE su vida de un modo inmediatamente perceptible, aqui les dejamos el enlace donde podrán encontrar más información: Éiriú Eolas

Los beneficios comprobados del programa Éiriú Eolas incluyen:
  • control instantáneo del stress en situaciones que requieren un alto consumo de energía
  • desintoxicación del cuerpo, lo cual lleva a aliviar el dolor
  • relajación y un trabajo suave con traumas psicológicos y el pasado emocional
  • regeneración y rejuvenecemiento del cuerpo y la mente
También recomendamos la lectura de los siguientes artículos sobre los efectos de la meditación en la salud
y, particularmente, las técnicas que estimulan al Nervio Vago:

Bulb

Neuropsicología y sabiduría

© Desconocido
El concepto de sabiduría es posiblemente unos de los más elusivos en nuestro lenguaje. ¿Cómo caracterizamos al "sabio"? ¿Qué comportamientos hacen que consideremos a una persona como "sabia"? ¿Qué es, en definitiva, la sabiduría? Posiblemente, personas diferentes darían distintas respuestas a tales cuestiones, aunque de una u otra forma -sin embargo- nos resulta más o menos sencillo aplicar este concepto a personas concretas. Por ejemplo, en ocasiones nos referimos con él a gente próxima a nuestra vida personal, como pueden ser padres, maestros o personas que en algún momento influyeron positivamente en nosotros proporcionándonos orientación o apoyo, o también identificamos como "sabios" a aquellos a quienes socialmente así se reconoce casi de manera icónica, como el Dalai Lama o Nelson Mandela. Dicho de otra forma, la sabiduría puede ser fácil de reconocer o de mostrar, pero difícil de definir o de decir en qué consiste. Distintas tradiciones -culturales, espirituales o ideológicas-, distintas épocas y distintas comunidades han aportado, además, distintas versiones del concepto, lo que viene a hacer más complejas las cosas.

Recientemente, sin embargo, la psicología -y especialmente la psicología positiva de corte empírico- ha llevado a cabo un esfuerzo por operacionalizar este constructo, lo que sin duda ha facilitado el abordaje de la sabiduría desde una perspectiva científica. Un claro ejemplo de ello es un artículo de Meeks y Jeste (2009), publicado en Archives of General Psychiatry, en el que se analiza el sustrato neurobiológico de los diversos componentes que caracterizarían la sabiduría. Conscientes de las dificultades de definición del concepto, los autores adoptan una sagaz forma de aproximarse a su objeto de estudio. Así, en primer lugar llevan a cabo una revisión de estudios previos en los que se trabaja sobre el constructo de sabiduría, tratando de llegar a partir de ellos a una síntesis de los elementos que lo caracterizarían.
Top