Una constante señal de tremor de alta energía, asociada con la emisión de ceniza, muestra desde horas tempranas de este lunes el volcán Tungurahua de Ecuador.

© Desconocido
El reporte del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional precisa que el incremento de la actividad sísmica en este cráter comenzó con una columna de humo que alcanzó los tres kilómetros de altura, al tiempo que reportó ruidos y bramidos de baja intensidad.

Las primeras explosiones produjeron estruendos menores y ruidos asociados debido al rodar de bloques por los flancos del volcán, de acuerdo con los vigías.

Poco tiempo después se registró la caída de ceniza negra y fina en poblaciones ubicadas al sur-suroeste, como Palitahua, Capil y Toctes.

Al cierre del último boletín se informa que la zona aledaña al volcán permanece con alta nubosidad, la actividad sísmica se mantiene, pero con menor energía, y se reportan bramidos esporádicos de baja intensidad.

El actual proceso eruptivo del Tungurahua comenzó en 1999 y desde entonces ha intercalado períodos de gran actividad con lapsos de relativa calma, con episodios violentos el 16 de agosto de 2006, el 28 de mayo de 2008 y el 26 de abril de 2010.