© Desconocido
El presidente Barack Obama firmó una nueva Orden Ejecutiva que se expande en una orden previa emitida en 1950 para la Preparación de Desastres, y le da al presidente el control total de todos los recursos de Estados Unidos en tiempos de guerra o emergencia.

La orden de la Preparación de Recursos de Defensa Nacional le da al Poder Ejecutivo la facultad de controlar y asignar la energía, la producción, transporte, comida, e incluso los recursos hídricos por decreto bajo los auspicios de la defensa nacional y seguridad nacional. La orden no está limitada a la aplicación en tiempos de guerra, ya que una de las funciones de la orden incluye el mando y el control de los recursos en las determinaciones de tiempos de paz.

Además, a cada gabinete en el Poder Ejecutivo se le ha dado poderes específicos cuando la orden se ejecuta y ellos incluyen el control absoluto sobre los alimentos, el agua y otras distribuciones de recursos.

Órdenes Ejecutivas creadas para la preparación y defensa nacional no son nuevas en la historia de Estados Unidos, pero en cada caso se produjo una crisis constitucional que casi llevó a los presidentes a mantener el poder dictatorial sobre los ciudadanos.

El propósito del presidente Obama de firmar esta nueva Orden Ejecutiva todavía no está claro, sin embargo, puede coincidir con la información que sale de Israel de que los planes para un ataque táctico o estratégico contra Irán se están acelerando.

La administración Obama parece estar preparándose para una prolongada guerra en el Medio Oriente, o al menos, una crisis esperada que requerirá la necesidad de anular la autoridad constitucional y reclamar el dominio sobre todos los recursos de los Estados Unidos bajo el disfraz de la defensa nacional.

Con el creciente aumento en la preparación para desastres tanto para los individuos como para los estados que conducen a la orden ejecutiva, el ánimo de la nación apunta fuertemente hacia algún evento o desastre que requiere de preparaciones masivas a escala nacional como local.