© Desconocido
Los súper-ricos en Estados Unidos representan el 0,019 por ciento de la población y están concentrados en media docena de ciudades norteamericanas, reveló este lunes un informe del Martin Prosperity Institute.

En septiembre de 2011 el movimiento social Occupy Wall Street cobró notoriedad al denunciar la extrema desigualdad en el norteño país causada por el uno por ciento de los habitantes: las grandes corporaciones y bancos con mayores activos.

Sin embargo, los números actualizados indican que la cifra es aún menor. Los individuos con valores financieros o fortunas igual o mayores que 30 millones de dólares suman 60.657 personas, entre una población general de 315 millones.

En cuanto a repartición metropolitana, estos grandes capitales se encuentran localizados en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Chicago, Houston, Washington DC, y Dallas.

Una cifra récord de 42,2 millones de estadounidenses cayó en noviembre último bajo el programa federal de auxilio para pobres, que reparte estampillas con derecho a comidas subsidiadas, según otro estudio del foro Sunlight Foundation.

La misma organización no gubernamental calculó que una persona integrada al plan llamado Food Stamp puede disponer de un presupuesto adicional valorado en unos dos dólares (el costo de una taza de café) para comprar una cena promedio.

El uso de los bonos para alimentos se disparó en Estados Unidos desde el colapso del sistema financiero hace cinco años. Según el Departamento de Agricultura, esta opción aumentó en un 70 por ciento desde 2007 y no disminuirá hasta que caiga la tasa de desempleo.

La Sunlight Foundation acotó que el plan de ayuda gubernamental llamado oficialmente Programa para Asistencial Nutricional Suplementaria significa una erogación anual del erario cercana a 72.000 millones de dólares, que se suman al ya abultado déficit nacional.

La macroeconomía nacional sigue lidiando con un remanente de casi 15 millones de desempleados y subempleados y más de 40 millones de núcleos familiares con bajos ingresos.